Las 5 formas más comunes de sabotear la dieta

¿Te estás poniendo excusas?

¿Te estás poniendo excusas?

El primer paso es observar tus pensamientos, si son creencias o argumentos negativos que limitan tu potencial al cambio o críticas constantes contra tu imagen corporal como “cada vez estoy más gorda”, por ejemplo. El segundo paso es revisar tu actitud hacia la comida y el ejercicio. Es tiempo de tomar consciencia sobre estos posibles impedimentos que te sabotean y te impiden bajar de peso.

Cómo combatir la alimentación emocional

1. Dieta estricta y ejercicio extenuante

Cuando quieres bajar de peso a toda costa y lo más rápido posible es muy común imponerse medidas drásticas para lograrlo, como por ejemplo una dieta muy estricta y hacer varias horas de ejercicio excesivo al día. Sin embargo, aunque bajes de peso, posiblemente sea a causa de pérdida de masa muscular y agua corporal y no de tejido adiposo (grasa).

¿Es malo hacer mucho ejercicio?
Efectos adversos de bajar rápido

Efectos adversos de bajar rápido

Además de tener ciertos efectos secundarios como dolores de cabeza, debilidad, fatiga, entre otros. Así mismo es probable que vuelvas a ganar ese peso que perdiste a corto plazo por lo que pronto te desanimarás y podrás desistir de hacer cualquier dieta de reducción y de realizar ejercicio.

10 dietas para bajar sin darte cuenta

Dieta y ejercicio van de la mano

Lo mejor es que sigas un plan de alimentación personalizado de reducción de peso para que logres perder peso en forma gradual. Se recomienda perder de 1 a 2 libras (0.5 a 1 kg) de peso por semana. Ya que las pérdidas de grasa corporal son moderadas en un principio al iniciar una dieta pero pueden aumentar en etapas posteriores al seguir una dieta correcta.

10 súper ejercicios para hacer en casa
2. Seguir sólo las dietas populares

2. Seguir sólo las dietas populares

El seguir una “dieta de moda” puede implicar que sea baja en hidratos de carbono o que no sea equilibrada por lo que este tipo de dietas por lo general sólo son efectivas a corto plazo. Generalmente recuperarás en poco tiempo el peso perdido ya que retomarás tus hábitos alimentarios anteriores que originaron que tengas ese sobrepeso. Investiga antes de llevarlas a cabo y analiza los “pros” y “contras”.

Dietas de la a-z: pros y contras

Dieta personalizada, éxito garantizado

Siempre es mejor un plan de alimentación personalizado para lograr tus objetivos y metas de peso que tome en cuenta tu actividad física, peso actual, estatura, preferencias, restricciones alimentarias, objetivos y peso meta.

MiDieta, recetas latinas para adelgazar

3. Malos hábitos de alimentación y ejercicio

La composición de tu plan de alimentación debe estar acorde al tipo, frecuencia e intensidad de ejercicio que realizas. Debe ser equilibrado, variado, completo y suficiente para cubrir tus requerimientos diarios de nutrientes y de energía. Como en todo lo que quieres lograr es recomendable establecer metas a corto, mediano y largo plazo y disciplina y un buen método para lograrlo.

15 hábitos que no te dejan adelgazar
Todo depende del plan

Todo depende del plan

Estas metas deben proyectarse en rutinas de ejercicio y en los resultados que quieres lograr para que se traduzcan en rendimiento físico, alcanzar tu peso meta, ganar masa muscular y perder grasa corporal. Tu plan de alimentación debe estar acorde a la actividad física que realizas. Por ejemplo, si realizas cualquier ejercicio aeróbico como correr diariamente debes tener una dieta suficiente en carbohidratos.

4. Atracones de comida

Después de hacer ejercicio puedes sentir mucha hambre, por lo que es necesario un refrigerio adecuado a los 15 minutos de haber terminado. Por ejemplo una fruta o media barra de cereal de 100 calorías. Si esperas más de una hora después de terminar tu rutina de ejercicio posiblemente podrás tener mucha hambre y es muy probable que te excedas en comer cualquier alimento que encuentres a la vista como galletas calóricas por ejemplo.

¡Cuidado con los atracones!
Comer antes del ejercicio

Comer antes del ejercicio

Igualmente antes de hacer ejercicio debes sentirte con energía, por lo que es recomendable consumir algo ligero como un refrigerio de 100 calorías, por ejemplo una fruta o un yogur bajo grasa o media barra de granola.

La comida ideal para ejercitarte

5. Compensarte con alimentos calóricos “extra”

Un postre o una rebanada de pastel pueden tener de 500 o incluso 1000 calorías y tal vez en el gimnasio sólo gastaste de 300 a 500 calorías por una hora de actividad aeróbica. De tal forma que esto podría afectar tu consumo diario de calorías y obstaculizar alcanzar tus metas de bajar de peso.

Planificar es la clave

Planificar es la clave

Una forma de prevenir consumir alimentos “extra” es planeando en forma adecuada tus refrigerios después de hacer ejercicio y tener siempre a mano yogur bajo en grasa, una fruta, vegetales mixtos, un cuarto de taza de maní o cacahuates naturales, por ejemplo.

Comparte tu opinión