Trump promete acabar con la epidemia de VIH en 10 años

Trump promete acabar con la epidemia de VIH en 10 años
| Foto: GETTY IMAGES

A poco más de un año de haber desmembrado el comité de la Casa Blanca que estaba creando estrategias para luchar contra el VIH/SIDA, el presidente Donald Trump anunció el martes 5 de febrero que planea erradicar el virus del país para 2030.

Durante su discurso sobre el Estado de la Unión, Trump dijo que se destinarán fondos para trabajar en 48 condados, y en Puerto Rico, lugares en donde aseguró que las tasas de VIH son más altas.

Trump no fue específico sobre el tipo de estrategia que se desarrollará, ni dio muchos más detalles, pero sí anunció que "juntos, combatiremos el SIDA en América, y más allá".

Alex Azar, secretario del Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS) dijo en una entrevista previa al discurso de Trump que la administración ha estado trabajando con líderes de salud pública —entre ellos el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas—para desarrollar un plan y presupuesto para esta iniciativa.

Azar dijo que el dinero que se destinará se conocerá en marzo.

En los Estados Unidos hay 1.1 millones de personas que viven con VIH, pero 1 de cada 7 no sabe que está infectada, según datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). 

 En 2017, se diagnosticaron 38,739 nuevos casos. De éstos, 9,807 ocurrieron en hombres de raza negra, a través de contacto hombre a hombre. Y 7,436 diagnósticos fueron entre latinos, también por contacto entre hombres.

Del total de casos, 13,433 diagnósticos fueron en adultos jóvenes de entre 24 y 33 años. Hubo 1,058 mujeres latinas contagiadas en relaciones heterosexuales.

Así y todo, entre 2012 y 2016, la población de latinos con VIH disminuyó en un 22%.

La presencia del VIH no está distribuida de manera homogénea en los Estados Unidos. En el sur del país están las áreas de mayor incidencia, seguido por los territorios asociados, 

La reacción de los activistas del VIH fue de cautela. En una declaración al periódico Atlanta Journal Constitution, Jeff Graham, director ejecutivo de Georgia Equality, dijo que aplaudía que Trump priorizara el tema del VIH en su discurso, pero agregó que no era posible hablar de eliminar el virus teniendo políticas activas que estigmatizan y discriminan a las personas LGTB, a las minorías, a los inmigrantes y a las mujeres.

Otros defensores de los pacientes con VIH/SIDA dijeron que no se puede hablar de erradicación sin hablar de prevención, de pruebas gratuitas para todos y de un cambio cultural. Y menos aún, si se intenta destruir al Obamacare, una fuente de seguro de salud asequible para millones de personas, como remarcó Xavier Becerra, fiscal general de California, y quien respondió al discurso de Trump en español.

Anthony Fauci dijo que el plan de Trump es distinto esencialmente por su enfoque geográfico, y que el componente más nuevo que tiene que formar parte de la nueva estrategia es el uso más masivo de PrEP, una píldora de una toma diaria que previene el contagio y que pueden utilizar personas que están en riesgo de infección, pero que no son seropositivas (es decir, no portan el VIH).

PrEP —la profilaxis de pre exposición— ha demostrado ser eficaz hasta en un 96% para prevenir el contagio del VIH si se toma tal cual indica la receta.

Experts remarcan que PrEP no reemplaza al uso del condón, que sigue siendo esencial para prevenir otras enfermedades de transmisión sexual y el embarazo.

El plan de Trump para terminar con la epidemia de VIH le sigue a otro similar que el entonces presidente Barack Obama lanzó en 2010.

Trump abordó otros temas de salud durante su discurso a la nación. Entre ellos:

  • Bajar los precios de los medicamentos recetados
  • Ampliar fondos para la lucha contra el cáncer infantil
  • Facilitar el acceso de pacientes terminales a medicamentos experimentales 

Trump retoma el controversial tema de la lucha contra el VIH a casi 40 años del comienzo de la epidemia. En estas décadas, el virus pasó de ser una sentencia de muerte a transformarse en una condición tratable. Si se recibe tratamiento y cuidado constantes, se puede vivir con el VIH y llevar una vida normal. Ahora, las mujeres seropositivas pueden tener bebés gracias a medicinas que previenen el contagio de madre a bebé.

El acceso a servicios médicos y a medicamentos, pruebas gratuitas, y recursos de prevención, siguen siendo las palabras claves para iniciar el camino de la erradicación, dicen expertos.

Comparte tu opinión