Pandemia: una de cada 10 mujeres tiene problemas con el alcohol

Pandemia: una de cada 10 mujeres tiene problemas con el alcohol
| Foto: ISTOCK

Hay situaciones extremas que disparan conductas inesperadas, incluso en personas que creen tener todo bajo control. Las cuarentenas establecidas para evitar la propagación del nuevo coronavirus han sido una de ellas.

Y un nuevo estudio realizado en los Estados Unidos arroja luz sobre el problema: cómo la pandemia, el encierro y el aislamiento han causado problemas de alcohol en muchos hogares. Y especialmente en las mujeres.

El trabajo, que se basó en una encuesta de RAND Corporation American Life Panel con más de 2,600 participantes a lo largo del país, se publicó en JAMA Network Open

Reveló que la frecuencia general de consumo de alcohol entre adultos de 30 a 80 años aumentó un 14% en comparación con 2019, con aumentos del 17% para las mujeres. 

Una de cada 10 mujeres ha manifestado tener problemas con el alcohol al ritmo de la propagación de COVID y de la necesidad de cambiar rutinas y hábitos sociales.

Las cifras se dispararon especialmente a partir de marzo, cuando los casos de COVID comenzaron a aumentar de manera exponencial, y se establecieron las cuarentenas.

Ahogar los miedos

La primera reacción cuando se anunció la recomendación de quedarnos en casa por el nuevo coronavirus fue comprar leche, huevos y papel higiénico. La segunda: armarnos de un bar en el hogar que pudiera competir con el mejor pub irlandés.

Una encuesta realizada por la agencia experta en investigación de mercados Nielsen, reflejó este impulso: reveló que las ventas de alcohol en los primeros días del distanciamiento social se dispararon de manera astronómica. Un 55% más que en el mismo período de 2019.

Por ejemplo en Pennsylvania, en donde el gobernador Tom Wolf consideró que las licorerías no eran necesarias y decidió cerrarlas, se vendió en la semana previa al cierre lo que se vende en seis meses.

Y un sitio de internet que comenzó a ofrecer envíos de botellas a domicilio colapsó debido a la alta demanda. Incluso algunos residentes de ese estado buscaron cruzar la frontera estatal y "escapar" a Delaware para comprar alcohol. La policía los hizo regresar a casa con las manos vacías.

En otras partes del país, las licorerías permanecieron abiertas durante las cuarentenas y también registraron ventas récord.

¿Qué hacer con tanto alcohol? Por supuesto... tomarlo.

Un momento de estrés, miedos y preocupaciones que pueden convertir al consumo "no social" en un problema de salud mental.

Aunque expertos piensan que no habrá una ola de alcoholismo a causa de la pandemia, sí advierten que aquellos que han superado la adicción o que tienden a tomar de más (lo que en inglés se conoce como "binge drinking") deben cuidarse particularmente.

¿Cuándo el consumo de alcohol puede volverse adicción?

Generalmente, las personas toman en eventos sociales, como una forma de conectar con amigos y familia, para celebrar. Se conversa alrededor de una botella. O en casa, luego de una larga jornada de trabajo, para relajarse.

Al principio de la cuarentena se organizaron happy hours por Zoom o Skype, se brindó con amigos a distancia. Incluso cuando se comenzó a conducir menos no había que pensarlo dos veces.

Pero a medida que se acumularon las semanas de encierro, lo que comenzó como una forma de relajarse pudo, para algunos, empezar a sentirse como un hábito difícil de evadir o controlar. 

Las señales de que el alcohol está comenzando a ser un problema son, entre otras: cuando se piensa obsesivamente en tomar, no se controla la cantidad, el trago cambia el humor y la conducta, o afecta los vínculos familiares, sociales y laborales.

En estos días en los que hay que respetar normas de seguridad y salud pública para prevenir la diseminación del virus, el estar ebrio puede afectar seriamente la capacidad para seguir estas reglas.

Si eres un alcohólico recuperado, que no bebes hace ya mucho tiempo, conocerás muy bien estos cambios, y tendrás recursos para controlarlos. Se te encenderá una luz interior de alerta. Pero para aquellos que están en recuperación, la combinación de estrés y distanciamiento social puede hacer que mantener la sobriedad sea aún más desafiante.

Si necesitas ayuda, hay sitios que pueden conectarte con el apoyo a distancia.

Por mucho tiempo, expertos en el tratamiento de las adicciones han ofrecido sesiones a través de la telemedicina, para ayudar a las personas a controlar este impulso. El recurso es extremadamente útil en estos tiempos de pandemia y cuarentena. El National Instituto of Abuse Alcohol and Alcoholism tiene un navegador que te puede ayudar a encontrar estos servicios en tu área.

Los grupos de apoyo han demostrado ser muy eficaces para poder hablar con pares del problema. Saber que no estás solo en este periplo hacia el control es importante.

E incluso en la plataforma del instituto hay un sitio de internet que te ayuda a repensar el hábito, si nunca has tenido problemas con el alcohol, pero ahora sientes que te estás descarrilando.

El consumo excesivo de alcohol se define como un patrón de consumo de alcohol que eleva el nivel de concentración de alcohol en sangre (BAC en inglés) al 0.08% o más. 

Este patrón de consumo generalmente corresponde a 5 o más bebidas en una sola ocasión para hombres o 4 o más bebidas en una sola ocasión para mujeres, consumidas en un lapso de dos horas.

Las personas no salen a su jardín y gritan: "soy alcohólica". En general es una crisis que se sufre en silencio, hasta que se evidencia de manera dramática.

El nuevo trabajo alerta sobre la necesidad de hablar del tema y educar sobre las señales de alerta de que la bebida comienza a ser un problema.

Fuentes: CDC, National Institute on Abuse Alcohol and Alcoholism, JAMA Network Open.

Comparte tu opinión