Los 10 mitos más comunes sobre la diabetes

Foto: ISTOCK

¿Una mujer diabética no puede ser mamá? En realidad, si se cuida, tendría hijos sin problemas. Como éste, varios mitos rodean a la diabetes, enfermedad que afecta a 29.1 millones de personas en EE.UU. Conoce la verdad detrás de 10 mitos comunes.

Seguro médico para 2018: inscríbete aquí

1. No deberías embarazarte

Un estudio de la Universidad Newcastle halló que una mujer diabética tendría 400% más riesgo de tener un bebé con defectos como espina bífida. "Pero esta enfermedad no es un impedimento para ser madre: una buena atención antes y durante el embarazo reduciría el riesgo al mínimo", asegura la Dr. Ruth Bell, directora del estudio.

¿Sin seguro médico todavía? Hay opciones
El azúcar puede dañar al feto

El azúcar puede dañar al feto

Según la Dra. Bell, "El riesgo estaría sobre todo en los primeros meses del embarazo: si la madre tiene altos niveles de azúcar en este período, el feto podría sufrir daños en el cerebro o el corazón; además, se elevaría el riesgo de aborto involuntario o muerte fetal, que pondrían en peligro la salud de la embarazada también".

2. La diabetes no es grave

Según una encuesta realizada por la ADA, cerca del 60% de los adultos considera que la diabetes no es una enfermedad grave. Sin embargo, la asociación informa que cada año mueren cerca de 230,000 personas por complicaciones de la diabetes, mucho más que el sida (18,000) y el cáncer de mama (39,000) juntos.

Las peores complicaciones de la diabetes
Dulce al paladar, letal en las venas

Dulce al paladar, letal en las venas

El riesgo principal de la diabetes radica en los altos niveles de glucosa: “Mucha azúcar en la sangre provocaría daños en diversos órganos del cuerpo, además, afectaría el sistema circulatorio elevando el riesgo de hipertensión y cardiopatías”, explica el Dr. Steven Edelman, de la Universidad de California en San Diego.

15 remedios naturales para bajar el azúcar

3. Comer mucho provoca diabetes

La diabetes estaría determinada por muchos factores, no sólo por la dieta. Según el Dr. Gerald Bernstein, del Hospital Beth Israel, "Mucha comida rica en grasas y azúcares elevaría el riesgo de diabetes, pero no sería suficiente para provocarla: el estilo de vida, la genética o incluso el estrés juegan también un papel importante".

El café ayudaría a prevenir la diabetes

4. Si en tu familia tienen diabetes, tú la tendrás

Sí, el riesgo de que la desarrolles es mayor. No obstante, "El estilo de vida tiene tanta (o más) influencia que los genes", asegura Riva Greenberg, de la organización Diabetes Advocates. "Aun con antecedentes de diabetes, tener un peso adecuado, hacer ejercicio y llevar una buena dieta te ayudarán a reducir tu riesgo o incluso prevenirla".

Dieta sana balancea la genética

5. Los carbohidratos son malos

Según la ADA, los carbohidratos son parte fundamental de una dieta saludable: aportan fibra, vitaminas y minerales; al comerlos adecuadamente puedes balancear tus niveles de azúcar de tal modo que nunca sean ni muy altos ni muy bajos.

Los carbohidratos mejoran tu concentración
Come sólo lo adecuado

Come sólo lo adecuado

"Lo ideal para una mujer diabética sería comer entre 45 y 60 gramos de carbohidratos en cada comida; en el caso de un hombre, serían de 60 a 75 gramos; esto puede variar dependiendo del peso, la altura y el nivel de actividad física de cada paciente", informa la Dra. Jeannette Jordan, de la Asociación Americana de Dietética.

10 alimentos que te pueden causar adicción
6. Debes llevar una dieta muy estricta

6. Debes llevar una dieta muy estricta

De acuerdo con la ADA, el plan alimenticio de un paciente diabético debería ser semejante al de cualquier persona sana: poca grasa, sal y azúcar con moderación, y mucha fibra, vegetales y frutas. Y no, ningún alimento estaría prohibido si lo comes adecuadamente.

El "Profesor Jirafales" te dice cómo cuidar tu dieta si tienes diabetes

El eterno problema del azúcar

"Tiene lógica pensar que comer azúcar es malo cuando tienes diabetes, pero eso también es un mito", puntualiza el Dr. John Bantle, de la Universidad de Mennesota. "Si bien un diabético debe tener un mayor control sobre su dieta, también puede comer dulces o postres siempre y cuando no se exceda; el límite es el mismo que para un persona sana".

7. La fruta es sana y no eleva la glucosa

7. La fruta es sana y no eleva la glucosa

Las frutas son muy saludables: tienen vitaminas, fibra y antioxidantes, sin embargo, en algunos casos pueden contener muchos carbohidratos. Para elegir las frutas adecuadas, la ADA recomienda elegir aquellas con índice glicémico bajo, como manzanas, toronjas, plátanos, albaricoques o moras.

Frutas y diabetes: cuáles son mejores

8. Puedes comer demás y compensarlo con medicamento

Es fácil pensar que puedes cometer ciertos "pecados" en la dieta y luego cubrirlos con una dosis extra de drogas o insulina. Pero no. Según Greenberg, "Tomar más drogas para compensar tu dieta agravaría la resistencia a la insulina, por lo que necesitarías cada vez más medicamentos para estar bien".

9. Si te recetan insulina, tu diabetes es grave

"Mucha gente cree que la insulina es 'el principio del fin', pero no es así. La diabetes suele ser una enfermedad progresiva, así que el páncreas produce cada vez menos insulina hasta que deja de hacerlo. Cuando esto sucede se receta insulina como la mejor medida para controlar el azúcar", explica Angela Youngers, educadora de diabetes en la Clínica de Diabetes Joslin.

Aprueban inyección semanal contra la diabetes
A veces la insulina es lo primero

A veces la insulina es lo primero

Aunque muchos médicos esperan a que la producción de insulina disminuya o se termine, hay quienes recomiendan iniciar la terapia de insulina más pronto: según Youngers, “En algunos casos, la insulina es lo primero que se receta, debido a su efectividad para controlar el azúcar sin los efectos secundarios de otras drogas. Sin embargo, cada médico debe observar qué es lo más adecuado para su paciente”.

10. Las complicaciones de la diabetes son inevitables

"La diabetes puede ser una enfermedad terrible: dañaría los riñones, el corazón, los ojos, la piel...", explica el Dr. John Buse, director del Centro de Cuidado de la Diabetes en Carolina del Norte, "Sin embargo, si la gente cuida sus niveles de glucosa, lleva una buena dieta y hace ejercicio, las complicaciones pueden ser evitadas casi completamente" .

El peligro de los mitos

El peligro de los mitos

De acuerdo con el Dr. Neal Barnard, presidente del Comité por una Medicina Responsable, "Los mitos provocarían una concepción inadecuada de la diabetes, y conducirían a un mal manejo de ésta: el paciente podría mostrarse desconfiado ante el tratamiento o utilizarlo de manera inadecuada. Es importante acercarse al médico o a una fuente de confianza para disipar cualquier mito o duda".

Comparte tu opinión