SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

5 secretos que tu aseguradora de salud nunca te confesará

La famosa letra chica de las aseguradoras, aquella que explica muchas cosas que no pueden decirse en voz alta, contiene secretos sobre las coberturas que intentaremos develarte. 

Es importante que estés bien informado, para elegir el plan médico que se ajuste a tus necesidades y las de tu familia, sin tener que sufrir ataques por gastos escondidos, servicios que no se cubran y otros malos momentos producto no de condiciones médicas sino de maldades administrativas y codicia. Podemos ayudarte a elegir bien.

1. Cobertura completa no siempre significa “cubierto por completo”. 

Expertos aseguran que no existe la cobertura completa. Y usan como metáfora la imagen de un queso gruyere: un pedazo entero, pero con varios agujeros. Siempre hay copagos, deducibles y especialmente profesionales de salud fuera de la red que tu plan no cubre. 

2. Hay algo detrás de tanto interés en tu salud…

A las aseguradoras les importa que estés sano porque seguramente de esa manera gasten menos en tu salud, no porque son entidades altruistas. Pero hay que ver el lado positivo de esta tendencia a ofrecer premios para los que se cuidan bien, no fuman y van al gimnasio: tanto la aseguradora como el consumidor se benefician. El incentivo puede ayudar a cuidar tu salud un poquito más.

3. El hospital está dentro de la red, lo que no significa que todos los que trabajan ahí estén.

Es muy común que el hospital contrate a equipos de salud para situaciones específicas como cirugías o procedimientos no quirúrgicos. Lo que puede ocurrir es que creas que todos los que te están atendiendo están dentro de la red de salud y en realidad no es así. La situación típica mencionando un procedimiento común: cuando en una colonoscopía, el médico que la practica está dentro de la red, pero el anestesista no. La cuenta que puede llegar, puede asustarte. Siempre hay que preguntar antes de cualquier procedimiento.

4. Ellos no siempre te los dicen, pero tú debes conocer bien tus números

Muchas personas piensan, equivocadamente, que sus primas (lo que pagas al mes por tener seguro) y sus deducibles (lo que tiene que pagar hasta que el seguro empieza a pagar) son los únicos números importantes en una póliza. No es así, los copagos (la parte que tienes que pagar si vas a un especialista), los medicamentos recetados que cubre, y cuánto cubre. Hay muchos números de los que tienes que estar muy consciente a la hora de decidir comprar un plan, o cambiar el que tienes. Lleva tiempo y paciencia. Y a veces es difícil entenderlos, pero se justifica el esfuerzo.

5. Seguramente tu cuenta médica tenga un error

Está estudiado: el 80% de las cuentas médicas contienen errores, según Medical Billing Advocates of America. En general están relacionados con los complejos códigos que se utilizan para calificar el servicio o procedimiento que recibiste. Hay que revisar la factura con lupa, y reclamar si se detecta alguna discrepancia. Y recuerda, nunca es tarde para negociar una cuenta. Eso sí, no pagues por anticipado, porque ese es un acto de reconocimiento de que la cuenta era justa. 

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Seguros de Salud a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad