SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Los peligros para la salud que acarrean las inundaciones

Por Lorena Ponce de León -

El estado de Texas afronta inundaciones históricas luego del paso del huracán "Harvey" durante este último fin de semana, que provocó intensas precipitaciones en el sur del país y causó la muerte de al menos cinco personas en Houston y dejó decenas de heridos a su paso, según informó el Servicio Meteorológico Nacional estadounidense.

El Secretario de Salud y Servicios Humanos, Tom Price, declaró la emergencia de salud pública en Texas.  Ahora, las autoridades temen que las lluvias torrenciales desborden los ríos que atraviesan la cuarta ciudad más grande de EE.UU. y los residentes de estas zonas puedan enfrentar una serie de problemas de salud relacionados con el agua.

Prevención

A corto plazo, las inundaciones tienen escaso impacto en la transmisión de las enfermedades transmisibles, aunque sin duda existe un aumento del riesgo de enfermedades transmitidas por el agua y por vectores, señala la Organización Mundial de la Salud. Puede suceder que las personas tengan diarrea u otros problemas de estómago si entran en contacto con el agua contaminada o si consumen alimentos o bebidas contaminadas.

No se debe beber el agua de la inundación ni usar para lavar los platos, cepillarse los dientes, lavar o preparar la comida. Solamente se debe beber agua limpia y segura.

El uso de artículos que estuvieron sumergidos en el agua también puede causar problemas de estómago. Para reducir riesgos de infecciones, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) aconsejan a los padres que no deje que sus hijos manipulen juguetes que han estado en el agua.

Refugios

Los CDC recomienda especialmente a las personas que se alojan en refugios prestar especial atención en lavarse las manos y utilizar un gel de manos de alcohol para tratar de prevenir la propagación de cualquier enfermedad.

Vacunas

En caso de sufrir una herida punzante o tener una herida contaminada, consulte con un médico o personal del departamento de salud si es necesario recibir un refuerzo de la vacuna contra el tétanos. El agua de inundación puede causar fácilmente la infección de una herida.

Las recomendaciones específicas para las vacunas se deben hacer en función de cada caso, o según las determinaciones de los departamentos de salud locales y estatales.

Peligro de ahogamiento

Las personas que transitan por aguas que fluyen con rapidez corren el riesgo de ahogarse, independientemente de su habilidad para nadar. El agua poco profunda que fluye con rapidez puede ser fatal e, incluso, el agua estancada y poco profunda puede ser peligrosa para los niños pequeños. Ni los automóviles ni otros vehículos brindan protección adecuada contra las aguas de la inundación. Los automóviles pueden ser arrastrados o averiarse en el agua que fluye, por lo tanto se deben tomar las precauciones necesarias para evitar este peligro.

Regreso al hogar

Al regresar a los hogares, es necesario realizar un limpieza cuidadosa. Los CDC aconsejan que las personas utilicen botas de goma y guantes para limpiar. De esta manera pueden evitar el contacto directo con cualquier elemento contaminado por el agua de la inundación.

Se deben retirar y desechar los paneles de yeso y materiales de aislamiento contaminados con aguas de inundación o residuales. También, botar todo artículo que no pueda lavarse ni limpiarse con una solución de cloro: los colchones, las almohadas, alfombras, las almohadillas de las alfombras y los juguetes de peluche.

Los alimentos y bebidas que estuvieron en contacto con las aguas de inundación deben ser desechados. La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU.(FDA) sugiere que también se debe tirar los medicamentos recetados, incluso los medicamentos que están en sus recipientes originales o con tapas deben ser descartados ya que no son seguros si han entrado en contacto con el agua contaminada.

Mosquitos

Los mosquitos que transmiten enfermedades, como el Zika o el virus del Nilo Occidental, prosperan y se reproducen rápidamente en agua estancada.

Los CDC sugieren que las personas que están cerca del agua estancada deben tomar cuidado extra para usar repelente de insectos.

Salud mental

El estrés es común durante y después de cualquier desastre natural.  Los síntomas de estrés postraumático pueden empezar inmediatamente después del evento traumático y permanecer. Otras personas desarrollan síntomas nuevos y más serios meses o hasta años más tarde. El trastorno de estrés postraumático puede afectar a cualquier persona, incluso niños.

La Disaster Distress Helpline, línea de ayuda para los afectados por Catástrofes 1-800-985-5990, puede proporcionar asistencia de crisis inmediata a cualquier persona que necesite ayuda para lidiar con problemas relacionados con el Huracán Harvey en los estados de Louisiana y Texas.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad