Conoce los beneficios de la vitamina C

Foto: ISTOCK

La vitamina C es un nutriente que los humanos, a diferencia de la mayoría de los animales, no pueden sintetizar. Se trata de un componente dietético esencial que posee funciones biosintéticas, antioxidantes y estimulantes del sistema inmunológico. De acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud (NIH), el consumo medio por día de vitamina C es de 105,2 mg para los hombres adultos, 83,6 mg para las mujeres adultas y de 75 a 100 mg para niños y adolescentes de 1 a 18 años.

Cómo conseguirla
Foto: ISTOCK

Cómo conseguirla

Si bien existen diferentes tipos de suplementos, las frutas y los vegetales son las mejores fuentes de vitamina C. Estas incluyen: cítricos, tomates y su jugo, patatas (papas), pimientos rojos y verdes, kiwi, brócoli, fresas, coles de Bruselas y melón. Aunque la vitamina C no está presente naturalmente en los granos, suele agregarse a algunos cereales fortificados. El consumo de cinco porciones variadas de frutas y verduras al día puede proporcionar más de 200 mg de vitamina C.

¿Que sucede cuándo falta?
Foto: ISTOCK

¿Que sucede cuándo falta?

El diagnóstico de deficiencia de vitamina C requiere de análisis de sangre especiales. La enfermedad causada por este problema se conoce como escorbuto y es muy poco frecuente. Provoca fatiga, mala cicatrización, dolor en los huesos, debilidad generalizada del tejido conectivo y hemorragias en las encías. Sólo ocurre si el consumo de vitamina C cae por debajo de los 10 mg diarios, en un lapso de varias semanas.

Grupos en riesgo por insuficiencia

Los siguientes grupos tienen una mayor probabilidad de padecer insuficiencia: fumadores activos y pasivos, bebés alimentados con leche evaporada o hervida, personas con una variedad de comidas limitadas, personas con malabsorción y ciertas enfermedades crónicas.

Peligro por exceso

La vitamina C tiene baja toxicidad, por lo que no se cree que un consumo excesivo cause efectos adversos graves. Podría causar molestias como diarrea, náuseas, calambres abdominales y otras alteraciones gastrointestinales. El alto consumo de vitamina C también tiene el potencial de aumentar el riesgo de cálculos renales en ciertas personas.

Un nutriente clave
Foto: ISTOCK

Un nutriente clave

Debido a su función como antioxidante y su presencia en la función inmunológica, la vitamina C se considera un medio para ayudar a prevenir o tratar numerosas afecciones de salud, tales como: resfriado o gripe, enfermedades cardiovasculares, distintos tipos de cáncer y ACV. A continuación conoce más datos:

1. Acorta la duración del resfriado
Foto: ISTOCK

1. Acorta la duración del resfriado

La creencia popular sostiene que el consumo regular de vitamina C, ayuda a combatir los resfriados. Si bien no existen suficientes evidencias, las grandes dosis de vitamina C pueden reducir la duración de un resfriado, pero no protegen de contraerlo. Por su parte, expertos de la Escuela Médica de Harvard, en EE.UU. afirman que puede ser beneficiosa, siempre que se trate de combatir un resfriado común.

La vitamina C ¿previene los resfriados?

2. Podría prevenir el cáncer

Una investigación de la Universidad de Kansas, en EE.UU., descubrió que dosis altas de esta vitamina, vía intravenosa, incrementan los efectos de la quimioterapia para combatir el cáncer. Además, según informan los Institutos Nacionales de Salud (NIH) se han encontrado asociaciones inversas entre un consumo de vitamina C y el riesgo de cáncer de pulmón, mama, colon, estómago, laringe, faringe y esófago.

3. Ayuda al corazón
Foto: ISTOCK

3. Ayuda al corazón

Según un estudio de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, un mayor consumo de frutas y verduras se asoció a un riesgo 15% menor de desarrollar enfermedad cardiovascular y 20% menor de muerte prematura, en comparación con aquellos que no las contemplaban en su dieta. Esto sugirió que las altas concentraciones de vitamina C en la sangre, podrían combatir el daño oxidativo, causa importante en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

4. Disminuye el riesgo de degeneración macular (AMD) y cataratas
Foto: GETTY IMAGES

4. Disminuye el riesgo de degeneración macular (AMD) y cataratas

La AMD y las cataratas son dos de las principales causas de pérdida de visión en las personas mayores. El estrés oxidativo podría relacionarse con ambas condiciones. Los investigadores han planteado la hipótesis de que la vitamina C y otros antioxidantes desempeñan un papel en el tratamiento de estas enfermedades. Un estudio de los Países Bajos encontró que los adultos de 55 años o más que tenían un mayor consumo de vitamina C, presentaban un riesgo reducido de AMD.

Los problemas de visión más comunes

5. Bajo riesgo de ACV

Según un estudio de la Universidad Pontchaillou en Rennes, en Francia, el consumo de alimentos que contienen vitamina C reduciría el riesgo de sufrir un ACV. Tras analizar los niveles de vitamina C en sangre de 65 personas que habían sufrido un ACV y compararlos con los de 65 individuos sanos, se halló que el 41% de ellos tenían niveles normales de la vitamina, el 45% mostró niveles de agotamiento y al 14% no poseía los niveles suficientes.

Fuentes
Foto: ISTOCK

Fuentes

Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU., Clínica Cleveland, Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Comparte tu opinión