Ya tuve a mi bebé y ahora, ¿qué pasará con mi cuerpo?

Ya tuve a mi bebé y ahora, ¿qué pasará con mi cuerpo?
Después del embarazo hay cambios en el cuerpo que es necesario conocer y tener los cuidados adecuados para una lactancia exitosa, recuperar la figura gradualmente y disfrutar esta etapa. | Foto: GETTY IMAGES

El tener a un bebé es una de las alegrías más grandes que puede tener una familia y sobretodo una mujer. 

Sin embargo mientras todos celebran la llegada del nuevo integrante a la familia, la mujer tiene que enfrentar los múltiples cambios psicológicos y físicos que conlleva dejar de estar embarazada.

Es necesario saber lo que ocurre en el cuerpo después del embarazo y los cuidados que se deben tener posterior a un parto o una cesárea.

Cambios fisiológicos después del embarazo

Independientemente de la vía de nacimiento de tu bebé, lo primero que ocurre es la involución del útero que ocurre en las primeras 12-24 horas y se encuentra a nivel de tu cicatriz umbilical.

El útero irá poco a poco disminuyendo de tamaño pero no será hasta después de un año en que volverá a las dimensiones similares a las que tenía antes de la gestación. Y si fue parto por cesárea tardará alrededor de dos años en cicatrizar.

Cambios de la leche materna 

En cuanto a la Lactancia materna, en los primeros 4 días esta secreción es amarilla y espesa, y es normal, es el calostro.

Entre los 5-12 días después del parto, la leche es de transición con una coloración grisácea o azulada. y a partir de los 10-15 días en adelante se trata de una secreción blanquecina y espesa, esta es la leche madura.

La composición de la leche materna es ideal desde el nacimiento para cada etapa del bebé ya que contiene diferentes nutrientes necesarios para un buen desarrollo.

La decisión en cuanto al tiempo de lactancia, depende de la madre y varias circunstancias, siendo necesaria los tres primeros meses, deseada hasta los 6 meses y benéfica hasta el año o más, ya complementada con otros alimentos.

Sangrado Transvaginal

El sangrado transvaginal que presentan las mujeres después de un parto es de preocupación para algunas mujeres.
Se trata del sangrado que proviene del útero al romperse la conexión entre el útero y la placenta y le llamamos loquios. Al inicio son rojos por 2-3 días, luego serosos por una semana y posteriormente blanquecinos hasta por 3 semanas. 

Debes vigilar que sean de esas características, que no tengan mal olor, sin dolor en abdomen bajo o aumento de temperatura incluso fiebre, todo ello para descartar una Infección Puerperal, por ejemplo la Endometritis.

Disminución de peso en la madre

La disminución de peso después del parto es algo innato, al nacer el bebé y expulsar la placenta, el líquido amniótico así como con el sangrado que se experimenta.

Se espera que se pierdan aproximadamente entre 10 y 12 libras ( 5-6 kg) después de nacer el bebé y otras 4 libras (2 kg) en las siguientes dos semanas, así como 2 libras (1 kg) por semana posteriormente, mucho de ello depende de la actividad de la madre y su alimentación y de cuanto peso haya ganado durante su embarazo y si está lactando a su bebé, pues esto favorece a la pérdida de peso.

Recomendaciones para una mujer que se encuentra en el Puerperio:

-Reposo relativo la primera semana postparto.

-Inicio de deambulación (caminar) en las primeras 8-24 horas para estimular la vía digestiva, urinaria y disminuir riesgo de trombosis.

-Dieta blanda según lo indique el Médico durante y después de la hospitalización.

-Aseo de genitales con agua y jabón.

-Cuidados de la cicatriz de cesárea o episiotomía: vigilar que no esté roja, dolorosa, o con aumento de la temperatura y que no tenga salida de secreción.

-Masaje de mamas constantes, así como fomentos calientes, aseo de pezones antes y después de dar comer al bebé, vigilar los pezones no se agrieten, o la secreción tenga un mal olor, haya mucho dolor.

El conocer los cambios fisiológicos normales que suceden después del parto o cesárea da a la mujer confianza durante este proceso y permitirá disfrutar esta etapa.

Comparte tu opinión