Las milagrosas propiedades de ajos y cebollas

¡Fuera de aquí!

¡Fuera de aquí!

Los ajos y las cebollas tienen un olor y sabor particular que puede gustar o no, pero nunca pasar desapercibidos. Infaltables en la cocina, también se les atribuye cierto poder mágico que hasta serviría para espantar vampiros. Y a otro tipo de monstruo: el cáncer.

Una familia que hace bien

Una familia que hace bien

Los vegetales denominados “aliáceos” comprenden: cebolla, puerro, cebolla de verdeo, echalote y ajo. Los Institutos Nacionales de la Salud de EEUU resaltan las múltiples propiedades del ajo, que la medicina natural aprovecha para tratar un amplio rango de enfermedades.

Los vegetales son tus mejores aliados
El ajo, solo crudo

El ajo, solo crudo

El ajo se utiliza para tratar enfermedades relacionadas con el corazón y el sistema circulatorio. También se aconseja para prevenir varios tipos de cáncer: de colon, recto, estómago, próstata, mamas, vejiga y pulmones. Muchos de estos usos están avalados por la ciencia, siempre que se consuma crudo.

Las enfermedades de los latinos
Para tener la piel sana

Para tener la piel sana

Algunas personas aplican ajo sobre la piel para tratar infecciones con hongos, verrugas y callos. Las Bibliotecas Nacionales de la Salud informan que hay pruebas que apoyan el uso tópico del ajo para la tiña y el pie de atleta, aunque su eficacia contra las verrugas y callos es todavía incierta.

Problemas de manos y pies
Sustancias activas

Sustancias activas

El ingrediente activo del ajo es la alicina, que es muy inestable y muta en otra sustancia química en unas horas. Algunos fabricantes “envejecen” el ajo para hacerlo inoloro, pero esto le resta eficacia ya que baja la concentración de alicina.

Ayuda a hipertensos

Ayuda a hipertensos

La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales considera que el ajo puede reducir la presión un 7 u 8% en pacientes hipertensos y ayuda a prevenir la arterioesclerosis. . Pero también baja la presión arterial en las personas con presión normal.

Hipertensión, el enemigo silencioso
Enemigo del cáncer de próstata

Enemigo del cáncer de próstata

La población masculina china consume alrededor de un diente de ajo al día y parece tener un 50% menos de riesgo de desarrollar cáncer de próstata. Es de esperar que este mismo beneficio alcance a hombres occidentales, aunque aún no hay estudios al respecto.

Grasas contra el cáncer de próstata
Peligros de comer ajo

Peligros de comer ajo

Las Bibliotecas Nacionales de la Salud informan que el ajo puede causar mal aliento, sensación de quemazón en la boca o el estómago, acidez, gases, náuseas, vómitos, olor corporal y diarrea. Estos efectos secundarios son peores si se consume crudo.

El ajo, oloroso y curativo
¿Ahuyenta el mal?

¿Ahuyenta el mal?

Por el olor penetrante, se le han atribuido propiedades que permiten ahuyentar alimañas, malos espíritus y vampiros. Obviamente, se trata de una superchería y creencia popular, pero suele causar reacciones adversas, y muchas personas le tienen aversión o rechazo.

Comida para prevenir el cáncer
El aval de la ciencia

El aval de la ciencia

La investigadora italiana Carlotta Galeone informa que hay estudios de laboratorio con evidencia convincente de que el ajo y otros vegetales aliáceos contienen sustancias que inhiben una variedad de tumores causantes de cáncer de mama, endometrio , colon y tracto digestivo.

Frutas y verduras contra el cáncer
Cocinar, pero no de cualquier modo

Cocinar, pero no de cualquier modo

Los cientificos expertos en plantas sostienen que los ajos y las cebollas son un escudo contra algunas pestes que afectan a los vegetales. Irwin Goldman, profesor de la Unversidad de Wisconsin explica que para maximizar los beneficios para la salud hay que adoptar ciertos hábitos culinarios.

Formas de cocinar
Al entrar en la cocina, ¡a cortar!

Al entrar en la cocina, ¡a cortar!

Al cortar estos vegetales se rompen sus paredes celulares y se liberan enzimas. Antes de usarlos hay que dejar reposar 30 minutos a las cebollas y 15 minutos a los ajos: en ese tiempo, la enzima alinasa se convierte en alicina, que es la que tiene propiedades anticancerígenas.

El ajo, siempre fresco

El ajo, siempre fresco

Una vez cortado y picado, el ajo permanece estable durante 6 horas a temperatura ambiente, y dos o tres días en la heladera. Por eso no vale la pena desperdiciar dinero en ajo procesado o seco, ya que ha perdido todo su potencial curativo.

Suplementos dietéticos
¡Crudo!

¡Crudo!

La doctora Suhasini Modem, PhD en fisología de las plantas de la Michigan's Wayne State University estudia las plantas de especies potentes. Aclara que el ajo se debe consumir crudo ya que la cocción destruye su capacidad de inhibir el crecimiento celular cancerígeno. Incluso dos minutos de calor ya destruyen sus beneficios.

El corte también cuenta

El corte también cuenta

Las cebollas contienen flavonoides que le dan color. Las rojas y amarillas tienen mayor concentración que las blancas, en especial en las capas exteriores, por eso hay que pelarlas con cuidado para aprovechar sus beneficios.

Las cebollas, cocidas

Las cebollas, cocidas

A diferencia del ajo, Goldman explica que los flavonoides de las cebollas se acentúan con la exposición al calor, por eso conviene saltarlas rápidamente, no más de 4 o 5 minutos. Y conviene combinar ajos y cebollas con un saludable aceite de oliva.

La cebolla sanadora
Cebollas: contra la anemia y la hipertensión

Cebollas: contra la anemia y la hipertensión

Entre sus finas capas hay hierro, fósforo y vitamina E, que estimulan la producción de glóbulos rojos. También tienen potasio, que evita la retención de líquidos y reduce los riesgos de hipertensión, a la vez que estimula la liberación de toxinas. De esta forma contribuye al buen funcionamiento renal y previene la aparición de cálculos.

Alimentos para la anemia
Cebollas para bajar de peso

Cebollas para bajar de peso

La cebolla contiene grandes cantidades de quercetina, pigmento que favorece la circulación sanguínea, y también sílice, que retrasa el envejecimiento de venas y arterias. Por todas sus propiedades, sus bajas calorías y su alto contenido de fibra, es un alimento ideal, que también da sensación de saciedad, lo que ayuda a comer mucho menos.

Comparte tu opinión