¿Por qué se obsesionan con las cirugías?

Cuando se pierde el brillo
Crédito:Shutterstock/Getty Images/Grosby Group

Cuando se pierde el brillo

El tiempo no pasa en vano y las celebridades lo saben. Con tal de aferrarse a la belleza que alguna vez las caracterizó, muchas de ellas se han convertido en desquiciadas adictas de las cirugías estéticas y los resultados, lejos de ser agradables a la vista, en ocasiones resultan repugnantes. ¿Qué es lo que estaba pasando por sus mentes?

¿No tienes seguro médico? da clic aquí
Un “10” muy vanidoso
Crédito:Getty Images

Un “10” muy vanidoso

A sus 54 años, el ex futbolista argentino Diego Armando Maradona decidió darse una “refrescadita” y someterse a un lifting facial para lucir más joven para su novia Rocío Oliva, a quien sólo le lleva 24 años. De acuerdo con varios medios, al argentino entre otras cosas, se le extrajeron las bolsas debajo de los ojos y ahora luce una piel más suave.

Uma Thurman
Crédito:Grosby/Getty

Uma Thurman

En tanto, la protagonista de cintas como “Pulp Fiction” y “Kill Bill” no habría corrido con la misma suerte, pues tras aparecer en una alfombra roja fue duramente criticada por su nuevo aspecto. Aunque la prensa sostiene que debería estar furiosa con su cirujano plástico, ella argumenta que sólo se trató del maquillaje. ¿Le creemos?

Cirugías más íntimas

Inconformidad, una afección

Aunque no lo creas, existe una enfermedad que puede hacer que las personas se sientan insatisfechas físicamente, y por consiguiente busquen la manera de lucir mejor valiéndose de los medios posibles como la cirugía. Esto clínicamente se le conoce como dismorfia corporal y es un problema sumamente grave.

¿En qué consiste?

Este trastorno es capaz de causar que una persona se vea a sí misma totalmente diferente de cómo es en realidad. Esto puede desatar una fijación obsesiva por cambiar, lo que orillaría a modificar sus hábitos, actitudes y conductas, así lo explica Julia Vidal, psicóloga y directora del centro español de psicología Área Humana.

Las peores cirugías
Renée Zellweger
Crédito:Getty Images/Grosby

Renée Zellweger

La estrella de “El diario de Bridget Jones” es otra de las amantes al bisturí. Prueba de ello se descubrió en octubre de 2014 cuando se mostró a los medios con una cara diferente, lo cual suscitó una avalancha de comentarios y de reacciones en las redes sociales. Al parecer, a muchos no les gustó su transformación.

Jóvenes para las cirugías

Todo se complica

Pese a que podría parecer algo inofensivo, tener dismorfia puede conducir a otros problemas, ya que si no se logra la meta, la angustia, malestar y depresión pueden hacerse presentes. Otro claro ejemplo de dismorfia es el caso de las chicas que padecen anorexia y a pesar de tener una figura extremadamente delgada, no están conformes.

Bruce Jenner
Crédito:Grosby/Getty

Bruce Jenner

Su imagen atlética y varonil ha quedado en el pasado. Ahora el ex atleta olímpico Bruce Jenner carga consigo todo un arsenal de cirugías estéticas en el rostro que lo hacen lucir con un alto toque femenino. Tras varios años de especulación sobre su sexualidad, recientemente manifestó que está en tratamiento hormonal para convertirse en mujer.

Meg Ryan
Crédito:Shutterstock

Meg Ryan

¿Y qué podemos decir de la estadounidense Meg Ryan? Luego de cautivar a muchos caballeros con sus encantos en filmes como “When Harry Met Sally”, la actriz comenzó a obsesionarse en perfeccionar su físico y protegerlo de los signos de la edad, por lo que se hizo algunos “arreglitos”, que sin duda le salieron muy caros.

Cuando la cirugía es la respuesta

No satisfechas con lo que ven frente al espejo, muchas personas deciden solucionar sus problemas mediante la cirugía estética. Sin embargo, lo delicado es que al hacerse una operación de esta clase, es como si el paciente cayera dentro de un círculo vicioso.

¿Qué hay de los implantes?

Adicto al bisturí

“Es habitual que los pacientes regresen cuando se han hecho una cirugía”, explica al respecto el especialista argentino Martín Moyano. La razón es que al verse bien y notar que pueden mejorarse preguntan por qué no seguir, agrega.

Rompen las barreras

Además, cuando un paciente se ha sometido a su primera operación estética, “rompen la barrera del temor a esta clase de prácticas y se dan cuenta que los procedimientos son de rápida recuperación y más seguros de lo que se imaginan”, agrega Moyano.

Cirugías excéntricas
Lindsay Lohan
Crédito:Getty Images

Lindsay Lohan

Y si hablamos de obsesiones compulsivas en cuanto al uso del bisturí, la polémica Lindsay Lohan también se lleva las palmas. Y es que han sido varios los retoques que se ha hecho que luce muy distinta a sus mozos años de juventud e inocencia.

Cirugías más populares
Megan Fox
Crédito:Grosby/Getty

Megan Fox

La estrella estadounidense es otra de las inconformes con su belleza, pues a pesar de poseer uno de los rostros más seductores, ella ha optado por marcar sus pómulos, afinarse la nariz, aplicarse botox y colágeno. ¿Qué más le falta por hacerse?

Paul McCartney
Crédito:Getty Images/Grosby

Paul McCartney

El músico británico, también es cliente frecuente de las cirugías estéticas. Aunque lo ha negado en infinidad de ocasiones, lo cierto es que sus fotos a través del tiempo se han encargado de delatarlo. A diferencia de otras personas de su edad, el intérprete de 72 años luce un rostro más estirado y con menos arrugas.

Cirugías extremas
¿Por qué se recurre tanto?
Crédito:Shutterstock

¿Por qué se recurre tanto?

De acuerdo con Ana Delgado, psicoanalista y miembro de la Asociación de Psicoanalistas Argentina (APA), existen dos principales razones por las que más se recurren a las cirugías estéticas: la primera, para corregir imperfecciones, como arreglarse la nariz, pómulos, senos etc.; y la segunda, para detener el paso del tiempo.

No encuentran la solución

A pesar de tener un resultado clínico que podría considerarse exitoso, la verdad es que muchos de los pacientes no salen satisfechos de sus procesos debido a que se dan cuenta que en la cirugía no estaba la respuesta que buscaban. Mientras tanto se exponen a procesos cuyas consecuencias pueden ser terribles y hasta irreversibles.

Reyes del bisturí

No lleva a nada bueno

Según cuenta Moyano, en alguna ocasión tuvo una paciente que se sometió a una cirugía para bajar 35 kilos pensando en que así podría encontrar el amor. No obstante, a pesar de lucir ahora más delgada, ella sigue frustrada por no haber logrado su objetivo, pues no estaba ahí la solución a su problema.

Autoestima, la clave
Crédito:Shutterstock

Autoestima, la clave

El amor que uno se tenga hacia sí mismo jugará un papel fundamental dentro de esta situación. Los expertos sugieren aceptarse tal y como se es para evitar confusiones de imagen y no llevar la problemática hasta el quirófano. Si no se soluciona el conflicto de aceptarse, esto podría llegar a convertirse en un problema psiquiátrico.

Cirugías de la realeza
Comparte tu opinión