Consejos para combatir los brazos flácidos

Foto: ISTOCK

Muchas veces la piel y los músculos de los brazos delatan el paso de los años, produciendo el odioso "efecto salero", ese bamboleo en la zona de los tríceps al agitar la mano para saludar o condimentar la comida. Pero no hace falta adoptar para siempre la manga larga y amargarte por esta condición, ya que existen secretos para combatir la flacidez de tus brazos. Aquí puedes conocerlos:

1. Más proteínas
Foto: ISTOCK

1. Más proteínas

Junto con las grasas y los carbohidratos, las proteínas son imprescindibles para una buena dieta. Se las denomina el "hormigón" del cuerpo, ya que son el principal componente que da estructura a las células y son necesarias para el crecimiento y la reparación de los tejidos. Podemos hallarlas en las carnes, clara de huevo, legumbres, semillas, frutos secos, lácteos, o soja y sus derivados.

Formas de incluir más proteínas

2. Depura tu organismo

A veces los músculos y la piel se ven flácidos si hay mucha concentración de toxinas en el organismo. Estas pueden eliminarse a través de la transpiración y la orina, aunque esto se puede reforzar usando arcilla una vez por semana.

Máscaras de arcilla

Se cree que la arcilla tiene la propiedad de eliminar toxinas y atenuar la grasitud de la piel. Para aprovecharla puedes mezclarla con agua hasta lograr una pasta que no gotee y aplicarla en los brazos, dejando secar hasta que se vea cuarteada. Luego se enjuaga con agua tibia frotando con una toalla húmeda y coloca crema humectante.

3. Haz ejercicio

Para combatir la flacidez de los brazos conviene trabajar con mancuernas o cualquier objeto pesado que tengamos en casa. Con 10 minutos de ejercicios todos los días pronto desaparecerá. Aquí te recomendamos dos opciones para que pongas en práctica:

Extensión alternada de antebrazos
Foto: HOLADOCTOR

Extensión alternada de antebrazos

Ponte de pie, con las piernas apenas flexionadas, el tronco hacia delante, los brazos pegados al cuerpo y los codos flexionados. Lleva un brazo hacia atrás hasta extender el codo y mantén por 3 segundos, regresa y lleva atrás el otro brazo. Haz 3 series de 15 repeticiones con cada brazo. Para lograr mejores resultados, agrega mancuernas.

Medio fondo o half dipping
Foto: HOLADOCTOR

Medio fondo o half dipping

Ubícate de espaldas a un banco, silla o escalón, con las manos apoyadas en el borde, los pies en el piso y las piernas semi flexionadas, dejando el cuerpo en el vacío. Haz una flexión de los codos para que el cuerpo baje hacia el piso, mantén unos segundos y regresa a la posición de inicio. Haz 3 series de 15 repeticiones.

4. Activa tu piel con agua fría

Cuando te bañes, evita usar agua demasiado caliente, ya que puede resecar la piel. Antes de secarte, abre el agua fría y déjala caer sobre brazos y piernas. Notarás cómo se activa de inmediato la circulación, que le hará muy bien a tu piel.

Beneficios de beber agua mineral
5. Ponte en movimiento
Foto: GETTY IMAGES

5. Ponte en movimiento

La vida sedentaria retrasa la renovación celular y hace más lenta la generación de colágeno. Tu cuerpo pierde tono muscular, mientras que la piel carece de elasticidad y luce menos luminosa. Si no eres amante del gimnasio, puedes salir a caminar o andar en bicicleta, 30 minutos por día, 5 veces por semana marcará la diferencia.

6. Deja de fumar

Distintos estudios revelaron que en la piel de los fumadores disminuye el flujo sanguíneo, lo cual la priva de la llegada de suficiente oxígeno y nutrientes esenciales. Esto deshidrata la superficie cutánea y malogra su aspecto. También disminuye la absorción de vitamina A, y afecta el colágeno y la elastina de la piel.

7. Suplementos

El consumo de suplementos como antioxidantes, selenio y resveratrol retrasan la decadencia de los tejidos. También ayuda el uso de cosméticos de buena calidad que hidraten la piel en profundidad o de sustancias químicas que actúan en la piel favoreciendo su nutrición. Sin embargo, estas opciones deben ser indicadas por un especialista.

Consejos para eliminar la papada

8. Cirugía

La braquioplastía es una cirugía que se suele realizar tras bajar mucho de peso para combatir la flacidez excesiva de los brazos. Sin embargo, los expertos advierten que deja una gran cicatriz, ya que la incisión va desde el codo hasta la axila. Por eso, se recomienda solo cuando el cambio realmente lo justifique. De otro modo, lo mejor es la dieta y el ejercicio regular.

Recuerda

La piel es un órgano formado por tres capas: la dermis, epidermis e hipodermis. Contiene células y fibras que le dan elasticidad y firmeza, cualidades que se van perdiendo con la edad. Además, algunas personas tienen predisposición genética a la hiperlaxitud, mientras que otras, a tener brazos firmes y torneados aun sin hacer ejercicio.

Qué producto debes usar según tu piel

Fuentes consultadas

Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Departamento de Agricultura de EE. UU., Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel, Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.

Comparte tu opinión