Nueve millones pueden tener seguro de salud gratuito o subsidiado

Nueve millones pueden tener seguro de salud gratuito o subsidiado
La reapertura del mercado es una nueva oportunidad para conseguir seguro médico para toda la familia | Foto: GETTY IMAGES

Casi 9 millones de estadounidenses sin seguro médico podrían obtener cobertura gratuita o subsidiada con la reapertura del mercado de seguros federal, a partir del próximo 15 de febrero. La administración Biden reabre la inscripción al seguro de salud en respuesta a la pandemia de covid-19.

El presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva para reabrir los mercados de seguros de salud  por tres meses, hasta el 15 de mayo, con la meta de que más personas puedan adquirir cobertura, especialmente en un año en el cual millones perdieron su plan médico al quedarse sin trabajo.

La medida ordenó al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) que reabriera la plataforma federal de inscripción del 15 de febrero al 15 de mayo.

Oportunidad extraordinaria

Esta oportunidad se presenta por fuera del calendario regular de inscripción  abierta para tener seguro de salud, que usualmente abre cada año a partir del 1 de noviembre.

Un análisis de KFF (Kaiser Family Foundation), reveló que 4 millones de personas sin seguro podrían obtener un plan Bronce sin tener que pagar una prima y 4.9 millones más podrían obtener subsidios para compensar el costo de este plan.

Los 8,9 millones de personas elegibles para cobertura gratuita o a costo reducido representan casi el 60% de las aproximadamente 15 millones de personas sin seguro en todo el país.

En comparación con la población general (por fuera de los adultos mayores), las personas sin seguro en estas categorías tienen más probabilidades de ser adultos jóvenes de 19 a 34 años, hispanos, y personas que hablan inglés como segunda lengua. Generalmente no tienen acceso a Internet, con educación secundaria y que, si tienen trabajo, están en empleos en industrias de servicios como artes, entretenimiento y recreación.

Aquellos elegibles para planes Bronce gratuitos también tienen más probabilidades que la población general no senior de estar desempleados o tener trabajos de medio tiempo, y vivir en áreas rurales. 

Más de la mitad de los no asegurados vive en Texas, Florida, Carolina del Norte o Georgia, indica el análisis de KFF.

Planes gratuitos o de costo reducido

Los planes de Bronce de los mercados de seguros, que son gratuitos o de costo reducido, generalmente tienen deducibles elevados, lo que requiere que los titulares de pólizas paguen miles de dólares de su bolsillo hasta que la aseguradora se haga cargo de los costos de la atención.

Sin embargo,  aproximadamente 2 de cada 3 personas sin seguro que son elegibles para un plan de Bronce tiene ingresos familiares lo suficientemente bajos como para ser elegibles para deducibles significativamente más bajos si compran un plan de Plata un poco más caro, según la investigación de KFF.

Según la fundación, es clave que estas opciones se expliquen claramente durante la campaña publicitaria que acompañe la reapertura de los mercados. 

Las personas sin seguro que son elegibles para recibir subsidios para comprar planes del mercado pueden desconocer sus opciones o necesitar ayuda para comprender cómo aplicar a los subsidios, y cómo funcionan.

Los investigadores de KFF estimaron que se han acumulado más de $1,000 millones en dinero de salud no utilizado, que la nueva administración podría usar para invertir en cambios que facilitarían a los consumidores la inscripción en la cobertura de salud.

Impulso a la atención médica para todos

La orden ejecutiva de Biden es uno de varios pasos que planea la administración para que más personas puedan adquirir un seguro de salud, y para restablecer la solidez y la confianza en la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA, popularmente conocida como Obamacare).

La Casa Blanca informó que la medida se acompañará con una campaña publicitaria para promover estos mercados de seguros y ayudar a las personas a inscribirse.

Será una nueva inyección de dinero para recursos que habían quedado famélicos durante el anterior gobierno, que redujo al mínimo el gasto en publicidad y el dinero para apoyar el trabajo de los navegadores, que ayudan a las personas a inscribirse para tener seguro de salud.

Por esta orden ejecutiva también se ordena a las agencias que vuelvan a examinar:

  • Políticas que socavan las protecciones para personas con afecciones preexistentes, incluidas las complicaciones relacionadas con COVID-19;
  • Medidas y exenciones bajo Medicaid y ACA que pueden reducir la cobertura o socavar los programas, incluidos los requisitos laborales;
  • Pólizas que socavan el mercado de seguros médicos u otros mercados de seguros médicos;
  • Políticas que dificultan la inscripción en Medicaid y ACA; y
  • Políticas que reducen la asequibilidad de la cobertura o la asistencia financiera, incluso para dependientes.

Como parte de sus revisiones, las agencias considerarán si deben tomar medidas adicionales para fortalecer y proteger el acceso a la atención médica.

Más ayuda para pagar las primas

Dos ideas que desarrolló Biden durante su campaña que acompañan a la orden ejecutiva de reabrir los mercados buscarían impulsar la inscripción:

1. Hacer que los estadounidenses de clase media alta sean elegibles para subsidios para pagar las primas en los mercados de Obamacare y 

2. Aumentar la ayuda financiera que ya se destina a los beneficiarios de ingresos más bajos.

Estas metas buscan impactar la principal barrera por la cual millones de estadounidenses todavía no tienen seguro de salud: la asequibilidad. 

El costo de las primas ha sido un problema consistente desde que Barack Obama lanzó ACA en 2010. Una encuesta de 2018 reveló que al 42% de las personas que buscaban adquirir planes en los mercados de seguros les resultaba imposible solventar el costo de los pagos mensuales.

Muchos se dieron por vencidos y decidieron seguir sin seguro.

En 2018, el 8,5% de las personas (27,5 millones) no tuvieron seguro médico en ningún momento del año, según datos de la Oficina del Censo.

En 2019, la cifra se elevó a 29 millones, según la Kaiser Family Foundation. Y claramente aumentó en 2020, en medio de la pandemia y los despidos masivos a causa de la caída de la economía.

El texto original de ACA limita los subsidios para pagar las primas a los que ganan menos del 400% del nivel federal de pobreza.

En 2021 esto es $51,520 al año para un individuo solo, y $106,000 anuales para una familia de cuatro. Este límite hizo que la cobertura fuera mucho más costosa para aquellos incluso ligeramente por encima de esas ganancias.

Este techo para obtener subsidios no fue una medida caprichosa: se intentó mantener el costo total del plan en $1,000 millones, pero a la vez se empujó una mayor proporción de los costos médicos hacia el bolsillo de los pacientes.

Este escenario mejoraría durante la administración Biden. 

El plan que Biden ya había esbozado durante su campaña crearía un nuevo límite (el 8,5% de los ingresos de una persona o familia en contribuciones de primas) para planes de salud de nivel medio. 

Este giro en la narrativa de la ley impactaría principalmente a los estadounidenses con mayores ingresos que actualmente no califican para subsidios.

Según expertos en políticas de salud, este plan proporcionaría un alivio económico a las familias que en algunos casos gastan hasta el 20% de sus ingresos en la prima del plan de salud.

Por otra parte, el plan de Biden también beneficiaría a la población de menores ingresos que ya reciben subsidios, pero en donde todavía está el mayor porcentaje de no asegurados.

El nuevo plan ayudaría a este grupo para el que las primas, incluso con subsidios, siguen siendo una carga difícil de sobrellevar. El proyecto de ley reduciría de 4% a 0% el porcentaje que una persona de bajos ingresos pagaría por la prima de su cobertura.

Cómo se obtiene un subsidio

En el sitio web del mercado de seguros de salud, hay una solicitud de cobertura de salud y ayuda para pagar los costos. 

Completar la solicitud en línea es la forma más rápida, aunque también se puede enviar una solicitud en papel o llamar al centro de llamadas del mercado y realizar la solicitud por teléfono. 

Pedirán información básica sobre el individuo (y cualquier miembro de la familia que solicite cobertura con esa persona), incluido el número de Seguro Social e información sobre ciudadanía o estatus migratorio. 

También se pedirá información sobre empleo e ingresos, incluida la declaración de impuestos más reciente. Una vez que se haya enviado la solicitud, el mercado informará si se reúnen los requisitos para recibir ayuda para pagar los planes de salud calificados que ofrece. 

También se le informará al individuo (o a algún miembro de la familia) si puede ser elegible para la cobertura a través de Medicaid o el Programa de Seguro de Salud Infantil (CHIP).

Para completar las solicitudes por internet, se debe crear una cuenta personal segura con un nombre de usuario y contraseña.

Para ser elegible para subsidios, las personas no deben ser elegibles para la cobertura pública, incluido Medicaid y CHIP, Medicare o la cobertura militar, y no deben tener acceso a un seguro médico a través de un empleador. 

(Hay una excepción en los casos en que el plan del empleador es inasequible porque la parte de la prima del empleado supera el 9.83% de los ingresos del empleado en 2021. También en los casos en que el plan del empleador no proporciona un nivel mínimo de cobertura).

La cantidad de subsidio que se vaya a recibir depende del ingreso y del costo de los planes del mercado de seguros de salud en el área en la que vive el usuario.  

El mercado determinará la contribución que se espera que se deba pagar, usando como referencia un plan Plata de costo medio.

La diferencia entre la prima para el plan de referencia y la contribución del consumidor es igual a la cantidad del crédito impositivo. El mercado informará el monto en dólares. 

Los créditos impositivos para las primas pueden reclamarse al final del año, o pueden aplicar por adelantado para un crédito impositivo basándose en el ingreso estimado del año siguiente. 

Si se elige tener un crédito por adelantado, el gobierno pagará 1/12 del crédito directamente a la aseguradora cada mes y la aseguradora enviará la factura por el resto de la prima al beneficiario. esta factura se envía incluso si el monto es $0 o cercano a $0. 

Es importante tener en mente que cuando se aplica para un crédito impositivo para las primas durante el período abierto de inscripción, puede ser que no se sepa cuál será exactamente el ingreso para el año de cobertura, por lo que se deberá aplicar en base al mejor estimado. 

Fuentes: CMS, proyecto ACA, TWP, KFF, Oficina del Censo, cuidadodesalud.gov.

Comparte tu opinión