Un grupo de pediatras publica unas directrices actualizadas sobre el TDAH

Un grupo de pediatras publica unas directrices actualizadas sobre el TDAH

LUNES, 30 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- El trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) sale mucho en las noticias, y ahora la investigación más reciente ha llevado a un importante grupo de pediatras a actualizar sus directrices para el diagnóstico y el tratamiento del trastorno, por primera vez desde 2011.

El Dr. Mark Wolraich, autor principal de las directrices, anotó que no había ninguna diferencia dramática entre estas directrices y las anteriores. Pero apuntó que las actualizaciones más recientes mantienen a las directrices de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) en sintonía con los mismos criterios diagnósticos y de tratamiento que usan los psiquiatras infantiles y de adolescentes.

El TDAH "no es un diagnóstico 'nuevo'. Es un diagnóstico real que necesita tratamiento", aseguró Wolraich.

"Hay dos formas de tratamiento efectivo para el TDAH: los medicamentos, sobre todo los estimulantes, y los tratamientos conductuales. Ninguno de los tratamientos es curativo", enfatizó, pero ayudan a gestionar los síntomas. Wolraich es profesor emérito en la Universidad de Oklahoma, en Oklahoma City.

Más de un 9 por ciento de los niños y adolescentes de 2 a 17 años de EE. UU. tienen un diagnóstico de TDAH, según los autores de las directrices. Los chicos tienen más del doble de probabilidades que las chicas de ser diagnosticados del trastorno. Los jóvenes con TDAH con frecuencia tienen síntomas de otro trastorno mental, como depresión o ansiedad, y también podrían tener problemas de aprendizaje y lenguaje.

Las actualizaciones de las directrices incluyen:

  • Un cambio en la edad a la que los síntomas deben haber comenzado. Antes, los síntomas debían comenzar ante de los 7 años. Esto se ha aumentado ahora a los 12 años.
  • En los pacientes mayores de 17 años, se necesitan menos problemas de la conducta para diagnosticar el TDAH. Wolraich dijo que a medida que los niños crecen, los síntomas pueden cambiar, y las conductas como la hiperactividad usualmente se reducen.
  • Un énfasis en la necesidad de descartar otras causas de los síntomas de TDAH y de identificar otras afecciones que podrían ocurrir con el TDAH, como la depresión, la ansiedad, el uso de sustancias, el autismo o el trauma.
  • Recalcar la necesidad de una atención médica continua y una coordinación con la escuela y la comunidad.
  • Recomendar el entrenamiento de los padres en la gestión de la conducta como tratamiento de primera línea para los niños en edad preescolar. Wolraich señaló que la modificación de la conducta es un tratamiento efectivo que en general consta de dos etapas. La fase positiva recompensa a un niño por una conducta adecuada, y la recompensa podría ser tan solo un elogio, como "Juan, me gusta la forma en que estás sentado en tu silla". La segunda fase incluye consecuencias, como por ejemplo el "tiempo fuera". Pero, advirtió, sin el lado positivo del tratamiento, el tiempo fuera no es útil.

Aunque las directrices no recomendaron en específico el entrenamiento en gestión de la conducta para los maestros y los padres de los estudiantes de secundaria con TDAH, anotaron que los estudios han encontrado que este tratamiento tiene cierto valor en los adolescentes.

El Dr. Victor Fornari, vicepresidente de psiquiatría infantil y adolescente del Hospital Zucker Hillside en Glen Oaks, Nueva York, dijo que es importante que los pediatras se familiaricen con las directrices actualizadas, porque "hasta un 10 por ciento de todos los niños cumplen los criterios del TDAH, y muchos niños con síntomas de leve a moderados pueden ser evaluados y tratados por su pediatra".

Fornari dijo que si el tratamiento no va bien, o si hay problemas continuos de conducta u otros problemas de la salud mental, los pediatras pueden con frecuencia colaborar con un psiquiatra infantil o adolescente para obtener una orientación adicional.

Tanto Wolraich como Fornari dijeron que los pediatras tienen un rol vital en el diagnóstico y el tratamiento del TDAH, porque ya tienen una relación establecida con el niño y su familia.

"Las personas quizá no perciban del todo que el TDAH, si no se trata, puede conducir a resultados adversos. No tratarlo puede conducir a alteraciones académicas y del comportamiento, y a unos trastornos de uso de sustancias más tempranos. Los niños que son identificados y tratados antes tienen más éxito", añadió Fornari.

Las nuevas directrices se publicaron en la edición en línea del 30 de septiembre de la revista Pediatrics.

Más información

Para más información sobre el TDAH, visite el Instituto Nacional de la Salud Mental de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión