Hemofilia: cuida tu salud y previene lesiones

Una vida casi normal
Crédito:Thinkstock

Una vida casi normal

En la actualidad las personas con hemofilia pueden llevar una vida prácticamente normal, pero siempre tienen que tratar de mantenerse sanas, Para ello conviene hacer ejercicio, tener una dieta variada y completa, seguir las recomendaciones del médico y tomar precauciones para evitar accidentes, caídas o hemorragias.

Casa a prueba de golpes

Después de un golpe o una lesión, es muy probable que la persona con hemofilia sufra una hemorragia. Por eso es importante prevenir accidentes “tontos” de esos que suelen ocurrir en la vida diaria. La casa donde habita una persona con hemofilia debe ser a prueba de accidentes. El Consejo Nacional de Seguridad da algunos consejos para tener en cuenta.

Cuidado con los resbalones
Crédito:Thinkstock

Cuidado con los resbalones

Si llegara a derramarse en el suelo algún líquido o sustancia que pueda volverlo resbaloso es importante secarlo lo antes posible para evitar resbalones y caídas. Si los pisos están encerados, lo más conveniente es elegir una cera anti-resbalones.

Libera las zonas de paso

Se deben retirar de las zonas de paso todos los objetos que puedan llegar a causar resbalones y caídas. Los mismos pueden ser juguetes, lápices, pelotas, herramientas, mochilas, zapatos o prendas de vestir. Las zonas más transitadas de la casa siempre estén hay que dejarlas bien iluminadas para evitar accidentes.

Elige muebles seguros
Crédito:Thinkstock

Elige muebles seguros

Los muebles deben estar ubicados de modo que al circular por la casa no haya riesgo de sufrir un golpe, arañazo o caída. Siempre se deben dejar zonas de tránsito amplias y libres de peligro. Si se tienen mesas bajas o “ratonas”, evita las cuadradas o rectangulares con puntas peligrosas. El mismo criterio conviene seguir con los muebles.

Cuidado con las alfombras
Crédito:Thinkstock

Cuidado con las alfombras

El Consejo también recomienda que en caso de haber alfombras sueltas, conviene asegurar los extremos con cinta o tachuelas. Así se evitará que se levanten las puntas, con el riesgo de provocar tropezones yen el caso de que sean resbaladizas, se deslicen por el piso y causen alguna caída. Lo mejor es elegir las que tienen en el reverso una superficie antideslizante.

A prueba de caídas
Crédito:Thinkstock

A prueba de caídas

Una casa a prueba de caídas debe desistir de umbrales elevados en las puertas. Si hay escaleras, el borde de cada escalón debe tener una banda antideslizante para eliminar el riesgo de resbalones. Lo mismo cuenta para la bañera: debe incluir una alfombra o parches antideslizantes y barras de sostén en las paredes.

Chimeneas a prueba de raspones

Si en la casa hay chimenea y tiene piedras filosas o rugosas, hay que evitar pasarle demasiado cerca para no tener accidentes. De ser posible, conviene delimitar una zona perimetral para no acercarse demasiado.

Vigilar a los niños
Crédito:Thinkstock

Vigilar a los niños

Los niños con hemofilia pueden hacer deporte, jugar y disfrutar de todo tipo de pasatiempos en el hogar, igual que los que no padecen la enfermedad. Pero los mayores a su cargo deben evitar que utilicen elementos filosos o punzantes como tijeras o herramientas, ya que puedan causarles lesiones que den comienzo a una hemorragia.

Cuidado con la nieve

Si al salir de la casa se debe atravesar una zona cubierta con hielo, se puede esparcir un poco de sal o arena para caminar por allí sin riesgo de resbalones o caídas. En estos casos hay que usar siempre calzado de suela con trama bien marcada para tener una buena adherencia.

Controla siempre tu calzado
Crédito:Thinkstock

Controla siempre tu calzado

Es aconsejable revisar regularmente que los tacos y la suela tengan relieve: el calzado de suela lisa aumenta el riesgo de resbalones. Si están gastados ya llegó el momento de reemplazarlos, de ser posible por un modelo que te sostenga bien el pie. Conviene evitar el uso de ojotas o pantuflas sin suela anti deslizante.

En caso de accidente...
Crédito:Thinkstock

En caso de accidente...

Si a pesar de todas estas precauciones llegara a haber algún tipo de accidente doméstico, se procederá según lo que haya aconsejado oportunamente el médico de cabecera. En caso de dolor, no todos los analgésicos de venta libre son seguros para los pacientes con hemofilia

Lo que sí, lo que no

En estos casos se puede consumir acetaminofeno (Tylenol) pero según advierte el Centro Médico de la Universidad de Maryland, hay que evitar la aspirina y el ,ibuprofeno (Advil, Motrin), los salicilatos (Alka Seltzer y Pepto Bismol) y antiinflamatorios (Aleve) ya que pueden causar hemorragia estomacal o intestinal o interferir con la coagulación, entre otros efectos perjudiciales.

Recordemos qué es la hemofilia

La hemofilia es un trastorno hemorrágico hereditario en el que la sangre no coagula de manera adecuada. Quien la padece tiene poco o nada de factor de coagulación, unas proteínas que junto a las plaquetas, ayudan a producir la coagulación normal de la sangre. En EE.UU. se registran unos 400 casos anuales y afecta a 1 de cada 5,000 bebés varones.

Un gen hereditario

El gen de la hemofilia es hereditario. Si el padre tiene hemofilia y la madre no, ninguno de los hijos varones la tendrá pero todas las hijas serán portadoras del gen. Una mujer portadora tiene un 50% de probabilidad de que su hijo tenga la enfermedad y de que su hija sea portadora. Una mujer puede tener hemofilia solo si su padre tiene hemofilia y su madre es portadora.

Comparte tu opinión