SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Víctimas de bullying, más propensas a llevar armas a la escuela

Los adolescentes víctimas de bullying que han sido amenazados o han estado en una pelea tienen más probabilidades de llevar un arma a la escuela que sus compañeros que no fueron intimidados, según un nuevo estudio publicado en la revista Pediatrics.

El acoso escolar, conocido por su palabra en inglés bullying, es un problema que afecta a millones de niños cada año en las escuelas de los Estados Unidos.

Los autores del estudio utilizaron datos de la Encuesta de Comportamiento de Riesgo Juvenil 2015 de los Centros para el Control y Prevención  de Enfermedades (CDC). Entre más de 15,000 participantes descubrieron que el 20 por ciento de los estudiantes de secundaria encuestados habían sido objeto de acoso durante el año anterior y 4.1% había llevado un arma en el último mes. En tanto, la tasa de estudiantes que portaban un arma fue casi la misma para quienes no fueron víctimas de bullying y para víctimas sin factores de riesgo adicionales en 2.5% y 2.8%, respectivamente.

Factores  de riesgo

Los investigadores se propusieron identificar qué víctimas de acoso eran más propensas a portar armas al observar tres posibles factores de riesgo: pelear, ser amenazados o heridos con un arma en la escuela y faltar a la escuela por sentirse inseguros.

Para los estudiantes con un factor de riesgo, el uso de armas varió del 5.3% al 11.9%, siendo la tasa más altas para aquellos estudiantes que fueron amenazados o lesionadas en la escuela. Las tasas de uso de armas oscilaron entre 9.7% y 25.9% para los estudiantes con dos factores de riesgo y alcanzaron un máximo de 46.4% para aquellos con los tres factores de riesgo.

"Los estudiantes cuyo sentido de seguridad había sido violado o amenazado de manera sucesiva tenían una mayor propensión a llevar armas a la escuela, con cada factor de riesgo adicional agravándolo aún más", escribieron los autores.

Género

Según los CDC, el bullying se caracteriza como "cualquier comportamiento agresivo no deseado por otro joven o grupo de jóvenes que no son hermanos o parejas actuales  que implica un desequilibrio de poder observado o percibido y se repite múltiples veces".

Las víctimas de acoso tienen un mayor riesgo de experimentar problemas físicos, de salud mental y académicos negativos que pueden persistir durante años después del incidente  de intimidación. También muestran niveles más altos de conductas violentas en comparación con las no víctimas.

El estudio mostró también una discrepancia de género. Aunque era más probable que las niñas informaran haber sido víctimas de bullying, los niños acosados tenían casi tres veces más probabilidades de ser quienes llevaban armas a clase.

Los padres y maestros deben estar alertas tanto a los estudiantes varones como a  las mujeres que evitan ir a la escuela o tienen lesiones inexplicables, según el estudio. Los pediatras deben evaluar los tres factores de riesgo señalados en la investigación y conectar a los adolescentes acosados con los recursos adecuados.

"Al mejorar la sensación de seguridad entre los jóvenes acosados es posible que ya no sientan la necesidad de llevar armas en la escuela", destacaron los autores de un editorial que acompañó la investigación.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad