¿Qué es la astenia primaveral?

¿Qué es la astenia primaveral?
La astenia primaveral se caracteriza por fatigas y agotamientos durante el inicio de la temporada.

La primavera trae consigo temperaturas agradables, paisajes coloridos y diferentes alergias. Esto último puede resultar molesto para muchos, aunque no se trataría del único problema que esta estación podría causar.

Aunque su origen es incierto, muchos especialistas creen que la primavera puede generar en las personas sensaciones de fatiga, cansancio y hasta depresión leve, que agrupan bajo el nombre de astenia primaveral.

Otros profesionales descartan la idea de que se trate de una enfermedad. Víctor Navarro, psiquiatra del hospital Clínico de Barcelona, explicó en El País "Hay gente que dice sentirse algo fatigada y desmotivada, pero no hay ningún estudio científico que demuestre su relación con la primavera".

Entonces, ¿De qué se trata? La astenia es un síntoma de varios trastornos, caracterizada por una sensación generalizada de cansancio, fatiga, debilidad física y psíquica. Suele darse en personas jóvenes, entre los 20 y 50 años, principalmente en mujeres.

Puede deberse a cambios hormonales o una alimentación pobre en vitaminas y minerales, aunque, cuando se la asocia a la primavera, se propone que surge debido a que nuestro cuerpo no puede adaptarse a un nuevo entorno, caracterizado por mayores horas de luz, temperaturas, presión atmosférica y humedad.

La astenia primaveral se ve acompañada de diferentes síntomas:

  • Pérdida de interés en las actividades diarias.
  • Apatía.
  • Agotamiento.
  • Bajo apetito.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Irritabilidad y ansiedad.
  • Dolores de cabeza y musculares.
  • Tristeza injustificada.
  • Presión arterial baja.

¿Puede aliviarse?

Al igual que sucede con los casos de fatiga común o depresión leve, existen maneras de prevenirla o combatirla.

Mayra Velásquez, responsable de Endocrinología, Dietética y Nutrición del Hospital HM Delfos, en Barcelona señaló en La Vanguardia que la mayoría de los casos son pasajeros y duran aproximadamente dos semanas, hasta que el cuerpo se habitúa a los cambios. Para mejorar sus síntomas, hay algunos alimentos y determinadas pautas dietéticas que suelen ser de gran ayuda para la mayoría de los afectados.

Rubén Bravo, experto en Nutrición y portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad, también explicó que las actividades físicas en grupo son excelentes métodos para combatirla, ya que liberan dopamina y serotonina, hormonas relacionadas con la felicidad y la sensación de plenitud.

Si padecemos esta sensación durante la primavera podríamos adoptar algunas de las siguientes medidas:

  • Llevar una dieta saludable que cubra la deficiencia de nutrientes y vitaminas, con frutas o verduras crudas, frutos secos, pescado o lácteos.
  • Realizar actividades físicas de intensidad moderada de manera regular.
  • Dormir las 7 u 8 horas de sueño recomendadas.
  • Regularizar nuestros horarios para estabilizar nuestro reloj biológico.
  • Relajarse y despejarse con hobbies.
  • Reducir el consumo de café y alcohol.

La astenia primaveral no debe confundirse con el Trastorno Afectivo Estacional (TAE), una patología psiquiátrica reconocida como un tipo especial de depresión que se acentúa durante el invierno o el verano y requiere de tratamiento médico.

Más información sobre trastornos:

Comparte tu opinión