La cúrcuma alivia la indigestión y la diarrea

Foto: ISTOCK

La cúrcuma se ha utilizado durante 4,000 años para tratar una variedad de problemas de salud. Se ha comprobado que esta especie aromática puede ayudar a combatir infecciones, reducir la inflamación y tratar problemas digestivos. Hoy nos enfocaremos en estos últimos, para que consideres recurrir a la cúrcuma cuando tienes hinchazón o colitis. Si el problema es agudo o se acompaña de otros síntomas, consulta a un médico.

Sabrosa y curativa
Foto: ISTOCK

Sabrosa y curativa

La cúrcuma se usa ampliamente en la cocina y le da al curry indio su sabor y color amarillo. También se utiliza en la mostaza y para colorear la mantequilla y el queso. La cúrcuma se ha utilizado tanto en la medicina ayurvédica como en la china como antiinflamatorio, para tratar males digestivos y hepáticos, además de enfermedades de la piel y heridas.

¿Qué tiene la cúrcuma?

La curcumina -su componente activo principal- es un poderoso antioxidante. Los antioxidantes eliminan las moléculas del cuerpo llamadas radicales libres, que dañan las membranas celulares, manipulan el ADN y causan la muerte celular y el envejecimiento. Los antioxidantes pueden reducir o prevenir algunos de los daños que causan los radicales libres. Además, la curcumina reduce los niveles de dos enzimas que causan inflamación.

Más sobre esta especie aromática
1. Para la indigestión o dispepsia
Foto: ISTOCK

1. Para la indigestión o dispepsia

La curcumina estimula la vesícula biliar para que produzca bilis, que se cree que puede ayudar a mejorar la digestión. La Comisión Europea Alemana (que determina qué hierbas se pueden prescribir de forma segura en Alemania) ha aprobado la cúrcuma para problemas digestivos. Y un estudio encontró que la cúrcuma reduce los síntomas de hinchazón y gases en personas que sufren de indigestión o dispepsia.

2. Contra la colitis ulcerosa

La cúrcuma ayuda a las personas con colitis ulcerosa a curarse más pronto. La colitis ulcerosa es una enfermedad crónica del tracto digestivo donde los síntomas aparecen y desaparecen. En un estudio científico, las personas cuya colitis ulcerosa estaba en remisión y tomaron curcumina junto con tratamiento médico convencional durante 6 meses, tuvieron una tasa de recaída significativamente más baja que las que no lo hicieron.

Qué origina la colitis
Cuidado: no usar si tienes úlceras estomacales
Foto: ISTOCK

Cuidado: no usar si tienes úlceras estomacales

La cúrcuma no parece ayudar a tratar las úlceras estomacales. Al contrario, existe cierta evidencia de que puede aumentar el ácido del estómago, empeorando las úlceras existentes. Por precaución, no debes utilizar cúrcuma si tienes este tipo de problema.

¿Qué partes se utilizan?
Foto: ISTOCK

¿Qué partes se utilizan?

Las raíces o rizomas y los bulbos son las partes que se usan en medicina y alimentos. Por lo general, se hierven y luego se secan, convirtiéndose en el conocido polvo amarillo. La cúrcuma está disponible en las siguientes formas: cápsulas que contienen polvo, extracto fluido y tintura.

Las propiedades de la cúrcuma

Como consumirla

Si tienes problemas como indigestión o diarrea, puedes preparar un té con sus raíces que se venden en algunas herboristerías. También puedes agregar esta especie en polvo a tus platillos preparados. Si deseas consumir un suplemento dietético de curcumina, habla con tu médico para conocer la dosis adecuada para ti y si podría interactuar con alguna medicina que tomas.

¿Es segura la cúrcuma?
Foto: ISTOCK

¿Es segura la cúrcuma?

En los alimentos se considera segura. Sin embargo, tomar grandes cantidades de cúrcuma y curcumina en forma de suplemento por largos períodos de tiempo puede causar malestar estomacal y, en casos extremos, úlceras. Las personas que tienen cálculos biliares u obstrucción de las vías biliares deben hablar con su médico antes de tomar cúrcuma.

¿Quién no debe tomar curcumina?

Si tienes diabetes, habla con tu médico antes de tomar suplementos de cúrcuma, ya que puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Aunque es seguro comer alimentos con cúrcuma, las mujeres embarazadas y las que amamantan no deben tomar suplementos de curcumina. Debido a que puede actuar como un anticoagulante, debes dejar de tomarla por lo menos 2 semanas antes si estás por someterte a una cirugía.

Combinaciones peligrosas
Foto: ISTOCK

Combinaciones peligrosas

La cúrcuma podría retardar la coagulación sanguínea. Tomar cúrcuma junto con hierbas que también retardan la coagulación sanguínea podría aumentar las probabilidades de sufrir moretones y pérdida de sangre. Estas hierbas incluyen la angélica, el clavo de olor, la salvia, el ajo, el jengibre, el ginkgo, el ginseng Panax, y otras.

Fuentes consultadas
Foto: ISTOCK

Fuentes consultadas

PennState Hershey Medical Center, en Pensilvania, EE.UU.; Natural Medicines.

Comparte tu opinión