Bypass gástrico externo: polémico procedimiento para bajar de peso

Bypass gástrico externo: polémico procedimiento para bajar de peso
En general, el bypass gástrico es bien tolerado por los pacientes y ofrece buenos resultados. | Foto: GETTY IMAGES

La obesidad se asocia con varias enfermedades, como la diabetes y el cáncer. Tan solo en Estados Unidos se gastan 200 mil millones de dólares al año para su tratamiento y el de sus complicaciones.

¿Es efectiva la cirugía de bypass gástrico?

La cirugía para pérdida de peso de bypass gástrico ha demostrado ser efectiva,  con resultados duraderos, pero es costosa e invasiva.

La cirugía para pérdida de peso más común es el bypass gástrico. Esta técnica modifica al estómago haciéndolo más pequeño y además evita que el alimento recorra todo el intestino, de esta manera se absorben menos calorías. Sin embargo, durante y después del procedimiento pueden presentarse complicaciones, algunas de ellas graves.

Es por eso que se han buscado alternativas que sean mejor toleradas por el paciente y que ofrezcan mayor seguridad.

En junio de 2016, la Food and Drug Administration aprobó AspireAssist para el tratamiento de la obesidad.

¿En qué consiste?

 Esta terapia consiste en un delgado tubo que conecta el interior del estómago con un botón en el exterior del abdomen.

Un pequeño dispositivo permite que el paciente aspire una porción de los alimentos que ha consumido a través del botón antes de que éstos se absorban y los deseche en el retrete.

El procedimiento se realiza en 15 minutos bajo sedación (no es necesaria la anestesia general) y es reversible. Las complicaciones son menores e incluyen dolor, irritación e infección.

Este dispositivo (aunado a asesoría nutricional y cambios en el estilo de vida) demostró ser efectivo para una pérdida de peso efectiva y mejorar los niveles de glucosa y triglicéridos en sangre de los pacientes obesos. 

Este controvertido método ha provocado que algunos se pregunten si pudiera causar desórdenes alimenticios, como la bulimia, pero no se ha demostrado que esto suceda.

No cabe duda de que cada vez existirán más alternativas para el tratamiento de la obesidad.

A pesar de lo polémico de esta terapia, es bien tolerada por los pacientes, ofrece buenos resultados y pocas complicaciones. Éste y nuevos procedimientos en estudio permitirán que más pacientes puedan dar el primer paso a un estilo de vida saludable.

Comparte tu opinión