E-cigarettes: hallan niveles tóxicos de metales en los vapores

E-cigarettes: hallan niveles tóxicos de metales en los vapores
Vapear es muy popular entre adolescentes, adultos jóvenes y exfumadores | Foto: ISTOCK

¿Causan daño a la salud? ¿Son menos perjudiciales que los cigarrillos tradicionales? La evidencia sobre los efectos de los cigarrillos electrónicos en la salud indicaba, hasta el momento, un daño residual en el organismo. Ahora, una nueva investigación, informa que puede haber niveles tóxicos de metales en los vapores, incluido plomo, que se filtran desde algunas bobinas de calentamiento de los e-cigarettes.

En el estudio, publicado en Environmental Health Perspectives, los científicos  de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg examinaron dispositivos de cigarrillos electrónicos de una muestra de 56 usuarios. Descubrieron que un número significativo de dispositivos generaba vapores con niveles potencialmente peligrosos de plomo, cromo, manganeso y/ o níquel. La inhalación crónica de estos metales se ha relacionado con daño pulmonar, hepático, inmune, cardiovascular y cerebral, e incluso cánceres.

"Es importante para la  Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA), las compañías de cigarrillos electrónicos y los propios vapeadores saber que estas bobinas de calentamiento, tal como están fabricadas actualmente, están filtrando metales tóxicos, que luego entran en los vapores que inhalan los vapers", dijo la doctora Ana María Rule, autora principal del estudio y científica en el Departamento de Salud Ambiental e Ingeniería de la Escuela Bloomberg.

Una práctica extendida

Los cigarrillos electrónicos generalmente usan una batería que pasa a través de una bobina metálica para calentar "e-líquidos" que contienen nicotina, creando un vapor. La práctica de inhalar ese vapor como si fuera humo de cigarrillo, es muy popular especialmente entre adolescentes, adultos jóvenes y exfumadores.

Una encuesta de 2017 entre estudiantes de 8 °, 10 ° y 12 ° grado en escuelas públicas y privadas, patrocinada por el Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas (NIDA), encontró que aproximadamente uno de cada seis jóvenes había usado cigarrillos electrónicos en los últimos 30 días.

Vapear es popular, en parte, porque proporciona el "impacto" de la nicotina y la apariencia del tabaco, pero sin los riesgos extremos para la salud del cigarrillo. Sin embargo, la evidencia de que el vapeo no es completamente seguro continúa acumulándose. Estudios recientes han encontrado que los líquidos de cigarrillos electrónicos contienen saborizantes y otros productos químicos que dañan las células en las pruebas de toxicología estándar. Otros estudios, incluido el del grupo de Rule, han detectado niveles significativos de metales tóxicos en los líquidos expuestos a la bobina de calentamiento del cigarrillo electrónico.

Metales

En esta investigación, los científicos probaron la presencia de 15 metales en los líquidos de los dispensadores de recarga de los vapeadores, en los e-líquidos en sus tanques y en los vapores generados.

Encontraron cantidades mínimas de metales en los e-líquidos dentro de los dispensadores de recarga, pero cantidades mucho mayores de algunos metales en los e-líquidos que habían estado expuestos a los serpentines de calentamiento dentro de los tanques de cigarrillos electrónicos. La diferencia indica que los metales casi con certeza provienen de las bobinas. Lo que es más importante, los científicos demostraron que la contaminación del metal se transmitía a los vapores producidos por el calentamiento de los líquidos electrónicos.

Las bobinas de calentamiento de los cigarrillos electrónicos generalmente están hechas de níquel, cromo y algunos otros elementos, lo que los convierte en las fuentes más obvias de contaminación por metales, aunque la presencia del plomo sigue siendo un misterio. Precisamente, cómo los metales pasan de la bobina al e-líquido circundante es otro misterio. "Todavía no sabemos si los metales se filtran químicamente de la bobina o se vaporizan cuando se calienta", dijo Rule.

Ahora, los investigadores están planificando más estudios sobre el vapeo y las exposiciones de metales, prestando especial atención a su impacto directo en la salud de las personas. 

Comparte tu opinión