Lumbalgia: combátela con remedios naturales

Grave problema

Grave problema

El dolor de espalda provoca más discapacidad que casi otras 300 afecciones en todo el mundo, según una investigación de marzo de 2014 de la Universidad de Queensland, en Australia. También halló que 1 de cada 10 personas de todo el planeta sufre de dolor en la espalda baja. Te contamos cómo puedes combatirlo sin recurrir a los fármacos.

Causa ausentismo

"El dolor de espalda es la principal causa por la que se falta al trabajo en EE.UU.", afirmó Anders Cohen, del Hospital de Brooklyn, en Nueva York. Los hombres son más propensos que las mujeres: alrededor del 10% de los hombres lo padecen, frente al 8.7% de las mujeres.

Alivio sin fármacos
Cómo aliviarlo

Cómo aliviarlo

Para el tratamiento de dolor de espalda causado por tensiones o mala postura, existen una serie de alternativas naturales no invasivas y sin efectos secundarios. Pero si la molestia no mejora en unas pocas semanas, o si está acompañado por fiebre, escalofríos o pérdida de peso imprevista, deberías consultar a tu médico.

Un dolor común
1. Aceite de romero

1. Aceite de romero

Un remedio casero popular es preparar una friega de alcohol con 2 ramas de romero y dejar reposar 7 días, luego frotar la zona de la espalda. El aceite esencial de romero también podría reducir el dolor, y en ese sentido se están realizando estudios, pues se cree podría aliviar los espasmos musculares. Fuente: Natural Standard.

Otras alternativas

Dolor de espalda o lumbalgia

El tipo de dolor que padeces dependerá de la causa subyacente de la lumbalgia, que causa estos síntomas: se intensifica al inclinarte hacia delante o al levantar un objeto. Permanecer sentado, estar de pie o caminar, también puede agravar el dolor, según la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos.

2. Ajo

En varias partes de Latinoamérica se prepara un aceite casero con ajo para tratar el dolor de espalda. Se fríen 10 dientes de ajo y un pocillo pequeño de aceite de oliva a fuego muy lento. Se deja reposar y se aplica en la zona con dolor. Se deja actuar por 2 ó 3 horas y luego se debe finalizar con un baño de agua tibia.

¿Qué causa este dolor?

¿Qué causa este dolor?

Puede ser por: discos lesionados, espasmos, tensión muscular, hernia discal, lesiones causadas por esguinces, fracturas, accidentes y caídas. También puede ocurrir por escoliosis, espondilolistesis, artritis, estenosis lumbar, embarazo, piedras en los riñones, infecciones, endometriosis, fibromialgia, tumores o estrés.

3. Aceite de canela

3. Aceite de canela

Un aceite cálido, con propiedades vigorizantes, especialmente indicado para aliviar el dolor muscular. Combina bien con aceites cítricos, como el de naranja. Es recomendable siempre utilizar aceite de hoja de árbol de canela y no de la corteza, ya que este último es muy irritante para la piel. (Natural Standard).

4. Lavanda

Una de las hierbas más utilizadas en todo el mundo para curar distintos males. Además de ser un analgésico efectivo, es poderosa contra el estrés: relaja el cuerpo y lo libera de las tensiones. Hay investigaciones que avalan estos beneficios, no sólo del aceite esencial, sino de la aromaterapia con lavanda para aliviar el dolor lumbar.

5. Aceite de mejorana

5. Aceite de mejorana

La mejorana dulce se ha utilizado tradicionalmente para aliviar los espasmos musculares, según Natural Standard, por eso este aceite es conocido como calmante si se frota la zona mientras se realizan suaves masajes. Otros aceites conocidos a nivel popular para aliviar el dolor de espalda son los de espliego e hisopo.

6. Manzanilla

6. Manzanilla

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas es recomendada para tratar dolores de la parte baja de la espalda. Otro de sus beneficios es el de relajar y sedar el sistema nervioso, que se relacionan con la lumbalgia por estrés. Se puede usa en forma local el aceite, o bien preparar una infusión y realizar compresas tibias.

7. Yoga

Muchos estudios avalan sus ventajas. “El yoga puede proveer beneficios a corto y a largo plazo para los que sufren de dolor de espalda crónico o recurrente, sin ningún efecto secundario grave”, dijo Helen Tilbrook, de la Universidad de York, Inglaterra. Pilates es otra técnica que puede ayudar.

8. Haz ejercicio o deporte

8. Haz ejercicio o deporte

Aunque te duela, no dejes de hacer actividades físicas. Al fortalecer el tronco y las articulaciones, se combate el dolor. El Colegio Americano de Medicina del Deporte informa que sólo necesitas 10 minutos al día para ejecutar ejercicios sencillos como estiramientos de cuello y movimientos de lado a lado.

9. Compresas calientes o frías

Pueden aliviar la rigidez y brindar bienestar. El calor reduce los espasmos musculares y el dolor. El frío ayuda a reducir la hinchazón y adormece la zona adolorida. Usarlas puede proporcionar alivio, pero no corrige las causas del dolor de espalda crónico. Fuente: Institutos Nacionales de Salud (NIH).

10. Deja de fumar

Si fumas y padeces dolor de espalda, deja de hacerlo. Fumar reduce el flujo sanguíneo a la columna lumbar y causa que los discos vertebrales se degeneren, informan los Institutos Nacionales de Salud (NIH). Otro consejo de especialistas es usar tacones bajos o limitar los tacones muy altos.

¿Cómo prevenirlo?

¿Cómo prevenirlo?

Las mejores medidas preventivas contra el dolor de espalda son: mantener un peso saludable o rebajar si tienes sobrepeso. Para mantener huesos fuertes, necesitas ingerir suficiente calcio y vitamina D todos los días. También se debe mantener una buena postura, parándote derecho y evitar levantar objetos pesados mientras sea posible. Fuente: NIH.

Comparte tu opinión