Cuenta regresiva para tener seguro de salud

Cuenta regresiva para tener seguro de salud
| Foto: GETTY IMAGES

Quedan pocos días para que tomes una de las decisiones más importantes de tu vida: proteger la salud tuya y de tu familia.

El período abierto de inscripción es la ventana anual en la que se abren los mercados de seguros, para que los consumidores puedan adquirir un plan médico. Y ya está comenzando el conteo regresivo.

Todos los mercados de seguros de salud comienzan el período abierto el 1 de noviembre. Y la mayoría lo cierra el 15 de diciembre, a las 11:59 pm. Pero:

  • California, Colorado y el Distrito de Columbia han extendido sus períodos abiertos de inscripción de manera permanente. En los dos estados dura hasta el 15 de enero del año siguiente (en este caso de 2020); la capital de la nación lo alargó hasta el 31 de enero del año siguiente (en este caso de 2020).
  • Solo Nevada permite que sus residentes se inscriban por fuera del período abierto, sin vivir un evento de vida para calificar para un período especial de inscripción (SEP).
  • Este año, 11 estados y el Distrito de Columbia manejan sus propios mercados de seguros (Nevada se sumará en 2020)

A estos mercados los estableció la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA, popularmente conocida como Obamacare) en 2010 y, desde entonces, 20 nuevos millones de consumidores han adquirido seguro de salud (muchos de ellos por primera vez en sus vidas).

Qué puedes hacer durante el período abierto de inscripción

Durante este tiempo se puede:

  • Comprar un nuevo plan de salud
  • Cambiar uno que ya se tenga (comparando red de doctores, coberturas, precios, etc.)
  • Pedir subsidios para poder pagar las primas (lo que pagas cada mes por tener cobertura)
  • Saber si se es elegible para Medicaid (aunque la inscripción para este programa está abierta todo el año, este período es un buen momento para indagar la elegibilidad)

Hay un mercado federal (cuidadodesalud.gov), que usan muchos estados, y mercados estatales, que son aquellos creados por los gobiernos locales. Algunos estados tienen un sistema mixto: en parte usan la plataforma federal y en parte la gerencian ellos mismos. Por ejemplo, usan cuidadodesalud.gov para la inscripción, pero manejan un sitio en donde asesoran y ayudan al consumidor a comparar planes médicos. Algunas cosas para tener en cuenta e inscribirse bien:

  • Debes navegar el sitio del mercado de seguros de tu estado antes que comience la inscripción. Aunque no podrás registrarte, sí podrás ver si hay novedades, nuevos planes, información que puede ser valiosa a la hora de comprar o cambiar de cobertura.
  • Si tienes papeles —no solo estatus migratorio como residencia permanente o ciudadanía—sino también, por ejemplo, visa de estudio o de trabajo, puedes adquirir un seguro de salud en estos mercados.
  • Si tu familia tiene estatus migratorio mixto, en donde algunos miembros son documentados y otros no, los que tienen papeles pueden inscribirse (desafortunadamente los inmigrantes sin papeles no pueden acceder a este mercado).
  • No te quedes con información del pasado. Muchos estados han expandido Medicaid, lo que permite que personas que antes no calificaban (aunque sus salarios no eran altos), ahora puede ser que sean elegibles. Averigua cuál es la situación en tu estado.

Hasta el momento, 37 estados han expandido el programa de salud que ayuda a las personas de bajos ingresos a tener atención médica.

Muchas personas, especialmente las más jóvenes y saludables, se preguntan por qué deben gastar dinero en un seguro de salud.

No conocen de palabras como hipertensión, colesterol alto, o incluso prevención. Pero... ¿y si ocurre un accidente imprevisto?

¿Lo piensas dos veces cuando contratas el seguro de tu auto, de tu vivienda, incluso de objetos valiosos que posees?

Hay muchas maneras sabias de ahorrar dinero, pero decidir no tener seguro de salud no es una de ellas.

Las siguientes son al menos seis razones de peso por las que debes tener cobertura médica:

1) Cuentas astronómicas. Un seguro de salud puede ser costoso, pero no tenerlo puede costar mucho más. Un accidente, una fractura, el diagnóstico de una condición cardíaca, colesterol alto, hipertensión, una erupción en la piel, una crisis asmática, la caída de tu niño andando en bicicleta, pueden desencadenar visitas inesperadas al doctor y una catarata de cuentas médicas difíciles de pagar.

2) Ayuda para pagar.  Tu seguro de salud paga por tus gastos médicos preventivos, y por otros gastos médicos en general cuando ya alcanzaste el límite de tu deducible (lo que debes desembolsar de tu propio bolsillo antes que la aseguradora comience a pagar).

3) Prevención familiar. Cuando todos los miembros de la familia tienen seguro médico, tienden a recibir más atención preventiva, hacerse los chequeos anuales, recibir las vacunas obligatorias y las de la gripe. Si se tiene una situación o emergencia médica y no se tiene seguro de salud, seguramente la persona termine en una sala de emergencia, lo que es mucho más costoso, ya sea para su propio bolsillo si tiene capacidad de pagar esa cuenta, o para el hospital si tiene que absorber ese gasto.

4) Cuidado gratuito. Cuando tienes seguro de salud, por ley puedes tener vacunas y chequeos preventivos sin costo, incluso antes que alcances tu deducible.

5) Pertenecer a una red. Al tener seguro, pagas menos cuando recibes atención de proveedores de salud que forman parte de tu plan médico, incluso antes que alcances tu deducible.

6) Beneficio colectivo. Cuando una persona paga un seguro de salud, el dinero de las primas va a una especie de fondo común que la aseguradora utiliza para pagar por los gastos médicos de sus miembros. Una persona saludable gasta menos y, obviamente, una persona con condiciones médicas, más. Ese balance, que varía constantemente porque alguien sano puede enfermarse, ayuda a que las primas (los pagos mensuales) no aumenten, además de contribuir a la salud y el bienestar común.

Comparte tu opinión