SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Unos medicamentos nuevos logran avances contra la enfermedad de Crohn

Por Dennis Thompson, Reportero de HealthDay -

Un estudio encuentra que ahora menos pacientes acaban en el hospital, ya que los fármacos mantienen la enfermedad a raya

JUEVES, 13 de abril de 2017 (HealthDay News) -- Un número menor de estadounidenses con enfermedad de Crohn termina en el hospital que antes, según un nuevo estudio federal.

La enfermedad de Crohn es un trastorno intestinal inflamatorio que con frecuencia conduce a una cirugía en la mayoría de pacientes con la enfermedad.

Las tasas de hospitalización para la enfermedad de Crohn permanecieron estables en Estados Unidos entre 2003 y 2013. Esto supone un cambio frente a un estudio realizado de 1998 a 2004, que observó aumentos anuales de más de un 4 por ciento en las hospitalizaciones por el Crohn, dijeron investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Las tasas hospitalarias estables probablemente se deban a la introducción de una nueva clase de antibióticos en 1998. Entre estos medicamentos usados para tratar la enfermedad de Crohn se encuentran adalimumab (Humira), infliximab (Remicade), certolizumab (Cimzia) y ustekinumab (Stelara), según el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU.

Los medicamentos biológicos son efectivos para controlar la inflamación provocada por la enfermedad de Crohn, comentó la coautora del estudio Anne Wheaton, epidemióloga en la División de Salud de la Población de los CDC.

"Se dirige en la dirección correcta", dijo Wheaton respecto a la tendencia. "Detuvimos el aumento".

La enfermedad de Crohn se comporta como una enfermedad autoinmune, y lo que hace es esencialmente poner al sistema inmunitario en contra del tracto intestinal de una persona. En 2009, casi 565,000 estadounidenses sufrían del trastorno, según los CDC.

Las personas con Crohn por lo general sufren brotes esporádicos de diarrea o dolor abdominal, pero años de inflamación intestinal constante al final hacen un daño físico grave a los intestinos, dijo el Dr. James Marion, gastroenterólogo en el Sistema de Salud Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Como resultado, los pacientes de Crohn al final necesitan una cirugía para eliminar los bloqueos intestinales o extirpar partes irreparablemente dañadas del colon. Ese es casi siempre el motivo de hospitalización de esos pacientes, dijo Marion.

Los nuevos medicamentos biológicos ayudan al paciente al debilitar la señal que hace que las células inmunitarias ataquen al tracto intestinal, explicó Wheaton.

El nuevo estudio de los CDC evaluó datos de las altas del hospital. Los investigadores buscaron casos en que las personas habían sido hospitalizadas por la enfermedad de Crohn.

La nivelación de las hospitalizaciones sugiere que los pacientes de Crohn están recibiendo cierto beneficio a largo plazo de los medicamentos biológicos, plantearon Wheaton y Marion.

Antes de disponer de los medicamentos dirigidos al sistema inmunitario, los médicos dependían de esteroides para controlar la inflamación en los pacientes de Crohn, dijo Marion. Pero los esteroides tienen una variedad de efectos secundarios. Podrían incluso empeorar la enfermedad y aumentar las probabilidades de que un paciente necesite cirugía, comentó.

"En realidad nada de lo que usábamos paraba la naturaleza progresiva de la enfermedad de Crohn", aseguró Marion. "Todo era un tratamiento muy reactivo".

Los medicamentos biológicos dan a los médicos una oportunidad de adelantarse a la enfermedad de Crohn, al detener o retrasar el desarrollo de bloqueos y daños graves, dijo Marion.

"Podemos controlar la inflamación antes, y podemos prevenir que la historia natural ocurra de esa forma", afirmó.

"Si se puede dar a alguien una terapia definitiva en un plazo de tres meses de su diagnóstico, es mucho más probable que se prevengan las complicaciones que surgen si no se controla la inflamación", añadió.

Marion y Wheaton anotaron que los biológicos no están libres de defectos. Como los fármacos afectan al sistema inmunitario, se debe monitorizar de cerca a las personas en busca de señales de infección.

Pero "los peligros potenciales de la inflamación sin controlar durante años superan por mucho a los riesgos de estos medicamentos", dijo Marion.

Los medicamentos también son muy caros, y cuestan hasta entre 60,000 y 100,000 dólares al año, anotó Marion. Los médicos esperan que nuevos fármacos similares lleguen pronto al mercado y bajen los precios.

Estos medicamentos son esenciales para controlar la enfermedad de Crohn, junto con conocer los desencadenantes personales de las exacerbaciones, señaló Wheaton. Las exacerbaciones pueden ser provocadas por el estrés, por fumar, o por múltiples factores más.

"Si un paciente tiene la enfermedad de Crohn, es importante perseverar con los medicamentos que el médico le recetó, y ser consciente de qué podría agravar su enfermedad de Crohn", planteó Wheaton.

El estudio aparece en la edición del 14 de abril de la revista de los CDC Morbidity and Mortality Weekly Report.

Más información

Para más información sobre la enfermedad de Crohn, visite la Crohn's and Colitis Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad