California: menos niños inmigrantes en Medi-Cal... ¿es por miedo?

California: menos niños inmigrantes en Medi-Cal... ¿es por miedo?
| Foto: ISTOCK

A medida que California se prepara para expandir la cobertura de Medicaid a los adultos jóvenes que viven en el estado sin papeles, la cantidad de niños inmigrantes indocumentados en el programa está disminuyendo lentamente, según muestran nuevos datos estatales. 

Los niños indocumentados han sido elegibles para Medi-Cal, el programa estatal de Medicaid para residentes de bajos ingresos, desde mayo de 2016, y, un año después, su inscripción llegó a 134,374, según datos del Departamento de Servicios de Salud del estado. Desde entonces, la inscripción se ha mantenido similar o ha caído. 

En febrero pasado, el último mes para el que se dispone de datos, se inscribieron en Medi-Cal 127,845 niños indocumentados de hasta 18 años, un descenso de aproximadamente el 5% desde el pico de abril de 2017.  

Esta caída refleja las tendencias estatales y nacionales para todos los niños inscritos en Medicaid y en el Programa de Seguro de Salud Infantil (CHIP). 

De diciembre de 2017 a diciembre de 2018, la inscripción general de niños en ambos programas bajó 2.2% a nivel nacional y 3% en California, según un informe del Instituto de Políticas de Salud de la Universidad de Georgetown. 

Algunos expertos atribuyen la caída de la matrícula entre todos los niños a una economía fuerte: más personas tienen trabajos y acceso a un seguro de salud patrocinado por el empleador. Pero investigadores de Medicaid dicen que probablemente haya otros factores en juego para los niños inmigrantes.

Es más probable que la disminución en su inscripción esté relacionada con un cambio en los patrones de migración y el temor creciente entre sus familias en respuesta a la retórica antiinmigrante y la represión federal contra inmigrantes no autorizados, dijo Edwin Park, profesor de investigación de políticas de salud en la Universidad de Georgetown.

"Es probable que el ambiente hostil general para las familias inmigrantes esté jugando un papel crítico en la inscripción", explicó Park. "Debería haberse visto un aumento continuo en las inscripciones porque el programa aún es relativamente nuevo". California, junto con Illinois, Massachusetts, Nueva York, Oregon y Washington, además del Distrito de Columbia, brindan cobertura de salud pública para niños indocumentados.

El año pasado, California asignó $365.2 millones para cubrir la atención de estos niños. A pesar que Medicaid es un programa estatal y federal conjunto, California debe pagar por los beneficios ampliados para los inmigrantes sin papeles.

A partir del próximo año, como parte del presupuesto estatal 2019-20 firmado el mes pasado por el gobernador Gavin Newsom, el estado ampliará la cobertura de Medi-Cal a los inmigrantes adultos indocumentados de 19 a 25 años. Los funcionarios estiman que 90,000 adultos jóvenes se unirán en el primer año.

El presidente Donald Trump criticó la medida de California y amenazó con "detenerla".

"Los demócratas quieren tratar a los ilegales con atención médica y con otras cosas, mejor que a los ciudadanos de nuestro país", dijo Trump el 1 de julio.

El Departamento de Servicios de Atención Médica del estado, que administra Medi-Cal, dijo que los niños indocumentados podrían estar abandonando el programa debido a que no cumplen con los requisitos cuando cumplen 19 años o se mudan del estado.

Randy Capps, director de investigación en el Instituto de Políticas de Migración de Washington, DC, dijo que un cambio en los patrones de inmigración dentro y fuera de California también podría afectar esta inscripción.

Según el informe del Centro de Investigación Pew publicado en junio, la cantidad de personas que ingresan ilegalmente al país ha disminuido, especialmente de México. Eso es notable en California, donde los ciudadanos mexicanos constituyen la mayoría de la población inmigrante indocumentada del estado.

El informe estima que hubo 4.9 millones de inmigrantes no autorizados de México en los Estados Unidos en 2017, frente a los 6.9 millones de 2007.

"Todos los datos sugieren una tendencia a la baja en la inmigración ilegal, especialmente de origen mexicano", dijo Capps.

En California, "con el reciente auge económico, eso puede estar acelerándose porque el costo de la vida está aumentando astronómicamente", dijo. "La vivienda se está volviendo prohibitivamente cara para los inmigrantes indocumentados en grandes partes del estado".

Aunque ha habido un número creciente de inmigrantes centroamericanos que intentaron ingresar al país en la frontera sur este año, la mayoría está solicitando asilo y no se les considera indocumentados.

Como resultado, la mayoría de esos niños no calificarían para Medi-Cal bajo este programa, explicó Gabrielle Lessard, abogada del Centro Nacional de Derecho de Inmigración.

Pero la retórica que rodea a los refugiados centroamericanos ha sido acalorada, y Trump ha hecho de las conversaciones duras sobre la inmigración una pieza central de su presidencia.

Trump amenaza con redadas. Su administración también ha seguido políticas dirigidas a los inmigrantes. Por ejemplo, el otoño pasado, el gobierno federal presentó su propuesta ampliada de "carga pública", que consideraría como algo negativo para los que aplican a la residencia que hayan usado programas de beneficio público, incluidos los vales de vivienda de Medi-Cal, CalFresh y la Sección 8.

La regla propuesta no ha entrado en vigor, y no está claro si lo hará. Si se implementa, afectaría principalmente a los inmigrantes legales, pero también podría afectar a los inmigrantes indocumentados en caso de que sean elegibles para buscar un estatus legal en el futuro.

En respuesta, las familias inmigrantes no autorizadas —o con estatus mixto— han renunciado a la atención médica, faltan a las citas médicas.

Lessard sospecha que los indocumentados podrían sacar a sus hijos de Medi-Cal o simplemente no renovar su cobertura.

"Esta comunidad ha estado tan aterrorizada por la administración que la gente tiene miedo de asistir a sus citas en los centros de salud", dijo. "Por lo tanto, la perspectiva de proporcionar su información al gobierno, aunque sea el gobierno estatal, es realmente aterradora para mucha gente".

Comparte tu opinión