Alcanfor, una opción natural para la salud de la piel

Foto: ISTOCK

¿Conoces el alcanfor? Es una especie de cera con propiedades analgésicas y antisépticas, por lo que suele utilizarse en cremas, lociones o pomadas para untar en el pecho. Si bien algunos de sus compuestos pueden causar irritación, no existe riesgo si se utiliza correctamente. Aquí te contamos cómo hacerlo y qué otras propiedades puedes obtener de esta sustancia.

Dónde se obtiene
Foto: ISTOCK

Dónde se obtiene

El alcanfor se consigue del árbol Alcanforero, perteneciente a la especie Cinnamomum camphora. Contrario a la creencia popular, no se obtiene del fruto de esta plata asiática, el cual no es comestible, sino de su madera. El resultado es una sustancia blanca, gelatinosa y de fuerte olor.

Qué es la alcanfor

¿Para qué sirve?

Se utiliza para ciertos procesos industriales, como elaborar repelentes, pirotecnia, aceites, como de trementina o aguarrás, y para saborizar alimentos. También se lo puede encontrar en cualquier tienda naturista o de compras online en forma de cremas, aceites esenciales o lociones, de las que puedes obtener estos beneficios:

1. Fortalece la piel
Foto: ISTOCK

1. Fortalece la piel

Los productos que tiene alcanfor pueden aliviar la irritación y picazón de la piel. Se cree que esto podría deberse a sus propiedades antibacterianas y antifúngicas, que previenen contra infecciones. También existe evidencia de su potencial antienvejecimiento, ya que sería eficaz para tratar heridas o arrugas.

Qué producto debes usar según tu piel

También para las quemaduras

Un estudio en animales encontró que un producto a base de alcanfor, miel y aceite de sésamo disminuyó el tiempo de curación de las heridas causadas por quemaduras de segundo grado, incluso fue más eficaz que la vaselina. Los investigadores señalaron que sería suficiente utilizarlo una vez al día sobre la zona lastimada.

2. Para el dolor muscular
Foto: ISTOCK

2. Para el dolor muscular

Diferentes ensayos asociaron al alcanfor la capacidad de aliviar calambres, espasmos y rigidez muscular. Por este motivo, podemos encontrarlo en productos como Bengay, que se utilizan para masajear las zonas adoloridas varias veces al día.

3. Contra la artritis
Foto: ISTOCK

3. Contra la artritis

Sus propiedades antiinflamatorias no se limitan solamente a los músculos. Distintos estudios hallaron que el alcanfor podría aliviar el dolor y la inflamación articular causados por la artritis. Existen productos que poseen esta sustancia, como Icy Hot y Biofreeze, que pueden utilizarse a diario para calmar el malestar.

Cómo cuidar tus articulaciones
4. Alivia la congestión
Foto: ISTOCK

4. Alivia la congestión

Distintas investigaciones encontraron que el alcanfor sería efectivo para aliviar la congestión, la tos nocturna y, por ende, las dificultades para dormir. Los especialistas recomiendan diluirlo en agua y sostener la cabeza, tapada por una toalla, sobre el cuenco. Si prefieres las cremas, puedes aplicarlo en el pecho o los pies, pero nunca alrededor de las fosas nasales.

Remedios caseros para la gripe

Otros usos

Otros beneficios que se le adjudican al alcanfor son mejorar la circulación, combatir los piojos, reducir los gases, favorecer la digestión y fortalecer las defensas. Sin embargo, aún no existe evidencia sólida que respalde estos beneficios.

¿Sirve para bajar de peso?
Foto: ISTOCK

¿Sirve para bajar de peso?

Otro beneficio del alcanfor muy extendido en portales de Internet es que puede ayudarte a perder peso. Los especialistas recomiendan tener cuidado, ya que no existe evidencia que garantice esta propiedad y el uso que se recomienda para lograrlo podría provocar vómitos, dolor de cabeza, irritación y problemas intestinales.

Precauciones

No debe confundirse el aceite de alcanfor con su aceite esencial. Mientras el segundo se utiliza para aliviar diferentes malestares,el primero puede resultar tóxico e incluso cancerígeno. Además, los expertos recomiendan no superar las concentraciones del 11% en sus productos derivados. Su uso tampoco se recomienda en niños, mujeres embarazadas y personas con Parkinson.

Fuentes consultadas

Administración de Alimentos y Medicamentos, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Institutos Nacionales de la Salud, Natural Medicines, PubMed.

Comparte tu opinión