¿Practicas deportes de riesgo? Necesitas un seguro de accidentes

¿Practicas deportes de riesgo? Necesitas un seguro de accidentes
| Foto: GETTY IMAGES

Los deportes de riesgo o deportes extremos son cada vez más populares en Estados Unidos. Millones de personas los practican continuamente a lo largo y ancho del país: de las playas, a las montañas y, todavía más arriba, saltando desde los cielos. Estos deportes tienen un alto componente de peligro y, por tanto, suelen producirse accidentes.

La mejor forma de protegerse si se va a practicar un deporte extremo es contratar un seguro de accidentes. De esa forma, se tiene la seguridad de que, ante cualquier percance, se dispondrá de la cobertura más adecuada. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber para practicar deportes de riesgo con la confianza que da un buen seguro de accidentes.

Qué vas a encontrar en este artículo

Deportes de riesgo, una forma de vida

Cada vez hay más personas que practican deportes de riesgo o extremos. Son personas cuya pasión es sentir la adrenalina que dispara ese deporte y la sensación de asumir un riesgo que, a menudo, es muy alto.

Escalar, saltar en paracaídas, correr en moto… Muchas actividades deportivas entrañan enormes riesgos a los que sus practicantes se vuelven adictos. En Estados Unidos, muchos millones de personas llevan a cabo algún tipo de deporte de riesgo cada año. Solo en patinaje y skateboarding (una disciplina que produce miles de accidentes anuales) se registran más de 30 millones de personas que practican este tipo de deporte.

Otros deportes también tienen cifras millonarias: más de diez millones de escaladores, más de 9 millones de practicantes de paintball, cerca de seis millones de ciclistas de montaña y más de medio millón de surfistas, por citar algunas de las prácticas más populares.

Y no importa el momento: hay deportes de riesgo acuáticos, como el kitesurf, el buceo o la moto de agua, y los hay de montaña, como la escalada. Incluso los hay aéreos, como el salto base, el paracaidismo, el parapente o el ala delta.

Desde la Federación Estadounidense de Deportes de Exterior, se señala que casi un 20 por ciento de los estadounidenses sale de su casa para practicar algún deporte en el exterior cada semana. Y destaca que aumenta la cantidad de mujeres que se incorporan a esta tendencia y, por grupos étnicos, la mayor presencia de hispanos, que también se suman a los deportes de aventura y riesgo.

Esta fiebre por los deportes de riesgo tiene también un reverso oscuro: los accidentes. Los deportes extremos generan gran cantidad de incidentes, muchos de ellos graves y, en no pocas ocasiones, mortales.

En cualquier disciplina se puede producir un accidente, pero las extremas concentran más cantidad y, cuanto más arriesgado y complejo es el deporte, más graves son las lesiones que se producen practicándolo.

Los accidentes en los deportes extremos

Cada deporte de riesgo tiene sus características y, por tanto, su nivel de peligrosidad y sus lesiones más frecuentes. Estos son los que más daños causan:

  • La escalada. Sea indoor o en exterior, la escalada es un deporte extremo que causa gran cantidad de heridas y muertes cada año. Las lesiones más habituales practicando escalada son las roturas de los manguitos rotadores de los hombros, luxaciones y subluxaciones, problemas en los ligamentos de los dedos y tendinitis. Y, por supuesto, fracturas y heridas producidas por las caídas.
  • Mountain bike. La emocionante bici de montaña es una fuente constante de accidentes. Entre los ciclistas que practican esta disciplina son habituales las heridas y abrasiones, las lesiones de clavícula, los dolores de cuello y espalda debidos a las posturas sobre la bici y el síndrome del túnel carpiano. Las fracturas también suelen acompañar a estos deportistas.
  • Skateboard. Las personas que practican el skate también sufren gran cantidad de fracturas, incluyendo fracturas faciales y nasales, así como heridas y abrasiones. Además, suelen recibir muchos golpes en la espalda, torceduras y esguinces.
  • Esquí y snowboard. Los deportes de nieve apasionan a los estadounidenses, pero también aportan una gran cantidad de heridos y lesionados cada año. En este caso, las lesiones más frecuentes son los esguinces de rodilla, que se producen al frenar bruscamente. También se dan muchas fracturas, especialmente de clavícula, húmero y tibia. Las lesiones de cuello y espalda, algunas de gran gravedad, también son relativamente habituales.
  • Paracaidismo. En 2018, más de 3,3 millones de estadounidenses saltaron desde un avión con paracaídas. Esta emocionante práctica, aunque implica grandes medidas de seguridad, también deja muchas lesiones. Las más comunes, las fracturas, los daños en cuello y espalda y las heridas fruto de malos aterrizajes.
  • Surfing. El inocente surf, practicado en prácticamente todas las costas del país, deja tras de si un reguero de heridas. Son numerosas las quemaduras y abrasiones producidas por el roce continuo con las tablas. También los golpes en la cabeza al chocar violentamente con el agua o con rocas sumergidas.

Como se ve, las lesiones de los deportes de riesgos son numerosas y generalmente graves. A menudo, las contusiones y los golpes producen conmociones cerebrales que acaban acarreando daños muy severos e incluso la muerte. Las heridas abiertas, con grandes hemorragias, también son causa de muchos fallecimientos, además de amputaciones y otras consecuencias graves.

Para protegerse frente a estas lesiones, muchas federaciones y asociaciones deportivas obligan a los practicantes a contratar seguros de accidentes específicos. Esto se debe a que no todos los programas de salud ofrecen buenas coberturas para este tipo de lesiones y heridas. De hecho, la práctica de deportes de riesgo ha sido causa de exclusión habitual en los seguros de vida hasta hace relativamente poco, y todavía hoy se tiene en cuenta para calcular las primas y las coberturas.

Sin embargo, los seguros obligatorios de federaciones y asociaciones deportivas no siempre cuentan con protecciones amplias y flexibles. Por eso, las personas que practican deportes de riesgo o extremos deben contar con seguros de accidentes privados.

Comparte tu opinión