SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

El príncipe Harry reveló que sufrió ataques de pánico

En una entrevista que brindó al canal de las Fuerzas Armadas británicas Forces TV, el príncipe Harry habló abiertamente sobre el sufrimiento por el que atravesó tras la muerte de su madre, Diana.

Al conversar con su amigo, el medallista paralímpico Dave Henson, Harry contó que tuvo ataques de pánico, pero, en esa época, decidió ocultar sus sentimientos.

"Cada vez que estaba en una habitación rodeado de personas, vestido de traje y corbata, me quedaba sudando y con el corazón golpeando fuerte, literalmente como una lavadora, dijo Harry. Y, describió que pensaba: "Oh, Dios mío, sácame de aquí ahora. Espera, no puedo salir de aquí, tengo que esconderlo".

Harry ya se había referido a temas de salud mental, revelando hace un par de meses que buscó terapia casi 20 años después de la muerte de su madre para ayudarlo a enfrentarse a su pérdida.

También se asoció con su hermano y su cuñada, el príncipe Guillermo y la duquesa Kate, en favor de la campaña Heads Together, que busca eliminar el estigma en relación con las enfermedades mentales.

Afganistán

El príncipe confesó que el servicio militar en Afganistán para el ejército británico en diferentes períodos, entre 2007 y 2013, lo llevó a tratar finalmente con el dolor por la muerte de su madre.

"Tengo muchos problemas, pero ninguno de ellos realmente se relaciona con Afganistán, pero Afganistán fue lo que desencadenó todo lo demás", dijo. "Si pierdes a tu madre a la edad de 12 años entonces tienes que lidiar con eso y con la idea de que ... 15, 17 años después yo todavía no había lidiado con eso, Afganistán era el momento.”

 ¿Qué es un ataque de pánico?

El ataque de pánico es una reacción de ansiedad muy intensa, acompañada de la sensación de falta de capacidad para controlar esta reacción, e incluso la convicción de que uno puede llegar a morir en ese momento.

Aparece en forma abrupta y puede alcanzar un pico de miedo intenso o malestar en unos minutos. Para saber si estamos frente a un ataque de pánico, deberíamos presentar al menos cuatro de los síntomas más comunes: palpitaciones, taquicardia, sudor, temblor, respiración corta o sofocos, sensación de asfixia, náuseas o dolor abdominal; mareo, aturdimiento o languidez; escalofríos o sensación de calor; parestesia (entumecimiento u hormigueo); pérdida de sentido de la ubicación y la realidad, o despersonalización; miedo de perder el con trol o “volverse loco”; y miedo a morir.

Son más comunes en las mujeres

Alrededor de 6 millones de adultos estadounidenses sufren de un ataque de pánico, cada año. El ataque de pánico ocurre en forma inesperada, incluso cuando dormimos, explica Anxiety and Depression Association of America (ADAA). Las personas que lo sufren, viven con miedo constante de que les vuelva a ocurrir.

Los ataques de pánico son más comunes en las mujeres que en los hombres. Los síntomas por lo general comienzan antes de los 25 años de edad, pero pueden ocurrir hacia los 35 años. El trastorno de pánico también se puede presentar en niños, pero no suele diagnosticarse hasta que son mayores.

Si no se enfrente o trata con un especialista, el “miedo al miedo” puede hacer que la gente empiece a evitar ciertas situaciones y que esto interfiera con su vida normal, incluso cuando no están con un ataque de pánico. Por eso es tan importante reconocer el problema y pedir ayuda.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad