Cuáles son los beneficios del perejil y cómo aprovecharlo

Muchos investigadores estiman que el uso del perejil se remonta a más de 2.500 años, no solo con fines gastronómicos, sino también ceremoniales y medicinales. Actualmente, diferentes ensayos estudiaron sus propiedades, encontrando una amplia variedad de beneficios saludables. Aquí te mostramos cuáles y a qué se deben.

Foto: GETTY IMAGES

El perejil (Petroselinum crispum) es una planta herbácea perteneciente a la familia Apiaceae y proveniente de la región mediterránea. Forma una roseta con hojas muy divididas que puede alcanzar hasta 30 centímetros de altura, con flores verdes, amarillas o negras, y se usa como especia, tanto fresca como seca.

Además de su capacidad saborizante, el perejil es una hierba que rebosa de nutrientes, entre los que se destacan vitaminas como la A, B, C, E, y K, minerales como calcio, fósforo, hierro, magnesio, sodio y zinc, y diferentes compuestos con propiedades antioxidantes. Gracias a esta combinación de compuestos saludables, se lo vincula con los siguientes beneficios para la salud:

Foto: GETTY IMAGES

Bueno para el corazón

El perejil es rico en vitaminas del complejo B, ácido fólico y antioxidantes de flavona, lo que se traduce en una disminución del estrés oxidativo y un engrosamiento de las paredes arteriales, favoreciendo el buen funcionamiento cardiovascular. También se destaca por la presencia de potasio, mineral que funciona como vasodilatador, previniendo la hipertensión y otras afecciones cardíacas.

Remedios para cuidar el corazón

Anticancerígeno

Tanto el perejil seco como fresco tienen altos niveles de una flavona llamada apigenina. Esta se asoció en diferentes investigaciones con la prevención del crecimiento tumoral y de la progresión de varios tipos de cáncer, como el de próstata o el colorrectal. Estudios con animales también hallaron que otro de los compuestos del perejil, la miristicina, tendría efectos anticancerígenos.

Fortalece las defensas

Muchos de los minerales, antioxidantes y vitaminas como la A, C, y K, que encontramos en el perejil, pueden ser útiles para fortalecer el sistema inmunitario. Esto se debe a que actúan sobre los glóbulos blancos, fortaleciendo las defensas contra infecciones bacterianas o fúngicas.

Alivia el dolor

Por su importante cantidad de vitamina K y C, el perejil es un remedio muy popular para reducir el dolor, curando hematomas, reduciendo el malestar articular, suavizando los músculos rígidos, y previniendo la fatiga. Para aprovecharlo, puedes aplastar hojas frescas hasta forma una especie de ungüento y luego aplicarlo en la zona afectada, cubriéndolo con un vendaje.

Antiinflamatorio

Históricamente, el perejil también se utilizó como antiinflamatorio, especialmente para aliviar contusiones, piel áspera, dolores de muela o picaduras de insectos. El procedimiento era similar al anterior, moler las hojas para preparar un mejunje que luego se aplicaba en la zona dañada.

Antiinflamatorio
Foto: ISTOCK

Digestivo

Gracias a su contenido rico en fibra y enzimas, consumir perejil es una buena forma de favorecer la digestión. Esos compuestos favorecen la deglución de los alimentos, la absorción de los nutrientes y su tránsito hasta que son eliminados. Durante este proceso, el perejil también ayuda a limpiar el tracto gastrointestinal de ciertas toxinas.

Alimentos para mejorar la digestión

Para la piel

Por la gran presencia de vitamina C y otros antioxidantes, se cree que el perejil funciona como un protector natural de la piel, ya que favorece la producción de colágeno. Esta sustancia permite que la piel se mantenga suave, elástica, brillante y fuerte, además de ayudar a tratar ciertas afecciones como manchas, acné o cicatrices.

Cuida el cabello

El perejil posee nutrientes que favorecen la producción de queratina y colágeno, compuestos fundamentales para combatir la acción dañina de los radicales libres sobre el cabello. Por este motivo, es que se lo suele incorporar en muchos productos de cuidado capilar. Además, puede ser útil para combatir piojos, irritación, caspa, caída y pérdida de brillo o color del cabello.

Protege la vista

El perejil es abundante en vitamina A y antioxidantes como carotenoide y betacaroteno, ampliamente estudiados por sus beneficios sobre la salud ocular. La evidencia científica señala que puede proteger la retina, disminuir la hinchazón de los ojos y prevenir la aparición de ojeras o afecciones como la degeneración macular por la edad y las cataratas.

Protege la vista
Foto: ISTOCK

Trata el mal aliento

Tal vez es una de las primeras bondades de las que se tiene registro, ya que, desde la antigüedad, el perejil se ha utilizado como ambientador natural o para combatir la halitosis o mal aliento. Esto se debe a su alto contenido de clorofila y sabor fresco. Para aprovecharlo, solo basta mascar algunas de sus ramitas.

Cómo combatir el mal aliento

Contra las flatulencias

Los nutrientes que dispone permiten al perejil aumentar la producción de jugos gástricos y bilis, lo que favorece el proceso digestivo y alivia muchos trastornos gastrointestinales, como náuseas, indigestión, estreñimiento y flatulencias. También se puede aplicar tópicamente para aliviar calambres estomacales.

Cómo consumirlo

El perejil se puede consumir de muchas maneras, dependiendo si se lo utiliza fresco o seco. Por ejemplo, es muy popular su uso para adornar cualquier platillo, como carnes, sopas o pastas. También se aprovecha para condimentar caldos y ensaladas, para preparar jugos junto a otras frutas y vegetales, o para saborizar aperitivos, como sándwiches.

Precauciones

Si bien posee muchas bondades para la salud, el perejil en exceso puede provocar distintos efectos indeseados. Entre ellos se destacan problemas durante la lactancia o en el embarazo, llegando a causar contracciones uterinas o abortos, aumentar el riesgo de cálculos renales, por la presencia de oxalatos, o provocar sarpullidos u otras alergias.

Precauciones
Foto: ISTOCK

Fuentes consultadas

Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Departamento de Agricultura de EE. UU., Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.

Comparte tu opinión