Vapear puede ser perjudicial para los adolescentes

Vapear puede ser perjudicial para los adolescentes
El comité señaló que la exposición a la nicotina varía según el dispositivo

La popularidad de los cigarillos electrónicos creció significativamente en los últimos años entre los diversos grupos etarios en Estados Unidos, pero poco se sabe hasta el momento sobre los efectos para la salud.

Esta semana, un informe de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos (NAS), principal organismo asesor del país en temas científicos, señaló que los daños y beneficios potenciales de los cigarrillos electrónicos dependen de la edad. Los e-cigarettes pueden ser perjudiciales e inducir a los adolescentes a fumar tabaco convencional, pero también parecen ayudar a los adultos a dejar de fumar.

El análisis, ordenado por el Congreso, si bien resaltó como preocupación la creciente evidencia de que los adolescentes no fumadores y los adultos jóvenes que vapean tienen más probabilidades de comenzar a fumar cigarrillos, concluye que todavía no es posible categorizar a los cigarrillos electrónicos.

"Los cigarrillos electrónicos no pueden clasificarse simplemente como beneficiosos o perjudiciales", dijo en un comunicado el presidente del comité de redacción, David Eaton, de la Universidad de Washington.

 Variaciones

Al revisar 800 estudios sobre los efectos en la salud humana de los cigarrillos electrónicos, el comité también descubrió que la exposición a la nicotina varía según el dispositivo, el líquido utilizado para fabricar el vapor y el mecanismo en particular.

La ingesta de nicotina, el componente adictivo en los cigarrillos, puede ser comparable en los cigarrillos electrónicos y los de tabaco, mostraron los hallazgos. Sin embargo, los e-cigarettes contienen menos sustancias químicas tóxicas y niveles más bajos que los cigarrillos tradicionales.

Otras conclusiones

El informe, además, señaló que:

  • El uso exclusivo de cigarrillos electrónicos puede reducir la exposición a muchos ingredientes tóxicos y cancerígenos que se encuentran en los cigarrillos comunes.
  • En términos de vapor de segunda mano, el comité dijo que había pruebas concluyentes de que el uso de cigarrillos electrónicos aumenta las concentraciones de partículas en el aire y la nicotina en interiores.
  • Todavía no existen pruebas que demuestren si los cigarrillos electrónicos están vinculados o no al riesgo de cáncer en humanos. Sin embargo, los estudios en animales sugieren que el uso a largo plazo podría aumentar las probabilidades de cáncer.
  • No se sabe si los cigarrillos electrónicos causan enfermedades respiratorias o no. Pero existe evidencia de más tos y sibilancias entre los adolescentes que usan vapores y los que no. Vapear también puede agravar el asma.
  • En términos de otros posibles peligros, los cigarrillos electrónicos pueden explotar. Y la ingestión de e-líquidos puede causar convulsiones, lesiones cerebrales, vómitos y la muerte.

El informe concluyó que gran parte de la investigación actual sobre los cigarrillos electrónicos tiene fallas, ya sea en metodología o debido a un sesgo financiado por la industria. Además, los niveles de nicotina y otros químicos, incluidos los metales, varían en los cigarrillos electrónicos de una marca a otra.

En julio, la la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA)  retrasó el plazo de al menos cuatro años para que las empresas de cigarrillos electrónicos soliciten la aprobación para mantener sus productos en el mercado, en gran parte al mostrar algún beneficio para la salud pública.

Comparte tu opinión