Los niños, ¿pueden deprimirse?

Los niños, ¿pueden deprimirse?
El reto con los niños, es identificar la depresión, ya que se expresa de diferentes formas. | Foto: GETTY IMAGES

En el caso de los niños las personas suelen pensar que su vida es el mundo de los juegos de la fantasía y de la despreocupación. Esto no es necesariamente así. 

Los niños por su nivel de desarrollo psicológico y motor, están sometidos a un estado de minusvalía y dependencia. 

Esta dependencia, es prácticamente absoluta cuando son recién nacidos y dependen de un cuidador para sus necesidades más básicas, hasta el adolescente que tiene las dimensiones físicas de un adulto, pero carece de la educación y la experiencia suficiente para ser competitivo y lograr la independencia económica y afectiva.

Los niños pueden deprimirse

El impacto sobre el estado psicológico y emocional que ejercen la familia nuclear y los cuidadores, es mayor mientras más pequeño es el niño. 

Por lo tanto el grado de salud mental de estas personas es muy importante, de ahí la calidad de la interacción y la riqueza de lo que aporta al espíritu y psique del infante.

Factores asociados en la depresión en niños

En la depresión hay muchos factores involucrados en su origen por ejemplo: la herencia, la personalidad, las creencias sobre uno mismo, el mundo y el futuro; el ambiente familiar y sociocultural, las relaciones afectivas, condiciones médicas, uso de sustancias adictivas, medicamentos prescritos. 

Los niños son muy sensibles a alguno de estos factores, pero también mejoran y responden rápido cuando son corregidos.

Reto en el tratamiento en la depresión en niños

El reto con los niños, es identificar este estado clínico, ya que la presentación de los síntomas, se enmascaran o se expresan de distintas maneras, debido a que sus características psicológicas, afectivas y nivel de desarrollo varían con la edad.

Un lactante tiene un nivel de lenguaje que no le permite expresar las ideas como los adultos.

La concepción de la muerte es distinta en un preescolar, si lo comparamos con un niño de edad escolar. 

El control de las emociones y las expresiones afectivas son distintas: los niños pequeños son más emotivos, impulsivos e intensos, más dependientes y absorbentes en sus vínculos. 

Todo esto modifica la manera como expresan sus estados de ánimo.

La depresión en los niños existe, se estima que aproximadamente un millón de niños consume antidepresivos solamente en los Estados Unidos de América. 

En la mayoría de los casos se recurre a tratamiento psicoterapéutico individual, terapia familiar, terapia de grupo.

Comparte tu opinión