Las 10 dietas más locas del mundo

En búsqueda de soluciones mágicas

En materia de dietas, la creatividad no tiene límites, y son muchos los que buscan bajar de peso con las prácticas mas ridículas y hasta peligrosas. Es sabido que lo mejor es llevar una dieta balanceada y saludable y hacer actividad física: todo tiene que ser paulatino y sin excentricidades. Pero algunos prefieren creer en la magia...
En búsqueda de soluciones mágicas
Crédito:Shutterstock

1. La dieta de los gusanos

El médico Kilian Uttembers,de la Universidad de Latvia, en la ex Unión Soviética, recomienda gusanos para pacientes que buscan bajar de peso. La teoría estaría expuesta en su libro “Beat the Tape Measure with the Tape Worm“, pero no hay información “oficial” al respecto y la Universidad reveló a MiDieta desconocer a tal profesional.
Salma Hayek come insectos a la plancha
1. La dieta de los gusanos
Crédito:Shutterstock

Invasión intraintestinal

El paciente debe ingerir huevos de gusanos "Cestoda" o “tapeworms” (por su forma plana) para que “vivan” en las paredes de sus intestinos, y se alimenten de las grasas y el exceso de calorías. Una vez logrado el peso deseado, se aniquila al invasor con un medicamento potente. Esta “dieta” no está avalada por estudios científicos.
Invasión intraintestinal
Crédito:Shutterstock

Parásitos intestinales, una enfermedad habitual

Los huevos de estos gusanos pueden estar en alimentos crudos o carne poco cocida y según los CDC, han proliferado por el consumo de pescado crudo. Los parásitos intestinales pueden provocar cansancio, dolor abdominal, pérdida de peso y diarrea y se combaten en pocos días con un tratamiento que tiene un 95 % de efectividad.
Parásitos intestinales, una enfermedad habitual
Crédito:Shutterstock

2. La dieta del vinagre

Muchas famosas como Demi Moore y Madonna atribuyen su figura envidiable al consumo de vinagre. El “tratamiento” consiste en tomar 3 cucharadas de vinagre y dos de miel, diluidas en un vaso de agua 15 minutos antes de cada comida. Al parecer ayudaria a quemar y diluir las grasas, y reduce el apetito.
Megan Fox, el vinagre es su aliado
2. La dieta del vinagre
Crédito:Shutterstock

Una dieta antigua

La idea del consumo de vinagre de manzana para bajar de peso fue sugerida en 1958 por el doctor D.C. Jarvis, de Vermont en su libro “Folk Medicine”. Asegura que evita que las grasas sean almacenadas por el organismo, y hay quienes dicen haber bajado 10 libras (4.5 kg) en una semana con una dieta moderada en calorías y tomando vinagre.
Dieta del vinagre de manzana
Una dieta antigua
Crédito:Shutterstock

Vinagre en cápsulas

No a todos les da resultado el vinagre, ni les gusta el sabor. Pero hasta se vende en cápsulas ¡para que el paladar no se sienta agredido! Pero su acidez puede irritar las mucosas del esófago o del estómago, dañar el esmalte dental y los tejidos blandos de la boca y la garganta. Y no es apto para quienes tienen gastritis o ulcera.
Vinagre en cápsulas
Crédito:Shutterstock

3. La dieta de las bolitas de algodón

Parece ser la preferida de muchas modelos, que mastican bolitas de algodón para sentir saciedad. Éstas al parecer se hinchan con los jugos digestivos y quitan el hambre, pero existe el riesgo de que se aglutinen y lleguen a obstruir el sistema excretor. El remedio, como enuncia el dicho popular, termina siendo mucho peor que la enfermedad.
Las bebidas espesas dan más saciedad
3. La dieta de las bolitas de algodón
Crédito:Shutterstock

¡Estas sí que son comidas rápidas!

Difícil de creer pero la dieta tiene instrucciones: cortar las bolitas en mitades para que sean más fáciles de tragar, y pueden estar embebidas en jugo de fruta. Luego hay que tomar mucha agua, y cuidar de no consumir más de 5 unidades cada 2 semanas. El riesgo extra es que el algodón contenga fibras sintéticas. Así que el “puro algodón”, también debe formar parte del menú.
¡Estas sí que son comidas rápidas!
Crédito:Shutterstock

4. La dieta del hot dog

Aunque muchos no lo crean, hay personas que siguen esta dieta que les promete bajar hasta 10 libras en 3 días comiendo solamente hot dogs, mantequilla de maní, huevo y helado de vainilla. Se desconoce su creador, pero fue probada en los Estados Unidos y desechada por sus malos resultados.
Hot dogs bajo la lupa
4. La dieta del hot dog
Crédito:Shutterstock

¿Es efectiva?

Se cree que es efectiva por ser baja en calorías (600 al día) y porque acelera el metabolismo y quema grasas más rápido. Tiene la desventaja de carecer de vegetales y frutas, y es baja en nutrientes y carbohidratos. Quedó demostrado que se sube de peso tan pronto como se bajó, por eso toma tres días hacerla… y olvidarla.
¿Es efectiva?
Crédito:Shutterstock

5. La dieta del tubo

La "dieta K-E” , ketogénica o nasogástrica, consiste en alimentarse a través de un tubo que entra por la nariz y llega al estómago. Fue ideada por el doctor Olivier Di Pietro y el paciente se alimenta desde una bolsa con un preparado de proteinas y grasas con agua, que aportan 800 calorías al día. Además de dar cierta impresión, es cara y provoca mal aliento.
Polémica dieta que promueve comer por la nariz
5. La dieta del tubo
Crédito:Dieta K-E

Novias en acción

Los pacientes no están internados pero sí bajo constante supervisión médica durante el tratamiento. Este suele provocar constipación, ya que la alimentación suministrada no contiene fibra. Promete bajar 20 libras (9 kilos) en 10 días, y es la preferida por las novias que quieren llegar muy delgadas al altar.
Novias en acción
Crédito:Shutterstock

6. La dieta de “coserse la boca”

Consiste en la sutura en la lengua de una malla para evitar la ingesta de alimentos sólidos. Luego, sólo se pueden ingerir sopas, jugos y todo tipo de alimentos líquidos o semi líquidos. Si bien es efectiva, a menos que el paciente pase el resto de su vida con este tipo de alimentación, todo vuelve a la normalidad al sacarse la malla. Incluso el peso de más.
6. La dieta de “coserse la boca”
Crédito:Shutterstock

Una malla comodísima

Los médicos aseguran que se puede bajar entre 9 y 12 Kg en un mes, y es ideal para quienes carecen de fuerza de voluntad para frenar sus impulsos glotones. Según un cirujano máxilofacial, la malla de material biocompatible se coloca con anestesia sobre la parte media anterior de la lengua, no molesta ni interfiere con las actividades normales.
Una malla comodísima
Crédito:Shutterstock

7. La dieta de la galleta

En 1975, el doctor Standord Siegal, especialista en hipotiroidismo y obesidad, se hizo famoso con ella, y recomendaba comer unas galletas especiales de su creación, para aplacar el apetito antes de las comidas. La dieta incluye 800 calorías diarias en galletas y una cena de carne magra con vegetales, sin almuerzo ni desayuno.
7. La dieta de la galleta
Crédito:Shutterstock

Galletas con propiedades especiales

Las galletas son especiales porque según Siegal incluyen una mezcla de amino-ácidos que combinan diferentes sustancias proteicas que controlan el hambre. Asegura que ayudan a perder unos 6 kilos (12 libras) el primer mes. Pero las dietas tan bajas en calorías no son recomendables, y al adelgazar rápido...se sube rápido.
Galletas con propiedades especiales
Crédito:Shutterstock

8. Dieta de de la orina

La orinoterapia parece tener atributos fabulosos, y ha sido utilizada durante miles de años por culturas orientales y tribus latinoamericanas. La “receta” para bajar de peso indica empezar el día tomando un vaso de orina, preferentemente de una mujer embarazada. El objetivo es provocar una sensación de náuseas que eliminen las ganas de comer durante el resto del día.
8. Dieta de de la orina
Crédito:Shutterstock

Cuestión de gustos

La doctora alemana Flora Peschek Böhmer asegura que la orina de una persona sana no tiene un feo sabor. Además es eficaz para curar muchas dolencias, según dice en su libro "Orinoterapia: elixir de la Naturaleza para la buena salud". También el doctor SK Sharma, en su libro "Los Milagros de terapia de la orina" cita casos de pacientes que lograron bajar de peso con esta “dieta”.
Cuestión de gustos
Crédito:Thinkstock

10. La dieta del tipo sanguíneo

En la década del 90 un grupo de investigadores afirmaba que las personas debían alimentarse según su tipo sanguíneo, con cierta clase de alimentos. Y quienes tenían sangre grupo O debían comer carne, y los del tipo A debían ser vegetarianos. Luego de comprobar severas deficiencias alimentarias, se llegó a la conclusión de que la idea era un disparate.
La del ADN promete ser la dieta del futuro
10. La dieta del tipo sanguíneo
Crédito:Thinkstock
Comparte tu opinión