Cuáles son las súpersemillas que no deben faltar en tu dieta

Al incluir semillas en nuestra dieta, podemos aprovechar sus vitaminas, minerales y ácidos grasos para, entre otras cosas, tener un corazón sano, y mantener controlados los niveles de colesterol y presión arterial. Aquí revisamos cuáles son las más beneficiosas y qué propiedades poseen.

Foto: ISTOCK

La semilla es el pequeño cuerpo que forma parte de un fruto, y que contiene un embrión que puede dar vida a una nueva planta. Sin embargo, también es una fuente de alimento almacenado y envuelto en una cubierta protectora rica en fibra y minerales, como el potasio, fósforo, magnesio, hierro y calcio. Estas son algunas opciones que no debes ignorar:

Linaza

La linaza, también llamada lino, contiene una mezcla muy interesante de nutrientes, ya que es rica en ácidos grasos Omega 3 y fitoestrógenos, además de fibra soluble e insoluble. Diferentes investigaciones encontraron que este coctel de propiedades la convierte en una gran opción para perder o mantener el peso, gracias a que mejora la digestión y aumenta la sensación de saciedad.

Chía

La chía es una semilla nativa de Centroamérica, motivo por el que solemos encontrarla en muchos platillos autóctonos. Los investigadores informan que es rica en vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes. Además, las dietas que la contienen pueden disminuir los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, debido a su riqueza en Omega 3 que protege el corazón.

Chía, las semillas llenas de energía

Amaranto

El amaranto es una de las semillas más virtuosas del reino vegetal por su alto grado de proteínas y aminoácidos esenciales que ayudan en la asimilación de nutrientes por parte del cuerpo. Según la evidencia científica, si tienes el colesterol alto, el amaranto, por ser rico en fibra soluble, te ayudará a controlarlo. También es una opción natural para regular la presión arterial alta.

Amaranto
Foto: ISTOCK

Quinua

Cultivada desde hace más de 5 000 años por los incas, la quinua es rica en proteínas, aminoácidos esenciales y carbohidratos. Posee un alto porcentaje de fibra dietética, que la convierte en un alimento ideal para eliminar toxinas y reducir los niveles de colesterol "malo" y elevar el "bueno". Su acción antioxidante también ayuda a protegernos contra la acción de los radicales libres.

Ajonjolí

También conocido como sésamo, el ajonjolí es una semilla con muchos usos en la gastronomía. Es rica en proteínas, calcio, hierro, magnesio, potasio y vitaminas, además de lignanos, un tipo de antioxidantes que impide la absorción intestinal de las grasas de la dieta. También son muy útiles para disminuir los niveles de colesterol en sangre, así como para humectar la piel.

Girasol

Quién creería que las semillas de girasol son un aperitivo muy nutritivo y cargado de minerales, vitaminas y antioxidantes. Si las sumas a tu alimentación te ayudarán a cuidar la salud de tu corazón debido a la alta cantidad de magnesio y vitamina E que proporcionan.

Girasol
Foto: ISTOCK

Calabaza

Normalmente se desechan, pero las semillas de calabaza esconden muchos beneficios para nuestra salud. Tienen una gran cantidad de proteínas, vitaminas del complejo B, antioxidantes, ácidos grasos Omega 3 y zinc. Además, son reconocidas por su capacidad antiinflamatoria.

Cáñamo

Las semillas de cáñamo pertenecen a la categoría de superalimento, debido a que están llenas de atributos saludables. Contienen aminoácidos esenciales, más del 30% de la semilla es proteína, ofrecen un alto aporte de ácidos grasos esenciales, como son los Omega 3 y 6, son ricas en vitaminas de varios grupos (A, B, C, D y E) y minerales como el calcio, hierro y fósforo.

Granada

De color rojizo a púrpura, las semillas de granada son una excelente fuente de antioxidantes, que combaten a los radicales libres e impiden el envejecimiento celular. Algunos estudios incluso llegaron a informar que poseen tres veces más antioxidantes que el té verde, o el vino tinto. Por ello, tomar un vaso de su jugo al día es suficiente para reducir el riesgo de ciertas enfermedades, como la arteriosclerosis.

Granada, antioxidante y afrodisíaca
Granada
Foto: ISTOCK

Comino

Su particular sabor y aroma hacen del comino un condimento por excelencia, sin embargo, sus semillas tienen importantes beneficios para la salud digestiva, ya que estimulan las secreciones estomacales, favorecen la expulsión de gases y reducen la hinchazón abdominal. Sólo una cucharadita de comino al día puede favorecer la pérdida de peso y reducir los niveles de colesterol.

Cómo aprovecharlas

Nada más sencillo que enriquecer las meriendas y los desayunos con los nutrientes que aportan las semillas. Prueba añadirlas al yogur, el jugo o un licuado. También puedes espolvorearlas enteras sobre cualquier ensalada para darle un toque crujiente o añadirlas a tus panes y bizcochos caseros. Molidas, son excelentes como alternativa para el empanizado.

Fuentes consultadas

Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Departamento de Agricultura de EE. UU., Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa

Comparte tu opinión