SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Un estudio halla que uno de cada tres adolescentes con autismo tiene licencia para conducir

Sin embargo, los pediatras recomiendan hablar primero con un médico sobre las capacidades del adolescente

MARTES, 11 de abril del 2017 (HealthDay News/HolaDoctor) -- Muchos adolescentes con autismo desean salir a la carretera por su cuenta, y nuevas investigaciones revelan que alrededor de un tercio persigue este sueño y consigue la licencia de conducir.

“Sabemos que conducir puede aumentar la movilidad y la independencia de los adolescentes con un TEA [trastorno del espectro autista], pero es poco lo que se conoce sobre la tasa de licencias de conducir entre este grupo”, señaló la investigadora principal del estudio, Allison Curry, científica principal del Centro de Investigación y Prevención de Lesiones del Hospital Pediátrico de Filadelfia.

“Nuestros resultados indican que una proporción importante de adolescentes con TEA saca la licencia de conducir, y, por tanto, las familias necesitan apoyo para decidir si deberían conducir o no antes de que sean elegibles para el permiso de aprendizaje”, apuntó en el comunicado de prensa del hospital.

Para el estudio, los investigadores analizaron los datos sobre adolescentes de Nueva Jersey. Los investigadores encontraron que uno de cada tres adolescentes con autismo, pero sin discapacidad intelectual, consiguieron la licencia de conducir intermedia. La mayoría lo hizo a los 17 años de edad.

Casi el 82 por ciento de los adolescentes con autismo que obtuvieron el permiso de aprendizaje consiguieron una licencia intermedia en el plazo de un año. Entre los adolescentes sin autismo, la tasa fue del 94 por ciento. En un plazo de 24 meses a partir de la fecha en que se obtuvo el permiso, las tasas eran casi del 90 por ciento para los adolescentes con autismo y del 98 por ciento para los adolescentes que no tenían este trastorno.

Una licencia intermedia permite a los adolescentes conducir con restricciones. Estas normas varían según el estado, pero generalmente incluyen límites de horario para conducir, así como regulaciones con respecto a la edad y el número de pasajeros.

“Para los adolescentes que tienen un trastorno del espectro autista, la decisión de obtener la licencia de conducir es uno de los diversos hitos que algunas familias podrían dar por sentado”, señaló Benjamin Yerys, coautor del estudio. Yerys es un científico del Centro para la Investigación del Autismo del hospital.

“Los medios independientes de transporte contribuyen a otras oportunidades a largo plazo, como la educación o el empleo después del bachillerato, y a implicarse e integrarse socialmente en la comunidad”, destacó.

Sin embargo, señaló que “el TEA puede afectar a la toma de decisiones, el procesamiento de la información y la atención en distintos grados”.

Yerys apuntó que los expertos necesitan entender qué recursos, instrucción especializada y otro tipo de apoyo pueden ayudar a los adolescentes con TEA que desean conducir.

La coautora del estudio, la Dra. Patty Huang, sugirió que los padres de adolescentes con trastornos del espectro autista deben hablar con el médico de su hijo sobre cualquier preocupación que tengan, como por ejemplo los problemas de atención que puedan interferir con la capacidad de conducir. Huang es una pediatra del desarrollo y la conducta del Hospital de Filadelfia.

“Los padres también pueden buscar el asesoramiento de un terapeuta ocupacional especializado en conducción o un educador en conducción capacitado para trabajar con personas con necesidades especiales”, agregó.

El estudio fue publicado el 11 de abril en la revista Autism.

Más información

Para más información sobre el autismo y conducir, visite el Modern Driver Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad