SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Por qué no debes abusar de los analgésicos

Los analgésicos de uso común, como Motrin, Advil y Aleve, podrían aumentar el riesgo de ataque cardíaco, incluso en la primera semana de uso, sugiere un nuevo estudio.

En general, esos medicamentos, y otros conocidos como antiinflamatorios no esteroides (AINE), aumentan el riesgo de ataque cardíaco entre un 20 y un 50%, en comparación con no usarlos, encontraron los investigadores.

Pero para la mayoría de personas, esto sólo representa un pequeño aumento en el riesgo, de más o menos un 1% al año, apuntaron los investigadores.

Aún así, "desde el punto de vista de la salud pública, incluso unos aumentos pequeños en el riesgo de ataque cardíaco son importantes, porque el uso de los AINE es muy habitual", dijo la investigadora líder, Michele Bally, epidemióloga en el Centro de Investigación del Hospital de la Universidad de Montreal, en Canadá.

El aumento en el riesgo de ataque cardíaco asociado con los AINE se observó en cualquier dosis tomada durante una semana, un mes o más de un mes. Y el riesgo aumentó con las dosis más altas, encontró el estudio.

Los AINE se usan comúnmente para tratar el dolor y la inflamación por afecciones a largo plazo, como la artritis y otras enfermedades de las articulaciones. Muchas personas también los toman por problemas a corto plazo, como los calambres menstruales, la fiebre por un resfriado o la gripe, o el dolor ocasional de espalda o cabeza, dijo Bally.

El estudio no puede en realidad probar que los AINE aumenten las probabilidades de un ataque cardíaco, anotó.

"Se trata de un estudio observacional basado en las recetas y las ventas de medicamentos, y no se pudieron tomar en cuenta todos los posibles factores que influyeron", dijo Bally.

"Aunque esto significa que no se pueden sacar conclusiones sobre causa y efecto, este estudio fue la investigación más grande de su tipo, y se basó en observaciones en la vida real", explicó.

Teniendo eso en cuenta, Bally y su equipo plantearon que se amerita un uso prudente de los AINE.

Pensar antes de tomar un analgésico

Para reducir las probabilidades de daño cardíaco, sugirió tomar en cuenta todas las alternativas disponibles de tratamiento antes de decidir tratar el dolor, la fiebre o la inflamación ocasionales.

Lea la etiqueta del AINE y use la dosis efectiva más baja posible, añadió Bally, que era estudiante doctoral en la Universidad de McGill, en Montreal, cuando se realizó el estudio.

En la investigación, Bally y sus colaboradores analizaron cuatro estudios ya publicados que incluyeron a un total de casi 447,000 participantes. Más de 61,400 personas sufrieron ataques cardíacos.

En este tipo de estudio, conocido como metaanálisis, los investigadores intentan encontrar patrones comunes en diversos estudios.

Los AINE estudiados por los investigadores fueron ibuprofeno (Motrin, Advil); naproxeno (Aleve); diclofenac (Voltaren); celecoxib (Celebrex); y rofecoxib (Vioxx). El Vioxx se retiró del mercado de EE. UU. en 2004 debido al aumento en el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular (ACV).

El mayor riesgo de ataque cardíaco vinculado con los AINE se observó con unas dosis más altas durante el primer mes de uso, dijo Bally.

Los investigadores encontraron que unas dosis diarias de más de 1,200 miligramos (mg) de ibuprofeno y de más de 750 mg de naproxeno eran particularmente nocivas en esos primeros 30 días.

"El mayor riesgo no pareció seguir en aumento con un uso de un AINE por más de un mes", dijo Bally. "Pero no estudiamos la repetición de ataques cardíacos".

En general, la gente con enfermedad cardiaca o factores de riesgo cardiacos tienen más probabilidades de un ataque cardiaco tras el uso de un AINE que las personas sin esos factores de riesgo, señaló.

Los pacientes deben ser conscientes de su propio riesgo de enfermedad cardiaca, y hablar sobre el uso de AINE con el médico, planteó Bally.

El informe aparece en la edición del 9 de mayo de la revista BMJ.

Más información

Para más información sobre los AINE, visite la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad