¿Por qué debo vacunar a mis hijos contra las paperas?

¿Por qué debo vacunar a mis hijos contra las paperas?
La vacuna contra las paperas, la SPRV (o MMRV en E.E.UU.), también protege contra la rubéola, el sarampión y la varicela.

Las paperas es una enfermedad viral. 

La vacuna contra las paperas, la SPRV (o MMRV en E.E.UU.), también protege contra la rubéola, el sarampión y la varicela.  

Al igual que con las otras enfermedades, las paperas causan complicaciones que pueden poner en riesgo la calidad de vida de las personas que la padecen, razón por la cual se decidió hacer una vacuna para prevenir esta enfermedad.

Las paperas es una enfermedad causada por un virus, al igual que las otras enfermedades contenidas en la vacuna, pero ésta no causa la aparición de ronchas en la piel.

Síntomas

Esta enfermedad se caracteriza por causar inflamación de glándulas, usualmente las parótidas, la cual es una glándula salival; sin embargo, puede causar inflamación de glándulas en diversas partes del organismo como los ojos, los riñones, los ovarios (en mujeres) o testículos (en hombres), en algunas articulaciones y en el cerebro. 

Posibles complicaciones

Esta inflamación de glándulas, podría causar un daño considerable dependiendo del lugar, si la inflamación ocurría en el área genital puede causar problemas de esterilidad, si la inflamación era en el cerebro puede causar problemas de meningitis o encefalitis (inflamación del cerebro).

Esta inflamación era evidente debido a que puede observarse cómo las glándulas salivales, al crecer, sobresalen y aparecen como grandes masas en el cuello. 

Lo mismo ocurre en los testículos, ya que el aumento en el volumen de los testículos es muy evidente.

Desafortunadamente no sucede lo mismo en caso de que las glándulas del cerebro o de los riñones se inflamen, ya que no hay forma de que se puedan observar la única forma de darse cuenta es por el daño que ocasionan y los síntomas que aparecen, como problemas de equilibrio, debilidad o pérdida del estado de conciencia.

Al igual que con las demás enfermedades incluidas en la vacuna, una vez que esta enfermedad se presenta no hay un tratamiento como tal, solo se puede ayudar a disminuir los síntomas, en caso de que se presente alguna complicación puede ser necesario que se hospitalice a la persona para mantener una vigilancia sobre su estado de salud.

Debido a que este virus solo puede vivir en el humano, esta enfermedad es altamente contagiosa, se recomienda disminuir lo más posible el contacto con otras personas para evitar un contagio, especialmente en personas que puedan tener problemas de defensas bajas o que no hayan recibido la vacuna aún.

Comparte tu opinión