Artrosis o artritis, ¿cuál es la diferencia?

Artrosis o artritis, ¿cuál es la diferencia?
Tanto la artritis como la artrosis generan daño en las articulaciones con cierto grado de dolor, dificultad de movimiento e inflamación. | Foto: ISTOCK

Si has tenido dolor en alguna articulación como la de las manos, rodillas o muñecas, es posible que hayas pensado en que padeces artritis y posiblemente usen antiinflamatorios para aliviar el dolor y quizás te recomienden terapia con calor o frío. Sin embargo, debemos de considerar que hay más de cien tipos de artritis.


Es importante reconocer las diferencias entre los dos tipos de artritis más comunes, ya que el tratamiento y la evolución de la enfermedad es diferente; a continuación, haremos una breve descripción de la artritis reumatoide y la osteoartritis, dos condiciones comunes que afectan las articulaciones.


El término artritis se usa para describir una enfermedad que afecta las articulaciones, como se comentó, hay más de cien tipos de artritis, pero aquí nos centraremos en dos condiciones, una artritis inflamatoria denominada “artritis reumatoide” y una artritis no inflamatoria llamada “osteoartritis”, también llamada artrosis.


Ambas condiciones generan daño en las articulaciones con cierto grado de dolor, dificultad de movimiento e inflamación. Pero la causa de la enfermedad, la manera en la que se desarrolla y en consecuencia, su tratamiento, varía ampliamente.

La osteoartritis, también llamada enfermedad degenerativa de las articulaciones, es ocasionada por el uso y desgaste de las articulaciones mientras que la artritis reumatoide es una enfermedad en el que el sistema de defensas reconoce de manera equivocada a moléculas del recubrimiento de las articulaciones, atacándolas, y causando inflamación y daño del tejido. 


Para poder diferenciar entre ambas condiciones uno de los factores que se deben considerar es la edad, el daño articular degenerativo suele presentarse en personas de más de 50 años, mientras que la artritis reumatoide suele presentarse en personas entre 30 y 50 años.


Otra diferencia entre ambas condiciones es las articulaciones afectadas. Los dolores en articulaciones pequeñas como las de los dedos de las manos y las muñecas suelen presentarse en ambas extremidades de las personas con artritis reumatoide, mientras que en la osteoartritis suelen comprometer a articulaciones grandes como la rodilla o la cadera, y suelen presentarse de manera unilateral.


El objetivo del tratamiento de ambas condiciones consiste en disminuir la limitación del movimiento, la inflamación y el dolor. La terapia de la artritis reumatoide incluye medicamentos modificadores de la enfermedad, como el metotrexate, que tienen como objetivo disminuir la reacción inflamatoria del cuerpo. Los medicamentos, junto con terapia física y algunos antiinflamatorios, pueden ayudar a disminuir las discapacidades de las personas con artritis reumatoide.

Por otro lado, el tratamiento de la osteoartritis es menos complejo, la terapia física en conjunto con el ejercicio puede ayudar a frenar el daño articular, y, en etapas avanzadas, las cirugías de reemplazo pueden ser una opción.

Tratamientos alternativos para la artritis que te pueden ayudar

1. Masajes

Una revisión de los estudios publicados en la revista científca Mayo Clinic Proceedings indica que la terapia de masajes puede ayudar a aliviar el dolor y la rigidez de la osteoartritis de rodilla. En un estudio, los investigadores recomendaron una sesión de 60 minutos por semana con un terapeuta masajista acreditado. (Encuentra uno en American Massage Therapy Association).

2. Tai chi

Una revisión del 215 de 54 estudios indicó que este ejercicio chino, que es lento y con movimientos rítmicos, disminuye levemente el dolor causado por la artritis. Pero, fue menos efectivo que el ejercicio aeróbico y de fuerza (Para obtener más información visita la American Tai Chi and Qigong Association,)

3. Yoga

Una revisión de 17 estudios publicados en la revista Musculoskeletal Care indicaron que el yoga disminuye el dolor de la osteoartritis. Pero nuestros expertos recomiendan evitar el Bikram (yoga caliente) si tienes problemas en las articulaciones. El calor te puede hacer sentir que puedes estirarte más de lo que deberías lo que podría provocar daños más tarde en las articulaciones.

4. Acupuntura

Las investigaciones sugieren que para algunas personas, esta terapia tradicional china que involucra insertar agujas finas en ciertos puntos del cuerpo, disminuye el malestar de la osteoartritis. Una teoría es que puede desencadenar la liberación de hormonas llamadas endorfinas que inhiben el dolor. O simplemente puede provocar un efecto placebo, haciendo que te sientas mejor sin ninguna razón médca. Si la pruebas, asegurate de ser tratado por un profesional acreditado. (Encuentra uno en National Certification Commission for Acupunture and Oriental Medicine.)

Terapias que debes evitar

Manipulación quiropráctica: Algunas investigaciones sugieren qe la "realineación" de la columna vertebral por un  quiropráctico puede mejorar algunos dolores del cuello y de la espalda. Pero, en una revisión de 2012 publicado en la revista Rheumatology no se encontró evidencia de que la terapia disminuye eficazmente el dolor de la osteoartritis.

Suplementos Dietéticos: Algunas personas toman suplementos como la glucosamina y condroitina (a menudo juntas) o aceite de pescado para el dolor articular. Hasta el momento, los estudios han demostrado que la glucosamina y la condroitina no son más efectivas que un placebo. Algunas investigaciones sugieren que altas dosis de aceite de pescado puede ayudar a mejorar el dolor articular de la artritis reumatoidea, una condición autoinmune. Pero no son muy claros los efectos sobre la osteoartritis. 

Además, los suplementos de aceite de pescado pueden provocar efectos secundarios, como la diarrea y el dolor de estómago. Y los suplementos dietéticos no están bien regulados por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA), así que no puedes estar seguro si lo que tomas es lo que dice la etiqueta.

Homeopatía: El principio subyacente de la homeopatía es que ciertas sustancias muy diluidas pueden curar enfermedades. Por ejemplo, el rhus toxicodendron, hecho de hiedra venenosa, se promociona como un tratamiento contra la osteoartritis. Pero no hay pruebas convincentes que respalden el uso de remedios homeopáticos para la artritis o cualquier otra afección, según Marvin M. Lipman, M.D., profesor emérito de medicina clínica en el New York Medical College en Valhalla, N.Y., y ex asesor médico en jefe de Consumer Reports.

Tres estrategias inteligentes

Antes de tomar cualquier tratamiento alternativo contra la artritis, Lipman recomienda que intentes combatir los factores conocidos que contribuyen al dolor y achaques del sistema musculoesquelético.

  • Pierde peso si lo necesitas. El exceso de peso agrega presión en los tobillos, caderas y rodillas, lo que aumenta la intensidad y dolor de la artritis.
  • Haz el tipo de ejercicio adecuado. Las actividades que fortalecen los músculos y mejoran tu rango de movimiento y estimulan tu actividad cardiovascular te pueden ayudar. Además del tai chi y posiblemente el yoga considera caminar regularmente o un programa de natación. Para obtener más información sobre los ejercicios que ayudan con la artritis, haz clic aquí.
  • Consulta con tu médico. Si decides probar una terapia alternativa, coméntale a tu médico antes de comenzar. Te puede referir a un profesional confiable. Tu médico también puede hablarte sobre los peligros potenciales o si la terapia puede interactuar con tus medicamentos habituales.

Comparte tu opinión