Remedios caseros para la gripe y el resfrío

Foto: ISTOCK

Los expertos no saben con certeza por qué nos enfermamos más en invierno. Se cree que la mayor humedad que se registra en esa época y el hecho de estar más tiempo en lugares cerrados con personas infectadas, serían las principales causas. Si ya te enfermaste o padeces los primeros síntomas, te compartimos los mejores consejos de los especialistas.

Jengibre

Esta planta es reconocida por su aroma, sabor y versatilidad en la cocina. Para combatir gripes y resfriados puedes aprovecharla en infusión. Para ello, pica una cucharada de jengibre fresco y agrégalo a una taza de agua hirviendo, puedes añadir miel y un poco de limón para saborizar. El jengibre te ayudará a sentir mejor gracias a sus propiedades analgésicas, antipiréticas y antibacteriales.

Eucalipto

Puedes abrir tus vías respiratorias y aliviar la irritación de la garganta con vapor de eucalipto, ya que tiene propiedades expectorantes. Con mucho cuidado, vacía agua muy caliente en una vasija amplia y agrega aceite u hojas de eucalipto. Coloca una toalla en tu cabeza para tratar de atrapar todo el vapor y poder respirarlo.

Líquidos calientes

Las abuelas no se equivocan: no hay nada mejor para el resfriado que tomar algo bien caliente. Según los investigadores, estas bebidas brindan alivio inmediato al flujo nasal, tos, estornudos e irritación de garganta. Pero cuidado, no te limites a infusiones y café, ya que la cafeína es un diurético natural que puede provocar deshidratación si la tomas en exceso.

Ajo
Foto: ISTOCK

Ajo

Diferentes estudios científicos vinculan el consumo de ajo con un menor riesgo de ciertas enfermedades. Se cree que esto es posible gracias a que es rico en una sustancia llamada alicina, que posee propiedades antisépticas. Estas ayudarían al organismo a combatir la gripe y otras infecciones. Puedes aprovechar sus beneficios tomando una infusión de ajo picado, miel y limón.

Beneficios de comer dientes de ajo

Irrigación nasal

Olvídate de la congestión nasal: mezcla un cuarto de cucharadita de sal marina sin yodo y otro cuarto de bicarbonato en una taza de agua tibia. Vierte un par de gotas en cada fosa nasal, luego inclínate hacia adelante para que escurra un poco y suena tu nariz suavemente. Esto ayudará a mejorar tu respiración, pero también a eliminar sustancias alérgenas, virus y bacterias.

Sauco

Alivia a tu cuerpo cansado con una infusión de corteza y bayas de sauco. Este árbol contiene ácido salicílico, una sustancia semejante a la de las aspirinas, que ayuda a disminuir el dolor y la fiebre. También contiene sambucol, que, según explican los especialistas, podría combatir la infección del virus de la gripe.

Sopa de pollo
Foto: ISTOCK

Sopa de pollo

Distintos ensayos clínicos parecen confirmar lo que todas las abuelas saben: una sopa de pollo te hace sentir mejor porque reduce la congestión y lubrica la garganta, aliviando la irritación que produce el resfriado. Además, contiene compuestos químicos semejantes a los antigripales, que ayudan a sanar más rápido.

Infusión de limón

Una infusión caliente de limón, con jugo y cáscaras, contribuiría a combatir los síntomas del resfriado, pues este fruto no sólo aporta vitamina C, sino que tiene propiedades antibacteriales, antivirales y antiinflamatorias. Puedes hacer tu infusión más efectiva y deliciosa agregando un poco de miel.

9. Alcanfor

Si tu nariz se irritó de tanto limpiarla, aplica una pequeña cantidad de ungüento de eucalipto y alcanfor. El vapor del primero abrirá las vías respiratorias y evitará la congestión, mientras que el alcanfor aliviará el dolor y la irritación en la piel, gracias a sus efectos analgésicos y antisépticos.

Miel

Gracias a sus propiedades antisépticas, la miel funciona como un expectorante natural, ya que ayuda a eliminar las flemas, y es útil para controlar y combatir las infecciones en la garganta. Para que actúe directamente, haz gárgaras con una infusión tibia con hojas de frambuesa y dos cucharadas de miel en media taza de agua.

Té verde
Foto: ISTOCK

Té verde

Los científicos señalan que el té verde contiene catequinas, sustancias con propiedades antivirales que ayudan a combatir e incluso a prevenir la gripe. La mejor manera de aprovechar sus beneficios es hacer gárgaras, de esta forma, las áreas afectadas quedan mejor expuestas a los efectos antivirales del té.

Cómo bajar de peso con té verde

Cítricos

Desde la creencia popular se sostiene que la vitamina C es un opción muy útil para prevenir gripes y resfriados. La ciencia demostró que eso no es cierto, aunque si tiene la capacidad de fortalecer el sistema inmunológico y ayudarlo a combatir estos males. La mejor manera de obtener esta vitamina es a través de las frutas cítricas.

Equinácea

Tomar suplementos de equinácea ante las primeras señales de resfriado o gripe, ayudaría a disminuir los síntomas y acortar la duración de la enfermedad, gracias a que estimula el sistema inmune y permite que el cuerpo luche mejor contra estas enfermedades.

Descanso
Foto: ISTOCK

Descanso

Si estas atravesando un resfriado y sientes que no tienes fuerza, aprovecha para consentirte y no salgas de la cama. Los médicos coinciden que una buena forma de ayudar al sistema inmune es descansando. Esto se debe a que, al mantenernos en reposo, el cuerpo puede dedicar más energía a combatir la enfermedad.

Fuentes consultadas

Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Departamento de Agricultura de EE. UU., Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.