Malos hábitos que pueden arruinar tus dientes

Foto: ISTOCK

¿Sabías que ciertos hábitos cotidianos pueden astillar o romper nuestros dientes? Lo peor, es que diariamente pasamos por alto muchos de ellos, por eso, aquí te contamos cuáles son los más comunes y que puedes hacer para evitarlos:

Dientes saludables por más tiempo
1. Morderse las uñas
Foto: ISTOCK

1. Morderse las uñas

Este hábito nervioso puede astillar los dientes e impactar en la mandíbula. Según los expertos esto se debe a que al colocar la mandíbula durante largos períodos de tiempo en una posición sobresaliente se puede ejercer presión sobre ella, lo que se asocia a una posible disfunción.

Razones para dejar de morderte las uñas
Cómo solucionarlo
Foto: ISTOCK

Cómo solucionarlo

Los especialistas recomiendan establecer metas u objetivos diarios con el fin de reducir el número de veces que realizamos este trastorno. Un forma de lograrlo es teniendo las manos ocupadas o sosteniendo algo constantemente. También se puede recurrir a utilizar esmaltes de uñas con sabor amargo y reducir el estrés cotidiano.

2. Cepillado muy fuerte

Cepillarse los dientes durante dos minutos dos veces al día es uno de los mejores hábitos que puedes adoptar. Sólo asegúrate de no estar haciéndolo muy fuerte y que tu cepillo no sea demasiado duro, de los contrario puedes dañar o irritar tus encías.

Cómo solucionarlo
Foto: ISTOCK

Cómo solucionarlo

Muchos expertos recomiendan dejar los cepillos de dientes duros "para los azulejos del baño". Para encontrar el adecuado para tu boca busca el sello de aceptación de la Asociación Dental Americana. También es importante que no veas la limpieza de tus dietes como un momento de fregar, sino de masajear.

3. Rechinar los dientes

Este hábito también se conoce como bruxismo y puede deberse a una alineación anormal de la mandíbula, concentración profunda o altos niveles de estrés y ansiedad. Este trastorno también puede afectarte mientras duermes, generando, a la larga, dientes agrietados o astillados, sensibilidad muscular y dolor articular.

Soluciones para el rechinar de dientes

Cómo solucionarlo

Los especialistas recomiendan practicar ejercicios de relajación, si el bruxismo es producto del estrés o la ansiedad. Los protectores bucales también son una gran opción, especialmente durante las noches. De esta forma dormirás mejor y comenzarás a amanecer con menos dolor dental y muscular.

4. Refrigerios

El hábito de "picar" entre comidas, especialmente alimentos y bebidas azucarados, es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar caries. Cuando comes, las bacterias causantes de caries se alimentan de los restos de comida, produciendo un ácido que ataca la capa externa de tus dientes.

Cómo solucionarlo

Los especialistas aseguran que la mejor opción para este controlar este hábito, es prestar atención. Si necesitas un refrigerio, asegúrate de que sea bajo en grasa y azúcar. En el caso de consumir algún producto azucarado, asegúrate de beber luego un gran vaso de agua para lavar los restos de comida.

5. Dientes como herramientas
Foto: ISTOCK

5. Dientes como herramientas

Para muchos es una opción habitual, pero no por ello libre de peligro. Los dientes fueron hechos para masticar, no para abrir tapas de botellas o envases de plástico. Cuando hace esto, te expones a un mayor riesgo de romperlos, lesionar la mandíbula o de tragar accidentalmente algo que no deberías.

Cómo solucionarlo

En este caso la solución es muy sencilla: procura tener al alcance las herramientas adecuadas, tijeras, abrebotellas o cuchillas. Tus dientes te lo agradecerán ya que sólo los usarás para comer.

6. Masticar cubos de hielo
Foto: ISTOCK

6. Masticar cubos de hielo

La pagofobia es una enfermedad que genera necesidad de comer hielo o tomar bebidas heladas. Aunque parece un trastorno inofensivo, masticar cubos de hielo puede causar desgaste en las superficies y esmaltes dentales. Además, si estos ya se encuentran desgastados o astillados, el hielo puede romper y dañar su estructura interna. Si sufres esta condición, debes consultar a un profesional.

Fuentes consultadas

Asociación Dental Americana, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Institutos Nacionales de la Salud.

Comparte tu opinión