Secretos para adelgazar después de comer de más

El día después
Crédito:Thinkstock

El día después

Los nutricionistas sostienen que lo que se sube después de un festejo, es conveniente bajarlo rápido. Si se lo vas haciendo muy de a poco, te terminas acostumbrando a ese peso extra. Por eso lo mejor es empezar con la dieta y el ejercicio cuanto antes.

1. Toma mucha agua

Es habitual confundir hambre con sed, así que ante el primer síntoma de “inquietud” que te lleve a picotear frente a la heladera, elige un vaso de agua o té helado (sin azúcar) en pequeños sorbos. Lo ideal es beber 8 vasos diarios de líquido.

Antes de las comidas
Crédito:Thinkstock

Antes de las comidas

Para comer menos, se recomienda beber 2 vasos de agua antes de las comidas, según una investigación realizada por Brenda Davy, PhD y profesora de nutrición del Instituto Politécnico de Virginia, en Balcksburg.

2. Consume más fibra

Los alimentos con fibra dan más saciedad y ayudan a comer menos. Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) recomiendan comer al menos 5 porciones diarias de fruta y vegetales y reemplazar las harinas refinadas por las de grano entero.

Los beneficios de la fibra

Más fibra

Otras fuentes de fibra son las legumbres como las lentejas, frijoles, arvejas, habas y garbanzos. También se puede consumir arroz y pastas de trigo integrales o palomitas de maíz preparadas sin aceite.

3. No guardes las sobras

Lo que queda después de una celebración o fin de semana, puede ser una tentación latente en tu heladera. Quédate con los vegetales y las preparaciones con menos calorías. Pero aunque te cueste ¡no te quedes con salsas o dulces!

¿Cómo dices NO a las tentaciones?

4. No te saltees comidas

Saltarse una comida pensando que va a ayudarte a bajar de peso es contraproducente, ya que llegarás a la que sigue con más hambre y menos posibilidad de controlar lo que comes. Lo ideal es que hagas 4 comidas moderadas y 2 colaciones al día.

5. Prepara tu plato con inteligencia
Crédito:Thinkstock

5. Prepara tu plato con inteligencia

Estudios realizados en la Universidad de Cornell demostraron que el uso de vajilla más pequeña ayuda a comer menos y sentir más saciedad. Prueba de utilizar un plato de postre en lugar del habitual, y que la mitad esté ocupada por verduras.

Claves para una vida saludable

6. Muévete

Es necesario compensar este día lleno de calorías, donde es probable que solo hayas ejercitado… las mandíbulas. Regresa al gimnasio lo antes posible, y privilegia la actividad aeróbica, por lo menos 30 minutos diarios.

Ejercicio, la combinación perfecta
Palabra de expertos
Crédito:Thinkstock

Palabra de expertos

Expertos de la Clínica Mayo aseguran que para perder peso, lo que cuenta es quemar más calorías de las consumidas. Y además de la dieta, la actividad física es una opción efectiva, a la vez que es beneficiosa para la salud en general.

7. Come despacio para comer menos

Entre cada bocado, deja el tenedor en la mesa y concéntrate en saborear la comida. Así la disfrutarás más y sentirás saciedad mucho antes. Evita comer mientras miras televisión, ya que devorarás todo el plato casi sin darte cuenta.

Slowfood: la comida lenta está de moda
8. Fíjate una meta realista
Crédito:Thinkstock

8. Fíjate una meta realista

Después de haber comido el doble de las calorías permitidas durante el día de festejo, no es una buena idea someterse a un plan para bajar de peso muy riguroso e imposible de cumplir.

El cuerpo hace lo que puede

Lo máximo que se puede perder por semana es hasta 3 libras (1 ½ kg). De nada sirve que te pongas una meta exagerada, ya que será físicamente imposible que la puedas cumplir.

9. Date algún permiso

Cuídate pero sin exagerar y date algún permiso, como un plato permitido por semana. No cambiará demasiado tu plan para bajar de peso, y te ayudará a sentirte más a gusto como para poder lograr tus objetivos.

Sin hambre ni reemplazos

10. Deja notitas en tu heladera

En la "zona de conflicto", donde están las tentaciones, puedes dejar anotaciones que te pregunten si realmente vale la pena sumar tantas calorías por un antojo que puede ser pasajero. Y pegar la foto de el cuerpo que quieres lograr ¡también sirve!

¿Vas a comer eso?

11. Cuenta hasta 10

Hay estudios que sugieren que el promedio de los ataques de hambre duran como máximo 10 minutos. Si logras mentalizarte de que debes esperar un rato para atacar la heladera, lograrás vencer las tentaciones peligrosas.

Comparte tu opinión