Cómo se relaciona la epilepsia con los trastornos mentales

Cómo se relaciona la epilepsia con los trastornos mentales
El tratamiento de la epilepsia requiere de un abordaje multidisciplinario para garantizar una mejor calidad de vida. | Foto: GETTY IMAGES

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS)a nivel global, unas 50 millones de personas sufren de epilepsia, de las cuales cerca de 4 millones vive en los Estados Unidos, según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). 

¿Qué es la epilepsia?

La epilepsia es un diagnóstico neurológico, y se refiere a una condición crónica, en la que ocurren 2 o más crisis de aparición súbita, que son recurrentes, similares e involuntarias.

La forma como se manifiesta en cada paciente puede variar, lo que depende del área del cerebro donde se origina la crisis y hacia dónde se extiende la actividad eléctrica descontrolada, que ocurre cuando se presenta un episodio. 

Algunas crisis pueden manifestarse como convulsiones, otras pueden ser por ejemplo la pérdida de la conciencia o episodios de ausencia. 

Cualquier enfermedad que por su mecanismo de daño en el cuerpo, afecte la estructura o el funcionamiento del sistema nervioso central del paciente, puede producir síntomas neurológicos o psiquiátricos.   

Mientras más se aproxima la enfermedad al cerebro, mayor la probabilidad de que produzca síntomas neuropsiquiátricos.

En el caso de la epilepsia, el daño y los cambios ocurren en el tejido cerebral, lo que ocasiona una actividad anormal que origina las crisis y convulsiones. 

Epilepsia y trastornos psiquiátricos

Dicho esto, es lógico pensar que otros síntomas y problemas del funcionamiento del cerebro pueden ocurrir, y manifestarse en estos pacientes.

Lo que se ha podido constatar en diversos estudios, es que hay una mayor incidencia de trastornos psiquiátricos en los pacientes que sufren de epilepsia, cuando se compara con la población general. 

Algunos ejemplos: Trastornos como las psicosis, la depresión, los trastornos de ansiedad, problemas cognitivos; como el déficit de atención, los trastornos de aprendizaje, autismo, cambios en la personalidad y tendencia a la impulsividad.

TDAH y epilepsia

Para ejemplificar lo dicho anteriormente, tenemos que se estima que el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) afecta al 12 por ciento de los niños con epilepsia. 

En los adultos cerca del 18 % cumple criterios de TDAH, cifra que cuadruplica la prevalencia que se ve del TDAH en la población adulta que no padece de epilepsia. 

Lo antes expuesto refuerza la idea de algunos expertos que proponen considerar a la epilepsia no solamente una enfermedad neurológica, sino más bien verla como un trastorno donde se presenta una variedad importante de problemas neurológicos, cognitivos, psicológicos y sociales. 

Esto obliga a un abordaje multidisciplinario, que garantice un trabajo integral para lograr la calidad de vida que estas personas se merecen.

Comparte tu opinión