No hay que ser rico para dar

Mejor ser que poseer
Crédito:Thinkstock

Mejor ser que poseer

No se necesitan tener miles o millones de billetes verdes para sentirse afortunado. Ayudar a quienes más lo necesitan, además de ser un acto de bondad, también enriquece el espíritu y la vida de las personas más allá de lo que puedas imaginar.

Averigua si calificas para Medicaid

Saca tu lado positivo

Y es que dar sin esperar nada a cambio es benéfico tanto para la salud mental como para el bienestar en general, ya que mejoran la confianza, la felicidad y el optimismo de las personas, explica la Fundación para la Salud Mental del Reino Unido.

Contribuye a una mejor sociedad
Crédito:Thinkstock

Contribuye a una mejor sociedad

Además, al dar la mano al necesitado se puede generar una cadena de acciones similares que contribuyen a tener una sociedad positiva y por consiguiente se promueven valores como la bondad, el agradecimiento, el respeto, la generosidad y la humildad.

Altruismo, ¿enferma al clero?
Te ubica en un lugar
Crédito:Thinkstock

Te ubica en un lugar

Del mismo modo, involucrarse en la vida de otras personas, conocer sus problemas, limitantes y condiciones en las que viven, “nos lleva a ver la vida desde otra perspectiva, a valorar y a ser agradecido con lo que tenemos”, comenta el psicólogo mexicano Ramón Fuentes López.

Corazón sano y contento

Y si lo anterior no fuera suficiente, hacer el bien también favorece a tu corazón. Investigadores de la Universidad de Columbia, en Reino Unido encontraron que las personas que se dedican al altruismo reportan menos problemas cardiacos a diferencia de quienes no son voluntarios o no están en causas similares.

Oxitocina te enferma de amor

Vive más

Por otra parte, las personas con corazón altruista tienen vidas más largas, al menos así lo concluyeron investigadores de la Universidad de Michigan tras seguir por cuatro años los informes clínicos de 3,376 personas seleccionadas al azar.

Menos estrés
Crédito:Thinkstock

Menos estrés

Según Sara Konrath, autora principal del estudio, preocuparse por el prójimo “desactiva las respuestas al estrés y activa hormonas, como la oxitocina, que restauran la función fisiológica”. Esto se traduce en un estado de mayor calma y serenidad que se transmite en otras actividades.

Personas pobres son más compasivas
Dar a cambio también cura
Crédito:Thinkstock

Dar a cambio también cura

Las personas altruistas también tienden a beneficiarse más del efecto placebo o el efecto sugestivo de curación sin necesidad de ningún tipo de medicinas, según un estudio publicado en la revista Neuropsychopharmacology.

Llénate de gratitud

Mostrar gratitud también es una forma de sentirse mejor. Y qué mejor forma de alcanzarla que dando tiempo, esfuerzo o dinero a otras personas. Un estudio de la Universidad de Harvard halló que quienes demuestran esta conducta suelen ser menos pesimistas y están gran parte del tiempo de buen humor.

No necesitas una fortuna
Crédito:Thinkstock

No necesitas una fortuna

Existen una variedad de asociaciones civiles sin fines de lucro dispuestas a ayudar. Los intereses son diversos, desde llevar alimentos a las personas en condición de calle, cuidar enfermos o salvar animales. ¡Elige lo que más te guste!

Amabilidad y compasión
La mejor paga
Crédito:Thinkstock

La mejor paga

Aunque en este tipo de proyectos se invierte tiempo y dedicación, al final, no hay paga más gratificante que ver una sonrisa pintada en el rostro de las personas, recibir una palmada o una palabra de gratificación por haber servido de gran ayuda.

Comparte tu opinión