Los gérmenes que duermen en tu cama

Durmiendo con el enemigo
Crédito:Shutterstock

Durmiendo con el enemigo

Si pensabas que eras el único que dormía en tu colchón estás en un grave error, pues noche a noche convives con una jungla de bacterias e insectos, que aunque no los ves, son capaces de multiplicarse a gran velocidad y representar un daño para ti y tu salud. ¿Sabes de quiénes hablamos?

¿Cada cuándo cambiar las sábanas?

Chinches

Son insectos muy pequeños (miden de 0.6 a 1 centímetro), con cuerpo plano y de forma ovalada que se alimentan de la sangre y producen picaduras y picazón. Pueden habitar en lugares como sillas, sillones, cojines y pliegues de cortinas, pero sus sitios predilectos son las camas.

¡A la caza!

De acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental, estos insectos nocturnos salen a alimentarse aproximadamente cada cinco o diez días. Son tan silenciosos que sus víctimas no se enteran que han sido picados, sino hasta al día siguiente cuando notan una roncha circular rojiza.

Cuidado con las chinches de cama
Resistentes y en aumento
Crédito:Shutterstock

Resistentes y en aumento

Aunque no se habla mucho de las chinches, son organismos que pueden sobrevivir hasta un año sin comer, que han aumentado su población en un 81% en el país y que son capaces de resistir a varios pesticidas, según un informe de la Asociación Nacional de Control de Pestes.

Ácaros
Crédito:Shutterstock

Ácaros

Esta clase de insectos habitan en el polvo, pero también pueden hacerlo en la comodidad de tu cama. Una investigación de la Universidad de Kingston, en Inglaterra reveló que en promedio hay hasta 1.5 millones de ellos por cada colchón.

Gérmenes que viajan contigo
Sus condiciones de vida
Crédito:Shutterstock

Sus condiciones de vida

La Fundación Nemours explica que estos organismos microscópicos necesitan de la humedad y el calor para subsistir; sin embargo, también se alimentan de escamas de piel humana. Un ácaro puede poner de 25 a 30 huevos por semana.

Causantes de alergias

Los ácaros producen excrementos que contienen sustancias alergicidas, que son responsables de malestares como taponamiento nasal, secreción, estornudos y picor (rinitis), así como problemas más serios como el asma, informa la Clínica Mayo.

Más información aquí
Alergia, a la alza
Crédito:Shutterstock

Alergia, a la alza

De hecho, la razón por la que una considerable parte de la población tiene problemas relacionados con las alergias se relaciona con los ácaros. Según el Dr. Clifford Bassett, alergólogo en Nueva York, cerca del 10% de la gente es alérgica a estos insectos.

Moho

Por otra parte, también es indispensable cuidar la cama de las bacterias que crean moho, ya que sus esporas, al ser inhaladas podrían empeorar los problemas de alergia, asma o neumonía, detalla la Biblioteca Nacional de Medicina.

Asma y moho
De diversas clases
Crédito:Shutterstock

De diversas clases

Existen muchos tipos de moho, pero hay algo que todos tienen en común: necesitan de agua y humedad para proliferar. Aunque abundan en sótanos, baños y cuartos de lavandería, el dormitorio también es un lugar idóneo para habitar.

Materia fecal

Y si seguimos buscando en la cama encontraremos que también se puede encontrar tanto materia fecal como fluidos corporales, los cuales pueden salir del cuerpo humano en el roce con las sábanas o cobijas. Estos restos, además de servir como alimento para parásitos, pueden producir infecciones.

Transplante fecal
Parásitos
Crédito:Shutterstock

Parásitos

Si eres de los que permiten que “Fifi” o “Solovino” entren a la cama, corres mayor riesgo de presentar enfermedades a causa de virus o parásitos que las mascotas tienen en su organismo, así lo dio a conocer un estudio publicado en la revista Emerging Infectious Diseases.

Piojos

La ropa suele funcionar como un vehículo perfecto para transportar diferentes bacterias e insectos, como los piojos corporales, los cuales producen picaduras, erupción y presencia de liendres. Si una prenda infectada toca tu colchón, ten por seguro que estarás en problemas.

Cómo eliminar los piojos
Hormigas
Crédito:Shutterstock

Hormigas

Las migajas de comida son como un imán de las hormigas. Si acostumbras alimentarte mientras estás en cama, tienes mayores posibilidades de ser atacado por las picaduras de estos insectos, que aunque no son peligrosas, suelen ser muy molestas.

¿Qué hacer?
Crédito:Shutterstock

¿Qué hacer?

“Desparasitar” tu cama es posible. Para ello debes lavar con agua caliente todas las sábanas y fundas de almohada y colchón semanalmente, esto con la intención de eliminar ácaros y alérgenos, informa la Clínica Mayo.

Controla la humedad

Los sistemas de aire acondicionado y calefacción central son una estupenda arma que puede ayudar a alejar el moho y la presencia de ácaros en la casa. El objetivo es mantener la humedad en la casa por debajo del 50%.

¡A lavar!

Del mismo modo, la Clínica mayo destaca la importancia de lavar con frecuencia la ropa, en especial la pijama, debido a que mediante ella pueden transferirse bacterias e insectos a la cama. Como tip, evita usar las prendas que atrapen fácilmente el polvo.

Comparte tu opinión