SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

¿Hasta qué punto es segura el agua potable que bebes?

Incluso si las autoridades de salud locales afirman que es segura, el agua potable turbia podría tener el potencial de provocar vómitos y diarrea, según una nueva revisión de investigaciones.

Los investigadores observaron estudios norteamericanos y europeos realizados anteriormente que exploraban el vínculo entre el agua turbia, o turbidez, y los problemas estomacales.

"Más de 10 estudios encontraron un vínculo entre la turbidez del agua y la incidencia de enfermedades gastrointestinales agudas", dijo la investigadora Anneclaire De Roos.

"Estos resultados sugieren que las exposiciones a través del agua potable provocaron una cantidad baja pero detectable de casos de enfermedad gastrointestinal aguda en las regiones y en los periodos estudiados", añadió De Roos, profesora asociada en la Facultad de Salud Pública Dornsife de la Universidad de Drexel, en Filadelfia.

Aunque el estudio no establece una relación causal, no hay una alternativa clara para explicar los patrones de asociación observados en los estudios, comentó en un comunicado de prensa de la universidad.

Gérmenes

Los gérmenes que se transmiten por el agua, como el norovirus, la Giardia y el Cryptosporidium pueden provocar enfermedades gastrointestinales. Los investigadores estimaron que los sistemas de agua en Estados Unidos podrían provocar más de 16 millones de casos de malestar estomacal.

La turbidez del agua está provocada por partículas no disueltas, o podría ser una evidencia de vertidos que contengan no solo sedimentos, sino también gérmenes dañinos, afirmaron los investigadores.

En la revisión, De Roos dijo que "la asociación entre la turbidez y las enfermedades gastrointestinales agudas se encontró en ciudades con unos niveles relativamente altos de turbidez, con frecuencia en los suministros de agua potable no filtrada".

Eso no fue una sorpresa. Pero "los hallazgos que desafían al saber convencional son las asociaciones entre la turbidez y las enfermedades gastrointestinales graves que se observaron a niveles muy bajos de turbidez, unos niveles más bajos que los límites obligatorios", apuntó.

La investigación futura debería centrarse en el modo en que la turbidez del agua lleva a la enfermedad y también en el modo en que la desinfección del agua afecta a ese riesgo, dijo De Roos.

El estudio aparece en la edición de este mes de la revista Environmental Health Perspectives.

Más información

Para más información sobre la seguridad del agua potable, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad