Ningún nivel de plomo es seguro para los niños

Ningún nivel de plomo es seguro para los niños

Ningún nivel de exposición al plomo es seguro para los niños, y se necesitan unas regulaciones más estrictas para proteger a los niños de esa grave amenaza para la salud, según la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP).

Hay evidencias crecientes de que incluso unos niveles bajos de exposición al plomo, que antes se consideraban seguros, pueden provocar problemas mentales, conductuales y escolares permanentes en los niños, según explica el grupo de pediatras.

¿Donde está el plomo?

Identificar y eliminar las fuentes de plomo antes de la exposición es la única forma fiable de proteger a los niños de este peligro, señaló la AAP. Esto requiere unas regulaciones más estrictas, más recursos federales, y la acción conjunta de las autoridades gubernamentales y los médicos, según las recomendaciones actualizadas de la FDA.

"Ahora sabemos que no hay un nivel seguro de concentración de plomo en sangre para los niños, y que el mejor 'tratamiento' para la intoxicación con plomo es prevenir toda exposición antes de que ocurra", enfatizó la Dra. Jennifer Lowry en un comunicado de prensa de la academia. Lowry es presidenta del Consejo de Salud Ambiental de la AAP, y una de las autoras de la declaración de política.

"La mayoría de los estándares existentes para el plomo no protegen a los niños. Solo proveen una ilusión de seguridad. En lugar de ello, debemos ampliar la financiación y la orientación técnica para que los gobiernos locales y estatales eliminen los peligros del plomo de los hogares de los niños, y necesitamos estándares federales que de verdad protejan a los niños", dijo Lowry.

La AAP añadió que se necesitan nuevos estándares federales para definir y evaluar los peligros del plomo en el polvo, el agua y la tierra de las viviendas. El grupo también desea ver leyes que obliguen a eliminar el plomo de las viviendas y guarderías contaminadas, y que las concentraciones de plomo en el agua de las fuentes escolares no sean más altas de 1 parte por cada mil millones.

Hasta hace poco, se consideraba que los niños tenían un "nivel preocupante" de plomo en sangre si presentaban una concentración de 10 microgramos o más por decilitro de sangre. Pero ahora las evidencias sugieren que los problemas comienzan a niveles que son la mitad de esa cantidad. Esos problemas pueden incluir unas puntuaciones más bajas de coeficiente intelectual (CI), un peor rendimiento escolar, falta de atención, impulsividad, agresividad e hiperactividad, advirtió la AAP.

Proteger a los niños del plomo ahorraría miles de millones de dólares al año en los costos asociados con la exposición a ese metal, apuntó la AAP. Por ejemplo, cada dólar invertido en reducir los peligros del plomo en las viviendas ahorraría entre 17 y 221 dólares a la sociedad. La AAP dijo que el beneficio es comparable al de las vacunas infantiles.

Aunque ya no se usa plomo en la gasolina, la pintura y muchos otros productos del consumidor, todavía hay muchas fuentes de exposición al plomo. Por ejemplo, unos 37 millones de hogares de EE. UU. tienen pintura con plomo, según el grupo de médicos. La AAP dijo que otras fuentes incluyen la tierra y el agua contaminadas, y ciertos juguetes, materiales para pasatiempos, utensilios para comer, mini persianas de vinilo y otros artículos.

Los pediatras y otros proveedores de atención primaria deben evaluar los niveles elevados de plomo en los niños si tienen entre 1 y 2 años de edad y viven en áreas donde un 25 por ciento o más de las viviendas se construyeron antes de 1960, recomendó la AAP.

La AAP también aconseja monitorizar a los niños con concentraciones de plomo en sangre de más de 5 microgramos por decilitro.

Las recomendaciones fueron publicadas en la revista Pediatrics.

Comparte tu opinión