No cometas estos 3 errores al inscribirte en un plan médico

No cometas estos 3 errores al inscribirte en un plan médico
| Foto: GETTY IMAGES

Si no tienes seguro de salud a través de tu trabajo, debes comprar uno por tu cuenta. Los mercados de seguros establecidos por la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA, popularmente conocida como Obamacare) les ha permitido a millones de personas adquirir planes de salud completos, a precios accesibles, y también recibir subsidios para, dependiendo de la situación económica, poder pagarlos.

Este es el momento de actuar. Los mercados de seguros están abiertos en la mayoría de los estados hasta el 15 de diciembre. Y la ventana se va cerrando, por eso, hay menos margen para cometer errores.

La mayoría de los planes en los mercados de ACA permiten la renovación automática de un plan de salud. Si el caso es que el plan no estará disponible el año entrante, lo que el sistema hace es transferirte a uno similar. NO LO PERMITAS. 

Consejo 1

Es muy importante revisar el plan que tienes y analizar si tal vez necesites cambiarlo de acuerdo a tus necesidades de salud. Hasta el 15 tienes tiempo para hacerlo. Revisa la letra chica, porque tal vez estás pagando por posibles servicios médicos que no tienen nada que ver con tu historial clínico. 

Es cierto que al pensar en salud inmediatamente se piensa en el bolsillo. Por eso, la gente tiende a adquirir el plan con la prima (lo que pagas al mes por tener cobertura) más barata. Pero recuerda que el costo de la primera suele ser inversamente proporcional al deducible (lo que debes pagar de tu bolsillo hasta que la aseguradora empiece a pagar). A prima más baja, deducible más alto. Y viceversa. Por eso…

Consejo 2 

De nuevo, revisa tu plan médico, tus necesidades de salud, por ejemplo, si tienes atención médica por una condición crónica, tal vez te convenga gastar un poco más al mes en la prima, pero evitar enfrentarte a gastos de bolsillo más altos a lo largo del año.

Es cierto, ahora en la mayoría de los estados no es obligatorio tener seguro de salud. Pero recuerda que los accidentes ocurren, y la salud es algo dinámico, que cambia si aparece un virus, una condición, o algo temporal pero costoso. Entonces…

Consejo 3

No te quedes sin seguro médico. Las siguientes son al menos seis razones de peso por las que debes tener cobertura médica:

1) Cuentas astronómicas. Un seguro de salud puede ser costoso, pero no tenerlo puede costar mucho más. Un accidente, una fractura, el diagnóstico de una condición cardíaca, colesterol alto, hipertensión, una erupción en la piel, una crisis asmática, la caída de tu niño andando en bicicleta, pueden desencadenar visitas inesperadas al doctor y una catarata de cuentas médicas difíciles de pagar.

2) Ayuda para pagar.  Tu seguro de salud paga por tus gastos médicos preventivos, y por otros gastos médicos en general cuando ya alcanzaste el límite de tu deducible (lo que debes desembolsar de tu propio bolsillo antes que la aseguradora comience a pagar).

3) Prevención familiar. Cuando todos los miembros de la familia tienen seguro médico, tienden a recibir más atención preventiva, hacerse los chequeos anuales, recibir las vacunas obligatorias y las de la gripe. Si se tiene una situación o emergencia médica y no se tiene seguro de salud, seguramente la persona termine en una sala de emergencia, lo que es mucho más costoso, ya sea para su propio bolsillo si tiene capacidad de pagar esa cuenta, o para el hospital si tiene que absorber ese gasto.

4) Cuidado gratuito. Cuando tienes seguro de salud, por ley puedes tener vacunas y chequeos preventivos sin costo, incluso antes que alcances tu deducible.

5) Pertenecer a una red. Al tener seguro, pagas menos cuando recibes atención de proveedores de salud que forman parte de tu plan médico, incluso antes que alcances tu deducible.

6) Beneficio colectivo. Cuando una persona paga un seguro de salud, el dinero de las primas va a una especie de fondo común que la aseguradora utiliza para pagar por los gastos médicos de sus miembros. Una persona saludable gasta menos y, obviamente, una persona con condiciones médicas, más. Ese balance, que varía constantemente porque alguien sano puede enfermarse, ayuda a que las primas (los pagos mensuales) no aumenten, además de contribuir a la salud y el bienestar común.

Comparte tu opinión