El gel antibacterial para manos ya no es tan efectivo

El gel antibacterial para manos ya no es tan efectivo
Una bacteria está desarrollando resistencia a los geles antisépticos basados en alcohol. | Foto: GETTY IMAGES

Una bacteria potencialmente peligrosa, que ya es resistente a los antibióticos, ahora está desarrollando resistencia a los geles de manos que usamos comúnmente como medida de higiene.

La bacteria se llama Enterococcus faecium. es una importante causa de infecciones adquiridas en hospitales y se ha estado resistiendo a los antibióticos a un ritmo creciente, señaló Timothy Stinear, biólogo molecular en la Universidad de Melbourne, Australia, y autor del estudio que descubrió este caso.

Ahora, la bacteria parece estar desarrollando resistencia a los geles antisépticos basados en alcohol, posiblemente en respuesta a la proliferación de su uso en los programas de higiene manual de los hospitales. "La E. faecium se ha adaptado al ámbito de la atención de la salud", señaló Stinear.

La E. faecium y otros enterococos son bacterias que se encuentran en los intestinos, y que por lo general no son hostiles ni nocivas. Pero han surgido como una causa importante de infecciones bacterianas asociadas con los hospitales. Esta familia de bacterias conforma una décima parte de las infecciones adquiridas en hospitales de todo el mundo y están entre las primeras causas de septicemia en Norteamérica y Europa.

En el nuevo estudio, el equipo de Stinear recolectó 139 muestras de E. faecium entre 1997 y 2015 de dos hospitales de Melbourne, y las expuso a alcohol isopropílico diluido, para ver qué tan efectivamente el alcohol acabaría con los gérmenes. Las que habían desarrollado resistencia a los geles antisépticos fueron más capaces de evitar la desinfección y de colonizar.

El análisis genético de las bacterias resistentes al alcohol encontró que habían desarrollado varias mutaciones en genes vinculados con el metabolismo celular que las hacen más resistentes a solventes como el alcohol. La mutación ocurrió a medida que los hospitales se han vuelto más estrictos en el control de las infecciones, mediante el uso abundante de gel.

¿Debemos seguir usando geles?

James Scott, profesor de la Escuela de Salud Pública Dalla Lana de la Universidad de Toronto, habló con CNN sobre su interpretación de estos resultados: "La conclusión es que este es un estudio realmente bueno".

"Es una de esas cosas que los microbiólogos pensaron que podrían ocurrir dentro de mucho tiempo, pero nadie realmente se molestó en probar", agregó. Ahora está "bastante claro" que la resistencia al alcohol sí sucede.

El especialista, que no participó en la investigación, explicó que los científicos saben desde hace mucho tiempo que el alcohol no es un desinfectante universal, porque varios gérmenes importantes son altamente resistentes a este. Citó como ejemplo la Clostridium difficile, un agente de enfermedad diarreica grave responsable de los brotes hospitalarios.

"Es importante que las personas entiendan que este estudio está específicamente relacionado con un germen particular que está cada vez más implicado en las infecciones adquiridas en el hospital", dijo Scott. Los hallazgos solo aplican al entorno específico de los hospitales, "y confío en que los desinfectantes a base de alcohol continuarán siendo muy eficaces en el uso general".

Sin embargo, Stinear, el autor del estudio, planteó que se necesitarán geles de manos más potentes que contengan unas concentraciones mayores de alcohol para vencer esta resistencia en el ámbito hospitalario y que deben usarse de forma adecuada: que cubran toda la superficie de la mano y que se dejen actuar por un rato para matar a los gérmenes.

Más para leer sobre antibacterial:

Comparte tu opinión