¿Pasar demasiado tiempo frente a las pantallas puede hacer que su hijo sea menos inteligente?

¿Pasar demasiado tiempo frente a las pantallas puede hacer que su hijo sea menos inteligente?

MIÉRCOLES, 26 de septiembre de 2018 (HealthDay News) -- Si le preocupa que pasar demasiado tiempo frente a las pantallas pudiera estar disminuyendo la inteligencia de su hijo, una nueva investigación sugiere que quizá tenga razón.

Los niños con la mayor inteligencia pasaban menos de dos horas al día en sus teléfonos celulares, tabletas y computadoras, en conjunción con entre 9 y 11 horas de sueño y al menos una hora de actividad física, encontró el estudio.

Lamentablemente, muy pocos niños de EE. UU. cumplían esas tres metas diarias, apuntó el investigador principal, Jeremy Walsh, miembro postdoctoral del Instituto de Investigación CHEO en Ottawa, Canadá.

"Apenas un 5 por ciento de nuestra muestra cumplía las tres directrices", señaló Walsh.

Alrededor de un 41 por ciento cumplía una de las directrices, y un 25 por ciento cumplía dos, continuó.

"Eso significa que un 30 por ciento de nuestra muestra no cumplía ninguna de las directrices, y creo que es muy importante enfocarse en esa estadística", planteó Walsh.

El estudio se basa en datos recogidos de más de 4,500 niños de EE. UU. de 8 a 11 años de edad entre septiembre de 2016 y septiembre de 2018 como parte de un nuevo estudio de 10 años de duración, con fondos federales, sobre el desarrollo cerebral y la salud infantil.

Walsh y sus colaboradores usaron los datos para ver si los niños están limitando el tiempo que pasan frente a las pantallas al mismo tiempo que duermen y se ejercitan lo suficiente, basándose en las directrices canadienses publicadas en 2016.

La mitad de los niños dormían las 9 a 11 horas recomendadas, un 37 por ciento cumplían con la directriz del tiempo frente a las pantallas de menos de dos horas, y un 18 por ciento hacían una hora o más de ejercicio. En promedio, los niños del estudio pasaban 3.6 horas al día frente a pantallas.

El estudio no pudo probar causalidad, pero mientras más recomendaciones individuales cumplía un niño, mejor era su capacidad de pensar y razonar. Eso es lo que los investigadores encontraron cuando compararon el cumplimiento de las directrices con el rendimiento en unos ejercicios para el cerebro (de "cognición").

"Por cada recomendación adicional que cumplían, los niños tenían una cognición significativamente mejor, en comparación con los que no cumplían ninguna de las directrices", señaló Walsh.

Los niños que cumplían las directrices de sueño y de tiempo frente a las pantallas parecían tener los mejores niveles intelectuales, seguidos por los niños que solo cumplían la directriz sobre el tiempo frente a las pantallas, mostraron los hallazgos.

Un exceso de tiempo frente a las pantallas podría estar arruinando la capacidad de los niños de concentrarse, sobre todo si cambian entre aplicaciones en un dispositivo o entre distintas pantallas a la vez, sugirió Walsh.

"Una hipótesis importante es que gran parte del tiempo frente a las pantallas se pasa haciendo tareas múltiples, es decir, utilizando aplicaciones o dispositivos múltiples a la vez", apuntó Walsh. "Esto puede interferir con la capacidad de un niño de concentrarse y de sostener el interés en una tarea. Podría estar afectando a las bases de una buena cognición".

El sueño también es increíblemente importante para el desarrollo del cerebro, dado que es el momento en que el cerebro se reorganiza y crece, añadió Walsh. También se ha mostrado que el ejercicio aumenta el flujo sanguíneo al cerebro y la oxigenación de los tejidos cerebrales, y que incrementa la conectividad de las redes del cerebro.

Un exceso de tiempo frente a las pantallas podría llevar a un efecto "cascada" en que los niños no duermen lo suficiente y son menos activos durante el día.

"Se puede ver cómo esto tendría colectivamente un impacto en la salud del cerebro", apuntó Walsh.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea de la revista The Lancet: Child & Adolescent Health.

Según la Dra. Shawna Newman, psiquiatra asistente en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, el estudio "demuestra con claridad el beneficio específico del ejercicio para los niños, además de que una buena higiene del sueño y limitar el tiempo frente a las pantallas contribuye positivamente al desarrollo cognitivo". Newman no participó en el nuevo estudio.

"El artículo ofrece una comprensión sobre lo vital que es el ejercicio para el desarrollo del cerebro pediátrico, y los efectos potencialmente nocivos de una reducción en el sueño y un aumento en el tiempo frente a las pantallas sobre la cognición", apuntó Newman.

¿Qué deben hacer los padres? Walsh aconsejó fijar unas normas firmes sobre el uso de las pantallas, que incluyan cuánto tiempo los niños usan las pantallas, los tipos de aplicaciones que usan y la cantidad de pantallas que utilizan a la vez.

Los padres preocupados también deben revisar los juegos o aplicaciones antes de permitir a sus hijos que los usen, buscar unas opciones más interactivas que impliquen a la mente de sus hijos, y utilizar controles parentales y limitar el tiempo frente a las pantallas.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) tiene más información sobre los niños y el tiempo frente a las pantallas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión