Otitis: síntomas, tipos y tratamientos

Infección molesta
Crédito:Shutterstock

Infección molesta

Un problema bastante común en los niños, que también pueden padecer los adultos, algunas veces relacionado con los resfriados. ¿Cuáles son los tipos de otitis que existen, cómo se trata y qué secuelas produce? Conoce las respuestas médicas y despeja tus dudas.

Tipos más comunes
Crédito:Shutterstock

Tipos más comunes

Otitis media aguda, externa o del nadador: el oído se infecta con líquido y mucosidad que no pueden salir, y suele ser dolorosa. El segundo tipo es la otitis media serosa o con derrame, que se produce después de una infección, cuando queda líquido y mucosidad dentro del oído, que impide al oído luchar contra nuevas infecciones.

Otitis externa o de nadador: causas
Crédito:Shutterstock

Otitis externa o de nadador: causas

Al nadar, ducharte o lavarte los oídos muy a menudo, puede ingresar demasiada agua, eliminar el cerumen y facilitar el crecimiento de gérmenes, también se puede producir al lesionar la piel del conducto por introducir un objeto. Y además, las afecciones de la piel y las bacterias de productos del cabello, también pueden provocar infección.

Otitis media con derrame: causas
Crédito:Shutterstock

Otitis media con derrame: causas

Cuando se tiene un resfriado, es posible que el oído medio produzca líquido como lo hace la nariz, y un conducto que se llama trompa de Eustaquio que normalmente permite que el líquido drene del oído medio, se inflama, y luego las bacterias o los virus infectan su recubrimiento.

Inflamación y dolor
Crédito:Shutterstock

Inflamación y dolor

Si las trompas de Eustaquio se obstruyen, el oído no puede drenar el líquido. Si crecen bacterias en el líquido del oído medio, un derrame puede convertirse en una infección del oído medio (otitis aguda). Esto aumentará la presión detrás del tímpano y provocará mucho dolor, y es posible que sea necesario tratar con antibióticos.

¿Cuáles son los síntomas?
Crédito:Shutterstpck

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas más comunes de una infección aguda del oído son dolor y fiebre. Si tu hijo es demasiado pequeño para decirte qué le duele, es posible que llore o se tire de la oreja. Es probable que también esté irritable o indiferente, tenga problemas para escuchar, o no tenga ganas de comer ni dormir.

Menos audición
Crédito:Shutterstock

Menos audición

Una infección del oído afecta partes importantes que ayudan a escuchar. Los sonidos que nos rodean son recogidos por el oído externo. La otitis puede causar dificultad para oír, pero en forma pasajera, aunque si no recibe el tratamiento adecuado, ésto puede agravarse. Fuente: Institutos Nacionales de Salud (NIH).

 Un mal común en niños
Crédito:Shutterstock

Un mal común en niños

Es posible que los niños padezcan más otitis que los mayores. Esto se debe a que las trompas de Eustaquio de ellos son más cortas y más estrechas que las de los adultos. La mayoría de los niños tendrá, al menos, una infección del oído antes de cumplir los 3 años, según la Asociación Americana de Médicos de Familia.

Quiénes tienen más riesgo
Crédito:Shutterstock

Quiénes tienen más riesgo

Los niños que están cerca de personas que fuman o han tenido infecciones del oído previas, si tienen antecedentes familiares de infecciones del oído o van a la guardería, si nacieron en forma prematura o con bajo peso, si tienen resfriados frecuentes, llevan el biberón a la cama, son varones (más propensos) o usan chupete.

Tratamiento
Crédito:Shutterstock

Tratamiento

Si el médico piensa que la infección es provocada por bacterias, es posible que recete un antibiótico (los antibióticos no funcionan para infecciones provocadas por virus). Es muy importante seguir las instrucciones con el medicamento. Los analgésicos como acetaminofén e ibuprofeno pueden calmar el dolor y reducir la fiebre.

Otras opciones
Crédito:Shutterstock

Otras opciones

Nunca des aspirina a tu hijo, ésta se ha asociado con el síndrome de Reye, una enfermedad grave que puede provocar la muerte. Otra ayuda para aliviar el dolor puede ser una almohadilla térmica tibia (no caliente) sostenida sobre el oído, o las gotas para el oído, que deben ser indicadas por el médico.

¿Por qué no dar antibióticos enseguida?
Crédito:Shutterstock

¿Por qué no dar antibióticos enseguida?

Puede ser perjudicial, porque después de cada curso de tratamiento con antibióticos, los gérmenes en la nariz y la garganta tienen más probabilidades de volverse resistentes, y ya no pueden ser destruidos por los antibióticos habituales, y se deben utilizar otros más costosos y potentes, con efectos secundarios peligrosos.

Consejos para sanar pronto
Crédito:Shutterstock

Consejos para sanar pronto

La otitis de nadador o externa puede ser difícil de tratar, pero se debe mantener el oído lo más seco posible por 7 a 10 días. Utiliza una bola de algodón para protegerlo mientras te bañas. No nades ni practiques deportes acuáticos. No te coloques nada, excepto los medicamentos recetados; rascarse y frotarse también puede empeorarla.

¿Cómo prevenirla?
Crédito:Shutterstock

¿Cómo prevenirla?

Algunos niños parecen tener muchas infecciones del oído. Si tu hijo ha tenido 3 infecciones del oído en 6 meses o 4 en 1 año, es posible que el médico sugiera que tome una dosis baja de antibiótico todos los días, por lo general, durante el invierno, cuando estas infecciones son más comunes.

Otras medidas de prevención

Otras medidas de prevención

La mejor manera de prevenir la otitis de nadador es: nunca coloques nada en el conducto auditivo (hisopos de algodón, el dedo, clips, líquidos ni aerosoles). No toques el cerumen: si crees que afecta tu audición, consulta al médico. Mantén los oídos lo más secos posible, y utiliza una toalla para secar bien los oídos después de ducharte.

Comparte tu opinión