La mortalidad por cáncer sigue disminuyendo

La mortalidad por cáncer sigue disminuyendo
En la última década de datos, la tasa de incidencia de cáncer fue estable en mujeres y disminuyó en aproximadamente un 2% anual en hombres | Foto: ISTOCK

La tasa de mortalidad por cáncer en Estados Unidos cayó 1.7 por ciento de 2014 a 2015, continuando así con un descenso que comenzó en 1991 y ha llegado al 26%, resultando en casi 2.4 millones menos de muertes por cáncer durante ese período, según un reciente informe de la Sociedad Americana del Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés).

Aún así, se prevé que más de 1.7 millones de personas serán diagnosticadas con cáncer en 2018, y casi 610,000 personas morirán como consecuencia de la enfermedad este año, dijeron los investigadores.

Los datos de mortalidad, disponibles hasta 2015, fueron recopilados por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud. En la última década de datos, la tasa de incidencia de cáncer (2005-2014) fue estable en mujeres y disminuyó en aproximadamente un 2% anual en hombres, mientras que la tasa de mortalidad por cáncer (2006-2015) disminuyó en aproximadamente un 1,5% anual en hombres y mujeres, señala el reporte.

La tasa combinada de mortalidad por cáncer disminuyó continuamente de 1991 a 2015 en un total de 26%, lo que se traduce en aproximadamente 2,378,600 muertes por cáncer menos de lo que se hubiera esperado si las tasas de mortalidad hubieran permanecido en su punto máximo.

"Este nuevo informe subraya dónde han funcionado los esfuerzos de control del cáncer, particularmente el impacto sobre el control del tabaco", dijo en un comunicado Otis W. Brawley, director médico de la ACS. "Una disminución en el consumo de cigarrillos se visualiza como el factor más importante en la caída de las tasas de mortalidad por cáncer. Sorprendentemente, sin embargo, el tabaco sigue siendo la principal causa de muertes por cáncer en la actualidad, responsable de casi tres de cada diez muertes por esta enfermedad", agregó.

 Factores principales

La disminución de las tasas de mortalidad se debió en gran parte al descenso de las muertes por cuatro tipos principales de cáncer, que incluyen:

  • 52 por ciento menos en las muertes por cáncer de colon desde 1970 hasta 2015, aunque desde mediados de la década de 2000 esa tasa en realidad ha aumentado ligeramente en personas menores de 55 años.
  • 19 por ciento menos en las muertes por cáncer de pulmón entre 2002 y 2015.
  • 39 por ciento menos en las muertes por cáncer de mama en mujeres desde 1989 hasta 2015.

El informe también revela que, si bien la brecha racial en la mortalidad por cáncer sigue disminuyendo, esto refleja principalmente el progreso en los grupos de mayor edad, pero persisten desigualdades para los estadounidenses de raza negra jóvenes y de mediana edad.

Entre todas las edades combinadas, la tasa de mortalidad por cáncer en 2015 fue un 14% mayor en afroamericanos que en blancos no hispanos, por debajo del pico del 33% en 1993. Sin embargo, mientras que la brecha se redujo al 7% en el rango de 65 años o más, probablemente en parte debido al acceso universal a la atención médica para las personas mayores a través de Medicare, las tasas de mortalidad fueron un 31% más altas en los afroamericanos que en los blancos menores de 65 años, con disparidades mucho más grandes en muchos estados.

Comparte tu opinión