SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

El hijo de Granger Smith murió por ahogamiento ¿cómo evitar esta tragedia?

Granger Smith, el famoso intérprete de música country está devastado por la pérdida de su hijo de 3 años, quien se ahogó el jueves 6 de junio en una piscina familiar en Texas, EE.UU. 

Smith comunicó por Instagram que su hijo River Kelly murió en un trágico accidente y escribió: "Tengo que entregar noticias impensables. Hemos perdido a nuestro hijo menor, River Kelly Smith. Después de un trágico accidente, y a pesar de los mejores esfuerzos del doctor, no pudo ser revivido. Amber y yo tomamos la decisión de decir nuestras últimas oraciones y donar sus órganos para que a otros niños se les dé una segunda oportunidad en la vida. Nuestra familia está devastada y desconsolada, pero tenemos el  consuelo de saber que está con su padre celestial. Riv fue especial” decía su mensaje. 

El ahogamiento es la principal causa de muerte por lesiones en niños de de 1 a 4 años de edad en EE. UU. y es la tercera causa de muerte por lesiones no intencionales entre los niños y adolescentes de EE. UU. de 5 a 19 años. En 2017, el ahogamiento se cobró la vida de casi 1,000 niños en el país, informa la Academia Americana de Pediatría, y brinda estos consejos para padres y cuidadores que pueden salvar muchas vidas. 

Cómo prevenir los ahogamientos

1. Los padres y cuidadores nunca deben (ni siquiera por un momento) dejar a los niños pequeños solos o al cuidado de otro niño mientras estén en o cerca de bañeras, piscinas, spas o piscinas para niños y cuando estén cerca de zanjas de riego, estanques u otras aguas abiertas.

2. Deben estar conscientes de los riesgos de ahogamiento asociados con los peligros en el hogar. Los asientos de baño para bebés pueden volcarse, y los niños pueden deslizarse fuera de ellos y ahogarse en unas pocas pulgadas de agua en la bañera. Los bebés siempre deben estar con un adulto cuando están sentados en un asiento de baño en una bañera. 

3. El agua se debe vaciar de los recipientes, como cubos y baldes, inmediatamente después del uso. Los padres y cuidadores deben evitar el acceso sin supervisión al baño, a la piscina o al agua abierta.

4. Siempre que los bebés y niños pequeños (o nadadores no competentes) estén dentro o cerca del agua, un adulto supervisor con habilidades de natación debe estar a la distancia de un brazo, brindando supervisión constante.

5. Para evitar el acceso no deseado, las familias deben instalar una cerca aislante de 4 pies y 4 lados que separe la piscina de la casa y el resto del patio con una puerta de cierre automático.

6. Las familias pueden considerar las alarmas de piscina complementarias y las cubiertas de la piscina que soportan peso como ciertas capas adicionales de protección; sin embargo, no son un sustituto de las cercas adecuadas y de la supervisión de adultos. 

7. Los padres, cuidadores y propietarios de piscinas deben aprender RCP y mantener un teléfono y equipo de rescate aprobados. Los niños mayores y los adolescentes deben aprender RCP.

8. Los niños y los padres deben aprender a nadar y aprender habilidades de seguridad en el agua. A los niños se les debe enseñar que nunca deben nadar solos y sin la supervisión de un adulto.

9. Los padres deben monitorear el progreso de sus hijos durante las lecciones de natación y hacer que continúen al menos hasta que éstos logren la competencia básica en el agua, que incluye la habilidad de ingresar al agua, salir a la superficie, girar, impulsarse por lo menos 25 yardas, flotar y salir del agua.

10. Cada vez que un niño pequeño visita un hogar o negocio donde existe acceso al agua (por ejemplo, piscina, jacuzzi, agua abierta), los padres y/o tutores deben evaluar cuidadosamente las instalaciones para asegurarse de que haya barreras básicas, como una puerta corrediza.

11. Todos los niños y adolescentes deben llevar chalecos salvavidas aprobados por la Guardia Costera de EE. UU. cuando estén en una embarcación o en una moto acuática, y todos los adultos deben usar chalecos salvavidas cuando navegan para demostrar un comportamiento seguro y para facilitar la capacidad de ayudar a sus hijos en caso de emergencia.

12. Saltar o zambullirse en el agua puede provocar lesiones espinales devastadoras. Los padres y los niños deben conocer la profundidad del agua y la ubicación de los peligros bajo el agua antes de saltar o bucear. La primera entrada en cualquier cuerpo de agua debe ser primero con los pies.

13. Al seleccionar un lugar de agua abierto en el que sus hijos nadarán, los padres deben seleccionar sitios con salvavidas y áreas designadas para nadar. Incluso para los nadadores más expertos, es importante considerar el clima, las mareas, las olas y las corrientes de agua, y tratar de que el sitio sea seguro.

14. Los padres y los niños deben reconocer los riesgos de ahogamiento en las estaciones frías. Los niños deben abstenerse de caminar, patinar o montar sobre hielo débil o descongelado en cualquier cuerpo de agua.

Más para leer sobre ahogamiento en niños

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Salud de las estrellas a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad