Razones para comer guisantes regularmente

Guisantes, chícharos o arvejas. Puede que alguno de estos nombres te resulte familiar para llamar a las esféricas y pequeñas semillas que provienen de las vainas de la planta Pisum sativum. Existen muchas variedades de guisantes, incluyendo los amarillos, negros y morados, aunque los verdes son los más elegidos. Conoce por qué es bueno sumarlos a la dieta.

Foto: ISTOCK

Los guisantes han sido parte de la dieta humana durante cientos de años y se consumen en todo el mundo. Aunque suelen venderse bajo la etiqueta de vegetales, en realidad los guisantes son parte de la familia de las leguminosas, plantas que producen vainas con semillas en su interior. Otros miembros son las lentejas, garbanzos, frijoles y cacahuetes o maní.

Puedes encontrar guisantes congelados, frescos o enlatados. Esta variedad también se aplica a la hora de prepararlos ya que puedes comerlos en tartas, ensaladas, crema, sopas, tortillas o como guarnición. Sin importar la forma que elijas, incorporarlos a la dieta te permitirá disfrutar de sus propiedades para la salud y protegerte contra algunas enfermedades crónicas.

Foto: ISTOCK

Gran perfil nutricional

Los guisantes tienen un bajo contenido de calorías, solo 62 por ½ taza (170 g). Aproximadamente el 70% de esas calorías provienen de los carbohidratos, el resto de proteínas y una pequeña cantidad de grasas. También poseen una importante variedad de vitaminas, minerales y fibra que nuestro cuerpo necesita para mantenerse saludable.

Beneficia la digestión

Los guisantes tienen una gran cantidad de fibra, la cual alimenta y mantiene saludables a las bacterias "buenas" de los intestinos, evitando una sobrepoblación de las dañinas. Esto puede favorecer el proceso digestivo y reducir el riesgo de desarrollar enfermedades gastrointestinales comunes, como la enfermedad inflamatoria intestinal, el síndrome del intestino irritable o el cáncer de colon.

Hierbas para las molestias digestivas

Fuente de proteínas

Los guisantes verdes son una de las mejores fuentes de proteínas de origen vegetal. Una alimentación rica en proteínas y fibra ayuda a reducir el consumo de calorías diario, manteniendo el apetito bajo control. Además, son una buena opción para promover la fuerza muscular y de los huesos.

Fuente de proteínas
Foto: ISTOCK

Contra el cáncer

Un consumo regular de guisantes ayuda a reducir el riesgo de cáncer, debido a su contenido de antioxidantes y su capacidad para reducir la inflamación en el cuerpo. Estas legumbres también poseen compuestos como las saponinas o el cumestrol, conocidos por ayudar a prevenir varios tipos de cáncer e inhibir el crecimiento de tumores.

Ayuda al corazón

Los guisantes pueden ofrecernos una buena cantidad de minerales saludables para el corazón, como calcio, magnesio y potasio. Las dietas ricas en estos nutrientes son útiles para prevenir la hipertensión, mientras que el alto contenido de fibra de los guisantes ayuda a reducir el colesterol total y el colesterol "malo" en sangre.

Controla el azúcar

Las proteínas y fibra de los guisantes verdes pueden mejorar el control del azúcar en sangre. También tienen un índice glucémico (IG) bajo, esto es una medida que indica la rapidez con que aumenta el azúcar en sangre después de consumir un alimento. Por ello, diferentes estudios encontraron que comer alimentos ricos en proteínas puede ser útil para estabilizar los niveles de glucosa en sangre en personas con diabetes tipo 2.

Cómo regular el azúcar en sangre

Llenos de energía

Gracias a su riqueza en niacina y riboflavina, los guisantes suelen ser vistos como una buena opción para incrementar los niveles de energía. Esto se debe a que ambas sustancias promueven el metabolismo de los carbohidratos a la vez que previenen el almacenamiento de grasa en el organismo.

Llenos de energía
Foto: GETTY IMAGES

Posibles problemas

Los expertos recomiendan consumir alrededor de 1/3 taza (117 gramos) a ½ taza (170 gramos) de guisantes a la vez. Si se excede este consumo pueden causar hinchazón en el estómago, normalmente acompañada por gases y flatulencia. Otra forma de evitar estas afecciones es volviéndolos progresivamente parte de tu dieta, de esta manera el cuerpo se acostumbrará a digerirlos.

Fuentes consultadas

Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.

Comparte tu opinión